Seamos ejemplares
Podemos-IU vota en contra y Vox se abstiene

Tras cinco años de prórrogas, la capital pone en marcha el nuevo presupuesto con los votos de Cs, PP y PSOE

Política - M.A. - Miércoles, 24 de Junio de 2020
El acuerdo entre bipartito y grupo socialista, que aún debe plasmarse en el proyecto presupuestario, permite iniciar el trámite para renovar las cuentas en una sesión en la que los tres grupos firmantes reivindican la necesidad de entendimiento por la complicada situación municipal, agravada por la pandemia.

Momento de la votación de las cuentas. indegranada

Con 21 votos a favor, los que suman los concejales de Ciudadanos, PP y PSOE, el pleno del Ayuntamiento de Granada ha aprobado inicialmente el presupuesto de 2020. Las cuentas que comienzan su tramitación ponen fin a cinco años de prórroga presupuestaria que han asfixiado aún más a un Consistorio que arrastra un agujero económico cincelado durante los años de mayorías absolutas del PP y agrandado por la falta de entendimiento y apoyos en el anterior mandato con el PSOE en la Alcaldía. 

En la sesión, semipresencial, los tres concejales de Podemos-IU han votado en contra, molestos por fraguarse el acuerdo entre el gobierno local y el PSOE a espaldas de su grupo mientras éste lanzaba el Pacto por Granada, que considera ninguneado. Vox, quee ha criticado con dureza el acuerdo presupuestario, "pacto bastardo", lo ha llamado su portavoz, Onofre Miralles, se ha abstenido. Ha considerado Miralles que el proyecto "impone la política económica socialista", se ha querido reivindicar como "socio preferente". No lo ha sido la ultraderecha en estas cuentas, para cuya aprobación inicial ha sido irrelevante, y se ha ofrecido a negociar ya el presupuesto de 2021, como ese "socio preferente" en el que se ha proclamado, para que sea "serio" y "equilibrado".

El presupuesto, que deberá incorporar en próximos trámites las 22 medidas acordadas con el PSOE, se ciñe de momento al borrador que ya elaboró el bipartito, que preveía 286 millones en ingresos y 273 en gastos, con un superávit obligado por el plan de ajuste municipal que, como ha recordado el concejal de Economía, Luis González (PP), se cumple fielmente. 

Para González, se trata de un presupuesto "realista" y "acorde con la difícil situación económica municipal". El Ayuntamiento de Granada, como se ha recordado durante la sesión, acumulaba a finales del pasado año 285 millones de euros de deuda.

Los grupos que han posibilitado el acuerdo han admitido que no son las cuentas que aprobarían, pero han defendido que no sólo la situación de la economía municipal lo exige, sino también los graves efectos sociales y económicos provocados por la pandemia.

En su intervención, Francisco Cuenca, portavoz socialista, ha reivindicado el valor útil de la política para fraguar acuerdos por el interés general. Frente a las voces de la derecha que reclaman 'despolitizar', ha enfatizado que se necesita todo lo contrario. "Gracias a la política", ha dicho, y "a pesar de las diferencias", se ha logrado este acuerdo.

Cuenca, que ha considerado esta aprobación inicial fruto del acuerdo de su grupo con el bipartito, "el hito más importante" en este último año, ha recordado que en 15 o 20 días, "no más tarde", debe afrontarse otro paso más en la tramitación para incorporar las medidas pactadas, con partidas concretas y tras las necesarias modificaciones presupuestarias. 

Frente a quienes están instalados "en el lamento, el quejío y la desconfianza", ha dicho, "damos razones para la confianza", ha defendido el portavoz socialista que ha justificado el acuerdo con el bipartito en la reclamación que le han trasladado los colectivos y agentes con los que se ha reunido en los últimos meses. "Poneos de acuerdo, me decían", ha recordado.

Elogios a Cuenca por parte de los portavoces de Cs y PP

"Gracias al PSOE por tener altura de miras", ha dicho durante su intervención el portavoz de Ciudadanos, Manuel Olivares, que ha lamentado que los otros dos grupos de la oposición, Vox y Podemos-IU, estén "en huelga de ideas". Para Olivares, este momento necesita "compromiso, y no ruido".

Por su parte, el portavoz del PP, César Díaz, ha agradecido el trabajo de Cuenca y también del concejal socialista José María Corpas. "Es otra forma de hacer política. Esta otra forma de hacer política es posible y hoy damos buen ejemplo de ello. Por encima de los intereses políticos están los de la ciudad", ha resumido Díaz, que ha considerado que con este presupuesto "combatiremos mejor los devastadores efectos de la p andemia".

A Podemos-IU les ha indicado que las medidas que pretendían incorporar "no tienen cabida porque obligan a partir de cero". Sería, ha dicho, "un tiempo perdido". 

Francisco Puentedura, edil de la confluencia, ha rechazado las cuentas acordadas por el bipartito y el PSOE, que ha calificado de "puro espejismo". A juicio de Puentedura, "se parecen a las de 2015 y cometen los mismos errores". Ha lamentado que el gobierno local no haya aceptado las casi 70 propuestas de su grupo, que ha defendido ponen el acento en reforzar los servicios sociales en un momento crítico como el actual. Ya en el turno de réplica ha sido su portavoz, Antonio Cambril, el que ha tomado la palabra, dirigiendo sus críticas al socialista Francisco Cuenca. "Se ha entregado a la derecha", ha dicho Cambril, que ha considerado las 22 medidas acordadas por el socialista con el gobierno local "ridículas". De nuevo ha defendido las líneas recogidas por su grupo en el Pacto por Granada, documento que a su juicio sí responde a las necesidades actuales de la ciudad derivadas de la pandemia.