El Marrón Más Caro del Mundo
Uno de los mayores aumentos de España, por encima de la media

El precio de la luz, gas y otros combustibles ha subido más de un 30% en Granada en los últimos doce meses

E+I+D+i - IndeGranada - Martes, 14 de Septiembre de 2021
El coste de la energía eleva el IPC al 3,1% en un año y muestra la "imperiosa necesidad" de aumentar los salarios, reclama UGT.
La escalada de precios de la electricidad ha elevado el IPC.
piqsels
La escalada de precios de la electricidad ha elevado el IPC.

Los precios se han disparado en toda España, pero aún más en Granada. Y la principal causa esa la descomunal subida del coste de la energía: electricidad, gas y otros combustibles. 

Así lo indican los datos del IPC publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El precio de la luz, gas y otros combustibles ha subido en Granada nada menos que un 30,5% en los últimos 12 meses, entre agosto de 2020 y agosto de 2021. Es una subida entre las más altas de España y superior al 27,3% registrado a nivel nacional. En lo que va de año el coste de la energía ha crecido un 24,5%, también más que la media nacional (22,5%). 

Se trata de un desproporcionado incremento de precios en bienes básicos en una provincia con una de las rentas más bajas del país, que de seguir así en los próximos meses, con la llegada del frío y el mayor consumo de energía, aumentará aún más las dificultades de muchas familias para llegar a fin de mes, todavía no recuperadas tras la grave crisis del coronavirus. 

El aumento de los precios de la energía ha hecho que el IPC general haya subido en Granada un 3,1% en los últimos doce meses, mientras que en el año anterior descendió un 0,2%, como señala UGT, que, ante el gran aumento de los precios señala la "impreriosa necesidad" de que aumenten los salarios. 

Para Juan Francisco Martín, secretario general de UGT Granada, la variación de los precios conocida este martes demuestran que, para que la recuperación económica se consolide, "es fundamental que las rentas de los trabajadores y trabajadoras ganen poder de compra, reanimando el consumo, la actividad y el empleo, a la vez que se reducen las desigualdades".

Se pierde poder adquisitivo

En este sentido, detalla que las retribuciones de convenio están creciendo por debajo del IPC, por lo que la clase trabajadora granadina está perdiendo poder adquisitivo, "algo incompatible con una reactivación sana y duradera". "Si la inflación continúa en los niveles actuales, los salarios deben crecer más", ha afirmado. 

Por ello, el sindicalista reclama al Gobierno la necesidad de aumentar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) este mismo mes. "No tiene sentido", dice, "que a estas alturas del año el salario mínimo de 2021 siga congelado, cuando se ha constatado el despegue de la actividad y del empleo. Si el Ejecutivo se toma en serio su compromiso de aproximar progresivamente su cuantía al 60% del salario medio, el aumento del SMI debe ser, al menos, como el de los salarios de convenio, ya que si no, en lugar de avanzar en el logro de ese objetivo, se ampliaría la pérdida de poder adquisitivo", explica Martín. 

Pero, además, para el ugetista los perceptores del salario mínimo no deberían perder nunca poder de compra, por lo que su incremento no debería ser inferior al aumento medio del IPC del año.  

Para el representante de UGT, la recuperación de la economía, además de asentarse en un aumento de los salarios que favorezca el consumo, lo debe hacer  con una mejora del empleo. De esta forma, reclama reducir la precariedad en el empleo, y en especial los dos elementos que con mayor intensidad lastran el mercado laboral granadino, que son la temporalidad y la parcialidad involuntaria. Para ello, recuerda que es preciso derogar las reformas laborales de 2010 y 2012, y conformar un nuevo modelo de relaciones laborales más equilibrado, que ponga en el centro la generación de empleo de calidad, estable y a jornada mayoritariamente completa.

Según los datos del IPC de agosto, además de la energía, otros bienes y servicios que se han incrementado notablemente son los servicios de alojameinto (12% en un año), bienes para ocio y cultura (8,5%), transporte (8,1%) y bebidas no alcohólicas (4,4%), entre otros.