Descárgate la nueva App de Sierra Nevada
Completó el reto junto a otros tres compañeros el pasado fin de semana

Un lojeño cruza a nado el Estrecho para concienciar sobre el drama de la inmigración

Implicados - M.A. - Lunes, 16 de Julio de 2018
Las personas migrantes "no son una amenaza". Así lo afirma con contundencia Francisco Moya, que destinará los fondos que ha recaudado con esta loable y valiente iniciativa a elaborar un documental con Cruz Roja Motril para sensibilizar sobre las razones por las que arriesgan su vida en pateras.
Francisco Moya durante la travesía a nado.
Cedidas por Francisco Moya
Francisco Moya durante la travesía a nado.

El lojeño Francisco Moya completó un reto personal el pasado fin de semana y cruzó a nado el Estrecho de Gibraltar con el objetivo de sensibilizar sobre las razones que llevan a las personas migrantes a arriesgar su vida en pateras. Lo hizo junto a otros tres compañeros en una travesía organizada por el Club de Natación Máster de Murcia y con el aval de la Asociación de Cruce a Nado del Estrecho. 

Las personas migrantes "no son una amenaza", afirma con contundencia Francisco Moya, que destinará los fondos recaudados con su iniciativa a elaborar un documental. Porque decidió enlazar lo que ha sido todo un reto personal y deportivo con una causa solidaria. Así, explica en una conversación con El Independiente de Granada, nació la campaña "Historias de vida en el agua, un reto solidario". 

La idea del documental está acordada con Cruz Roja de Motril. Francisco trabaja con la Cruz Roja de Loja y compartió la iniciativa con sus compañeros. La primera acogida está cubierta pero, como le trasladaron, "queda mucho por hacer en sensibilización". Y a ese objetivo se dedicarán los fondos. 

Ha tenido una campaña de crowdfunding abierta, que se cierra este lunes; han vendido gorros solidarios; y ha recibido donaciones directas. 

La preparación de Francisco Moya, que es miembro del Club Natación de Armilla, ha sido larga. Lograda la autorización, plaza con el Club de Murcia y fecha para la travesía, las condiciones meteorológicas y del mar le hicieron esperar durante una semana para poder afrontar el reto. 

Finalmente, el pasado sábado pudieron salir del Faro de Tarifa para cruzar a nado el Estrecho. Completaron la travesía en seis horas, más tiempo del esperado en parte porque las corrientes los desviaron. En lugar de llegar a Punta Fires, lo que habrían sido 15 kilómetros, finalizaron en Monte Marzal, con 5 kilómetros más de nado.

Este es el vídeo de la llegada a Monte Marzal: 

Tras finalizar su reto, Francisco Moya se enfundó una camiseta con las imágenes de su padre y un amigo, ambos recientemente fallecido y culminó con ese homenaje personal el reto.