Recicla, para respirar un aire más limpio
Artículo de opinión de Jesús de Manuel

'La aldea gala albayzinera resiste ahora y siempre…'

Política - Jesús de Manuel - Miércoles, 5 de Diciembre de 2018
Un reflexión de Jesús de Manuel sobre resistencia con el Colegio Gómez Moreno de fondo.
Comedor del colegio Gómez Moreno.
CHRISTINE GIRAUD
Comedor del colegio Gómez Moreno.

Una golondrina no trae la primavera, pero en medio del shock provocado por el cataclismo del 2D, reconforta algo saber que el barrio morado y rojo sigue en sus trece de alegre rebeldía, ajeno al auge de las ideologías retrógradas que lo inundan todo en cuanto uno cruza la frontera de Elvira o la del camino de San Antonio.

La hipótesis populista nos vino a decir que en épocas de reflujo de la movilización y de fragmentación y pérdida de conciencia de las clases populares la TV podía convertirse en un poderoso atajo para asaltar los cielos. Se trataba de combatir en su terreno a las elites en el poder y romper los techos electorales de las fuerzas de la izquierda tradicional, anquilosada en cierta autocomplacencia donde el orgullo por los símbolos históricos y la retórica de pureza ideológica no casaban muy bien con los devaneos de los pactos de gobierno sin contraprestación programática con el social liberalismo.

Pero el poder aprendió la lección, quien sabe sí porque hicimos nuestras estrategias demasiado explícitas como para que no las descubrieran. Cerraron el grifo de la TV a las voces rebeldes, o las neutralizaron rodeándolas de otras mucho más complacientes y crearon su Podemos de derechas auspiciado por encuestas infladas, cariño mediático y mucho dinero del Banco Sabadell

La hipótesis demostró no estar del todo errada, ya que sirvió, si no para llegar al gobierno en la guerra relámpago electoral, sí para pulverizar aquellos techos debilitando a la vez a una socialdemocracia entregada al pensamiento único neoliberal y frenando (o al menos retrasando) la irrupción por estos pagos de las extremas derechas que proliferaban al norte de los Pirineos y más tarde también al otro lado del charco.

Pero el poder aprendió la lección, quien sabe sí porque hicimos nuestras estrategias demasiado explícitas como para que no las descubrieran. Cerraron el grifo de la TV a las voces rebeldes, o las neutralizaron rodeándolas de otras mucho más complacientes y crearon su Podemos de derechas auspiciado por encuestas infladas, cariño mediático y mucho dinero del Banco Sabadell. Pero el invento, aunque sirvió para frenar el ascenso de la "amenaza morada", no la destruyó.

Así que se dieron a la tarea de alumbrar una nueva criatura: un pseudópodo de la derecha de siempre, uno más. ¿Acaso C's no tenía por ideólogo a un emigrado de la FAES y por líder a un antiguo militante de las Nuevas Generaciones del PP? En este caso se trataba de pescar en el caladero de la derecha más sociológicamente franquista, parte de la cual consideraba al PP demasiado blandengue y prefería abstenerse antes que dar su voto a ese que Jiménez Losantos llamaba "Maricomplejines" Rajoy. Y de ahí salió ese partido con nombre de diccionario (mal que le pese a los editores del diccionario en cuestión) y dirigido por un tipo que ahora va de “outsider”, pero que desde los 23 años y hasta hace muy pocos no ha hecho otra cosa que vivir de lo público primero en el PP vasco y luego bajo el manto protector de Esperanza Aguirre.

Y, al igual que aquella aldea rodeada de campamentos romanos, sigue rebelándose frente a lo que pasa “de Elvira pabajo”, como cuando se sublevaron los moriscos liderados por Aben Humeya, en el siglo XVI, hartos de las promesas incumplidas de los reyes católicos. O como cuando plantaron barricadas en la cuesta del Chapiz en julio de 1936 frente a la sublevación militar contra la República. O como cuando los hermanos Quero volvían loca a la Guardia Civil por sus callejuelas durante la larga posguerra del franquismo. El hijo rojo, anarquista y ahora también morado, sigue vivo

Pero me estoy yendo del asunto. En la calle del Agua, en la cuesta María de la Miel y en Plaza Larga dicen que todo eso son cosas que ocurren en Graná. Porque en el Albayzín, donde un AMPA lleva años peleando por su el único colegio público del barrio, el Gómez Moreno, primer colegio público que tuvo Granada, y por el comedor ecológico que pusieron en marcha con sus manos y su sudor, donde las familias defendieron con uñas y dientes la escuela infantil municipal Arlequín, modelo de innovación pedagógica, donde el movimiento vecinal mantiene el pulso desde hace décadas, para que su barrio siga siendo un barrio vivo y no un parque temático para turistas, en el Albayzín, digo, la aldea gala resiste ahora y siempre al invasor. A las albayzineras no les engañan las derechas, aunque se disfracen de lagarterana.

Y, al igual que aquella aldea rodeada de campamentos romanos, sigue rebelándose frente a lo que pasa “de Elvira pabajo”, como cuando se sublevaron los moriscos liderados por Aben Humeya, en el siglo XVI, hartos de las promesas incumplidas de los reyes católicos. O como cuando plantaron barricadas en la cuesta del Chapiz en julio de 1936 frente a la sublevación militar contra la República. O como cuando los hermanos Quero volvían loca a la Guardia Civil por sus callejuelas durante la larga posguerra del franquismo. El hijo rojo, anarquista y ahora también morado, sigue vivo. Y muy vivo. Y nos enseña que los límites de la hipótesis populista se superan con movilización popular, peleando por los derechos, por nuestra educación, por el derecho a la ciudad, por el derecho al barrio. Así se ha demostrado también en Peligros, en los barrios más movilizados de Sevilla o en algunos pueblos de la Sierra Sur. Los ingredientes de la poción mágica no son secretos ni los guarda con recelo ningún druida: esa poción mágica llamada conciencia que nos hace invencibles se construye sembrando solidaridad vecinal, construyendo comunidad desde la defensa de lo común.

No me toques la olla, vayamos a pollas…

Con ustedes los resultados electorales del 2D en el colegio Gómez Moreno, ubicado para quienes no lo conozcan en el corazón del Albayzín, junto al mirador de San Nicolás, pero también frente al centro de salud y al lado de la biblioteca pública del barrio:

Ciudadanos - 70

PP - 79

PSOE -72

Vox - 38

Adelante Andalucía - 197

Equo- 4

Izar - 2

Pacma - 6

El resto - 0.

Votos nulos -10

En blanco - 7


Jesús de Manuel Jerez. Albayzinero de adopción y profesor de la Facultad de Traducción e Interpretación