Campaña Toca Granada esta Primavera. Patronato de Turismo
Energías renovables

Las megaplantas solares llegan a Granada

E+I+D+i - José Miguel Muñoz - Domingo, 21 de Marzo de 2021
Los proyectos fotovoltaicos tramitados en los últimos meses, con inversiones millonarias y extensiones de cientos de hectáreas, harán que la provincia genere mucha más electricidad que la que consume, en un modelo alentado por las Administraciones, pero también criticado por científicos, partidos y colectivos sociales.
Planta solar de Las Gabias, inaugurada a finales de 2008, en su día la más grande de Andalucía, pero ahora pequeña respecto a los proyectos previstos.
iu
Planta solar de Las Gabias, inaugurada a finales de 2008, en su día la más grande de Andalucía, pero ahora pequeña respecto a los proyectos previstos.

El boom de las energías renovables ya ha llegado de pleno a Granada, que en poco tiempo multiplicará su capacidad para generar electricidad a partir del sol y del viento. Solo con los últimos proyectos autorizados por la Junta o en trámite para hacerlo la provincia dará un salto gigantesco en la producción de energía fotovoltaica y eólica.

Hasta el punto de que uno solo de los parques solares previstos, publicado esta misma semana en el BOE, supone duplicar la potencia fotovoltaica instalada actualmente en toda la provincia. Se trata de una macroplanta solar fotovoltaico que se ubicará entre los municipios de Caniles y Baza, con 250 Megavatios (Mw) de potencia máxima, cuando Granada tiene ahora mismo instalados 126 Mw.

Un parque que, con una inversión de 97 millones de euros, estará formado por más de medio millón de módulos fotovoltaicos. Exactamente, 568.176. Cada uno mide unos 2 metros cuadrados, así que, todos juntos suponen más de un millón de metros cuadrados. Para hacerse una idea, imaginen 160 campos de fútbol juntos. Otro ejemplo ilustrativo: la parcela que ocupa el centro comercial Nevada tiene unos 150.000 metros cuadrados de superficie, incluida la zona de aparcamientos exteriores. El parque solar de Caniles-Baza sería como unos 8 Nevadas de paneles solares. 

Por ahora, dominan los molinos

La provincia de Granada cuenta, según datos de final de 2020, con 776,7 Mw de potencia eléctrica renovable instalados. La energía eólica es la que más potencia eléctrica aporta, con más del la mitad del total: 402 Mw repartidos por 21 parques de aerogeneradores. Le sigue la energía termosolar, con unos 150 Mw que proceden de una única instalación, la de Andasol, formada por tres fases de espejos solares en Aldeire, en la comarca del Marquesado. Después está la energía solar fotovoltaica, con los 126 Mw mencionados, repartidos por unos 150 parques solares, la inmensa mayoría de pequeño tamaño.

La energía hidroeléctrica, por su parte, aporta 96 Mw a través de 27 minicentrales eléctricas distribuidas por los ríos y embalses de la provincia.  

¿Qué supone esta potencia eléctrica instalada de fuentes renovables? La energía eléctrica que generan representa casi la mitad del consumo total de electricidad de la provincia de Granada. Según datos de la Agencia Andaluza de la Energía, organismo de la Junta, en 2019 (último año disponible), estas instalaciones eólicas, solares e hidráulicas generaron 1.640 GWh de electricidad de fuentes renovables, el 49,6% del consumo final de electricidad de la provincia granadina. Un porcentaje que supera al de la media andaluza (39%) y española (41,6%). 

La potencia eléctrica de fuentes renovables instalada en Granada ha ido creciendo en la última década, como se puede observar en el cuadro de arriba. Aunque todo el crecimiento viene de la eólica y de la fotovoltaica, pues la capacidad hidroeléctrica ya está agotada y en termosolar siguen los mismos parques de Andasol construidos hace más de diez años. 

Pero los proyectos pendientes, tanto de parques eólicos como especialmente fotovoltaicos, pueden multiplicar varias veces la potencia actual. Si en 2019 Granada generó con fuentes renovables prácticamente la mitad del consumo eléctrico de la provincia, con la expansión prevista superará con mucho el 100% de la electricidad total que necesita Granada, es decir, la provincia 'exportará' electricidad a otras zonas, principalmente a los grandes núcleos urbanos y empresariales del país, donde está el mayor consumo eléctrico, o hacia fuera de España, a través de las llamadas autopistas eléctricas, como la línea 400 kV que Red Eléctrica ejecuta entre Caparacena y Baza. 

Más electricidad que la que se consume

Y es que, solo en parques solares fotovoltaicos, los proyectos aprobados ya por la Junta en los últimos meses, declarados de utilidad pública o en trámite de hacerlo, suman unos 800 megavatios de potencia máxima (unos 700 nominales, los que pueden verter a la red eléctrica). Multiplican por seis la potencia fotovoltaica instalada en la actualidad y suponen prácticamente la misma potencia eléctrica que la suma de todas las energías renovables que hay ahora en la provincia. 

A ello habría que sumar los nuevos parques eólicos, de los que también hay alguno aprobado en los últimos meses y otros proyectados, pendientes de tramitación. 

Planta solar de Anasol en Guadix, inaugurada en septiembre de 2020, con 6 Mw nominales de potencia y 21.700 módulos fotovoltaicos. anasol.com

El gran parque solar proyectado en Caniles-Baza, promovido por la empresa Ququima Energy, domiciliada en el Paseo de la Castellana de Madrid y perteceniente al gestor de fondos de inversión alemán Aquila Capital, en periodo de información pública y alegaciones, será el más grande de Andalucía. Sus módulos fotovoltaicos suman más de un millón de metros cuadrados, pero en total la superficie que ocupará, con el espacio entre líneas de módulos, instalaciones auxiliares y márgenes de seguridad, es de 703 hectáreas (7 millones de metros cuadrados), según consta en el anuncio del BOE. La relación de fincas afectadas asciende a 152, la mayoría privadas, aunque también hay parcelas públicas de los ayuntamientos de Caniles y Baza. 

Parques autorizados ya por la Junta

Pero hay otros parques aún más avanzados, pues ya han sido aprobados por la Junta, cuentan con la declaración de utilidad pública y la autorización ambiental unificada. Es el caso de los tres parques fotovoltaicos que promueve en Huéneja la empresa valenciana Diverxia, del Grupo Alonso, que ejecutará la constructora OHL. Cada uno cuenta con 49,9 Mw de potencia pico (42,3 Mw nominales, el máximo que podrá evacuar a la red eléctrica), y entre los tres suman una inversión superior a los 107 millones de euros. 

Los megaparques fotovoltaicos no se circunscriben a la zona del Altiplano (Guadix-Baza), vinculados a línea 400 y la subestación que se construirá en Baza. También hay instalaciones previstas más cerca de la capital. La también empresa valenciana Watt Development tiene proyectados hasta ocho parques solares, autorizados por la Junta entre finales de 2020 y principios de este año. Tres se ubican en Alhendín, cuatro en Pinos Puente y uno en Colomera. La mayoría son de 49,9 Mw pico (42 Mw nominales, con más de 130.000 módulos fotovoltaicos), que en conjunto suponen más de 200 Mw y una cantidad muy superior a los 100 millones de euros de inversión. 

También hay una empresa granadina que instalará megaparques solares. Se trata del Grupo Cuerva, la empresa familiar del presidente de la Confederación Granadina de Empresarios y la Cámara de Comercio, Gerardo Cuerva. Aunque especializada en pequeñas centrales hidroeléctricas, en los últimos años ha ampliado su negocio a otras energías renovables y a través de la sociedad Solar de la Contraviesa tiene ya autorizados media docena de parques fotovoltaicos en la comarca del Temple: Escúzar, La Malahá y Ventas de Huelma. El más grande, en Escúzar, tendrá 49,7 Mw de potencia pico, y proyecta otros de 30 Mw, 25,5 Mw y potencias inferiores. En conjunto suman más de 120 Mw y una inversión de varias decenas de millones de euros. 

De esta forma, parques solares como el de Las Gabias, que en 2008, cuando se inauguró, se anunció como el más grande de Andalucía, con 20 Mw de potencia pico y más de 100 hectáreas de extensión, parecerán muy pequeños al lado de los megaproyectos que están a punto de iniciarse. 

Aerogeneradores de un parque eólico granadino. agencia andaluza energía

Los nuevos parques eólicos no se encuentran tan avanzados como los fotovoltaicos. En los dos últimos años, los únicos proyectos que han trascendido son el parque eólico Barranco del Agua, proyectado en el Valle de Lecrín, entre los municipios de Villamena y Albuñuelas, de 27 Mw (11 aerogeneradores), que salió a información pública en marzo de 2019, y el parque Jabalcones, de 50 Mw y 12 molinos, proyectado por Green Capital Power en el cerro Jabalcón, un paraje emblemático junto al pantano del Negratín, dentro del término de Zújar, que hizo saltar la alarma en la localidad y en colectivos sociales de la comarca.

El alcalde de Zújar adelantó que no iba a permitir un proyecto así en el cerro Jabalcón y en enero de este año un representante de la empresa aseguró, según recogió la Cadena Ser, que "esa idea se descartó hace casi dos años; es más, ni siquiera se trató de un proyecto empresarial, sino de una simple consulta al Ministerio de Transición Ecológica para analizar posibles ubicaciones de futuros proyectos eólicos". Aunque lo cierto es que hace menos de un año el expediente del parque eólico Jabalcones figuraba en el listado de proyectos presentados al Ministerio, en estado de "consultas previas", y que existe un documento de 80 páginas en el que se describe con detalle el parque para su evaluación ambiental y se muestra el interés de la empresa en llevarlo a cabo. 

La provincia de Granada cuenta en la actualidad con 21 parques eólicos. Los mayores rozan os 50 Mw de potencia instalada y están localizados en el Marquesado: Dólar, La Calahorra y Huéneja. 

¿15.000 empleos?

Aunque la instalación de parques fotovoltaicos y eólicos están siendo impulsada por las Administraciones y las organizaciones empresariales, al calor del eje eléctrico Caparacena-Baza, y calculan que pueden generar 15.000 empleos en el norte de la provincia, también hay voces críticas, cada vez más, con este modelo de transición energética, al poner en duda que estos parques generen puestos de trabajo más allá de los que empleen en su construcción y, sobre todo, por el daño medioambiental que generan, al cambiar el paisaje y el uso del suelo. 

Izquierda Unida rechaza esta "avalancha" de macroplantas fotovoltaicas y eólicas. "Estamos por la transición energética hacia energías renovables, pero con autoconsumo, generación distribuida controlada de forma democrática y generadora de empleo de calidad en forma de cooperativas locales. Ninguna de estas características la cumple el plan actual”, afirma IU. La multiplicación de potencia eléctrica instalada, más allá de la energía que consume la provincia, hará que Granada "se convertirá en exportadora de energía sin dejar ningún valor añadido ni crear empleo, continuando con un modelo que fomentaría la exportación de mano de obra y recursos del sector primario dejando además un territorio con un gran deterioro ecológico e imposibilitando otras líneas de actuación más acordes con una economía ecológica, sostenible y respetuosa con nuestro entorno”.

Y es que, aunque las pequeñas instalaciones domésticas de paneles solares va aumentando, en Granada el autoconsumo eléctrico tan solo supone 21 Mw de potencia instalada, frente a los 890 Mw totales de potencia eléctrica de la provincia. 

Mientras proflieran las inversiones -auspiciadas por la Administración- en macroparques para generar una electricidad que no se va a consumir en Granada, tanto zonas de la capital como muchos pueblos de la provincia siguen sufriendo apagones de luz, y su calidad de suministro es inferior a la media andaluza y española. Según el último informe de la Agencia Andaluza de la Energía, Granada tenía en 2020 un tiempo equivalente de interrupciones del suministro (TIEPI) de 1,42 horas, frente a 1,12 de España y 1,34 de Andalucía.

Impacto en la biodiversidad

El impacto ambiental es otra de las críticas a este tipo de macroproyectos. Un grupo de científicos, entre ellos de la Universidad de Granada, alertó recientemente en una carta publicada en la prestigiosa publicación científica Science, de que "el actual proceso acelerado y desordenado de expansión de las energías solar y eólica puede acabar produciendo daños irreversibles sobre la biodiversidad española", y en concreto "amenaza a especies de aves y murciélagos protegidos".

Base de una de las torres de alta tensión de la línea 400 kV. 'Di no a las torres'

Y la Plataforma para la Conservación de las Aves Esteparias y sus Hábitats en Andalucía (PCAEH) considera que la proliferación de plantas eólicas y fotovoltaicas por la "mala planificación" de la Junta de Andalucía puede poner en peligro el hábitat de las aves esteparias, muchas de ellas incluidas en las principales categorías de amenaza que contempla la normativa ambiental autonómica, nacional y europea. 

También colectivos vecinales de pueblos y zonas afectadas por el eje eléctrico Caparacena-Baza se han unido en torno a la plataforma 'Di no a las torres'  y a finales del año pasado presentaron un escrito en los 21 ayuntamientos afectados por la línea 400 kV  "llamándoles a la acción contra la construcción de la línea porque no aportará los prometidos beneficios a la población e implica una destrucción paisajística y medioambiental de la zona".