Loading

UGT y CCOO retoman las movilizaciones en la hostelería para pedir mejoras laborales

E+I+D+i - IndeGranada - Jueves, 14 de Septiembre de 2017
Los sindicatos reclaman un nuevo convenio y, mientras se negocia, que se aplique el actual.
Concentración frente al hotel Los Ángeles.
ugt/ccoo
Concentración frente al hotel Los Ángeles.

Tras el periodo vacacional, delegados y delegadas de CCOO y UGT del sector de Hostelería en Granada retoman las movilizaciones, en concreto han celebrado este jueves una concentración en la entrada del Hotel Los Ángeles de Granada, para reclaman la aplicación del convenio actual en todos los centros de trabajo, así como  se desbloquee la negociación del próximo convenio colectivo y se señale un nuevo calendario de reuniones, y ello a la espera de que el Consejo Andaluz de Relaciones laborales (CARL) nombre un mediador para este conflicto, tal y como se comprometió, según informan UGT y CCOO.

El secretario de Hostelería de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de  (FeSMC) UGT Granada, Miguel Ángel Prieto, explica que el nombramiento, por parte del Consejo Andaluz de Relaciones Laborales (CARL) iba producirse en los próximos días, pero "estamos a mitad de mes, y los trabajadores del sector no pueden esperar más, ya que sin dicho nombramiento no podrá comenzar el calendario de reuniones".

Prieto (UGT) recuerda que en las reuniones de antes del verano ya se mantuvieron encuentros entre las partes con un mediador del Sercla, pero no se logró ningún avance, por lo que los Sindicatos solicitaron el nombramiento de un mediador neutral por parte de la Junta de Andalucía, una propuesta que fue aceptada por los empresarios.

Así, a día de hoy Prieto apunta que todo sigue bloqueado, y que desde antes del verano no se ha producido ningún cambio. La esperanza de los trabajadores es que tras la campaña estival, que ha sido muy buena y con mucho trabajo, los empresarios estén dispuestos a acercar posturas y a transigir en temas capitales como la cláusula de ultraactividad, los salarios o los días de vacaciones y descanso. Además, aunque la actuación del nuevo mediador no será vinculante como la que se realiza en un arbitraje, sí da ciertas garantías ya que a partir de ahora se levantarán actas de los encuentros, en las que se reflejarán las posturas de las dos partes en conflicto.

"Esperamos que con el mediador se acerquen posturas y las negociaciones avancen un poco más", indica el representante de UGT, que lamenta que en los últimos meses no se haya podido ni avanzar ni documentar lo que se hablaba en la mesa de negociación por la negativa de la patronal a firmar las actas. Con un mediador, los empresarios se avendrán más a negociar, confiando en que este nuevo intento de desbloquear el convenio sea el definitivo.

Los beneficios no se trasladan al personal

Como ha comentado Alejandro García Ferrer, responsable de Hostelería de CCOO Granada, aunque este año el crecimiento de los beneficios empresariales del sector ha sido muy importante, la realidad para las y los trabajadores de la Hostelería es muy diferente.

"Lo cierto es que la gran mayoría trabajamos en unas muy malas condiciones laborales sin contrato o con uno que no se ajusta a la realidad, con jornadas de trabajo de 12-14 horas diarias, con horarios a la carta de las empresas o sin el descanso que nos corresponde, por no hablar del tema salarial", afirma.

A pesar de eso, añade el representante sindical, "tenemos un convenio que de aplicarse haría que nuestras condiciones laborales y vidas mejoraran de manera muy importante". Por esa razón, "desde CCOO denunciamos que la patronal de Hostelería pretende asestarle un golpe mortal. Su propuesta, aunque más amplia, se resume en un recorte del 9% del salario: si sumamos la eliminación del plus cultural, la reducción de vacaciones o la disminución del descanso a un día y medio, congelación salarial, distribución irregular de la jornada, etc."

Por último, CCOO insiste en la responsabilidad que las diferentes instituciones públicas tienen en la no resolución de este conflicto ya que gran parte de la patronal, a pesar de recibir ayudas, no invierte en la mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras y los trabajadores.