Tu ropa tiene aún mucha vida
El comité de empresa pide la colaboración ciudadana para frenar la extinción del organismo

La Junta inicia la tramitación de la ley que suprimirá la Escuela de Salud Pública para crear el Instituto Andaluz de Salud

E+I+D+i - IndeGranada - Miércoles, 17 de Febrero de 2021
El Gobierno andaluz desoye el apoyo nacional e internacional a la institución con sede en Granada e inicia formalmente el proceso legislativo. El Comité de Empresa de la Escuela vuelve a pedir a la Consejería de Salud y Familias que recapacite y pide la colaboración en apoyo del prestigioso organismo.
Una de las movilizaciones de los trabajadores de la EASP en febrero pasado.
INDEGRANADA
Una de las movilizaciones de los trabajadores de la EASP en febrero pasado.

Sin previo aviso, la Junta de Andalucía ha iniciado formalmente la tramitación del Anteproyecto de Ley de Creación del Instituto Andaluz de Salud que supondrá la eliminación de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), con sede en Granada, tal y como ha funcionado desde su creación, en 1985, al integrarse en la nueva agencia administrativa.

Sin previo aviso, la Junta de Andalucía ha iniciado formalmente la tramitación del Anteproyecto de Ley de Creación del Instituto Andaluz de Salud que supondrá la eliminación de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), con sede en Granada, tal y como ha funcionado desde su creación, en 1985, al integrarse en la nueva agencia administrativa

La tramitación del Anteproyecto de Ley, publicado el pasado 11 de febrero, establece un plazo hasta el próximo 5 de marzo para que “la ciudadanía, organizaciones y asociaciones que así lo consideren pueden hacer llegar sus opiniones sobre los aspectos planteados en este documento través del siguiente correo electrónico: consultas.previas.csafa@juntadeandalucia.es”.

La Consejería de Salud y Familias sostiene en el texto que con la creación del Instituto Andaluz de la Salud “pretende solucionar”, “la necesaria racionalización del sector público instrumental con la existencia de entidades con fines y actividades coincidentes y la necesidad de tener en el ámbito autonómico un Instituto de Salud”, así como la “adaptación de las personalidades jurídicas de determinadas entidades, dado que funciones actualmente desarrolladas por las actuales Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud y Escuela Andaluza de Salud Pública S.A. corresponden al ámbito de la Administración Pública y no a sociedades mercantiles o fundaciones”.

“Las formas jurídicas privadas empleadas por la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud y la Escuela Andaluza de Salud Pública implican renunciar al régimen jurídico que resulta más idóneo para la protección de los intereses generales. Esta renuncia conlleva aceptar un coste de oportunidad y asumir un riesgo de desprotección que de ninguna forma puede quedar compensado con las ventajas, reales o imaginarias, que las formas de gestión privada pueden aportar”.

La sede de la EASP. IndeGranada

Junto a ello, defiende la Junta el texto normativo por “la necesidad de un organismo público de investigación (OPI) en el ámbito de salud en Andalucía, que daría mayores posibilidades de desarrollo de la I+D+i en salud frente a la situación actual” y la “necesidad de dotar a Andalucía de estructuras y figuras de estabilización del personal investigador y técnico-investigador en salud”.

Objetivos de la Ley

El objetivo de la norma consiste en crear “una agencia administrativa denominada Instituto Andaluz de Salud, con carácter de organismo público de investigación e integrar en dicho instituto los medios y capacidades actualmente de la Secretaría General de Investigación, Desarrollo e Innovación en Salud, de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud y de la Escuela Andaluza de Salud Pública”, señala el texto.

El Gobierno andaluz justifica la iniciativa al sostener que “no se encuentra otra solución alternativa, puesto que para conseguir el objetivo pretendido es necesario tramitar un anteproyecto de Ley”.

El Comité de Empresa vuelve a solicitar al Gobierno andaluz que evite el peligro que supone la extinción de la identidad, fórmula jurídica y actividad integrada de la Escuela

El Comité de Empresa de la EASP se muestra profundamente decepcionado puesto que la Consejería “no ha escuchado las demandas profesionales y los apoyos enviados desde grupos profesionales, científicos, políticos y asociaciones ciudadanas que piden respetar la EASP, y solicita colaboración con el envío de aportaciones en apoyo de la EASP al correo electrónico habilitado por la propia Consejería (consultas.previas.csafa@juntadeandalucia.es).

En un comunicado, el Comité de Empresa considera que con el inicio de trámite legislativo la Junta “da muestra de su firme intención de continuar con sus planes de extinguir la identidad de la EASP, de diluir su actividad y poner fin a más de 35 años de una trayectoria ampliamente reconocida en el ámbito de la Salud Pública y la Gestión Sanitaria”.

El Comité de Empresa vuelve a alertar de los planes de la Consejería, que implica “la pérdida de la fórmula jurídica de la EASP”, lo que supone:

  • El fin de la identidad de esta Escuela, de su actividad, de la integridad de sus funciones y del ciclo de conocimiento (investigación, asesoría y formación) en Salud Pública y Gestión Sanitaria, marca de identidad de esta institución,
  • El fin de todas las alianzas creadas en este tiempo que se extinguirían, más de 100 convenios con instituciones privadas que mantiene a día de hoy, así como la extinción de reconocimientos adquiridos como por ejemplo ser Centro Colaborador de la OMS o la pertenencia a asociaciones internacionales de salud pública y de gestión sanitaria,
  • La pérdida de los 14 títulos de postgrado que actualmente imparte (másteres y diplomas) con la Universidad de Granada
  • La pérdida de más de 170 empleos altamente cualificados que en la nueva situación quedan desprotegidos y en un clima de absoluta incertidumbre,
  • La imposibilidad de acudir a licitaciones internacionales de proyectos de consultoría, docencia e investigación,
  • Y el ataque frontal a la ciudad de Granada puesto que la sede social de este Instituto será la ciudad de Sevilla.

El Comité de Empresa anuncia que está elaborando “aportaciones fundamentadas jurídicamente en defensa del mantenimiento de la EASP.

Además, el colectivo de profesionales está solicitando a través de redes sociales el apoyo individual y colectivo mediante el correo habilitado para la recepción de aportaciones (consultas.previas.csafa@juntadeandalucia.es) para intentar que el Gobierno Regional de Andalucía reconsidere su posición y esta institución pueda seguir desarrollando su labor “tal como hoy está configurada, a todos los efectos, sin que deba modificarse su situación”, tal y como aprobó el Parlamento Andaluz hace un año.

En este sentido reitera una vez más las reivindicaciones expresadas en su manifiesto, para que:

  • La EASP mantenga su identidad, sin fusionarse, sin transformarse ni extinguirse, y garantizar así su actividad en el marco de una colaboración responsable con las entidades administrativas planteadas por los poderes públicos.
  • La EASP continúe cumpliendo sus funciones en salud pública y gestión sanitaria, siendo referente autonómico, nacional e internacional en la formación, investigación, consultoría y cooperación internacional.
  • La EASP mantenga su “sede social” en Granada, desde donde lleva cumpliendo con su compromiso social y económico durante los últimos 35 años.

Cuerva reclama que el Instituto Andaluz de Salud tenga la sede en Granada

El presidente de la Confederación Granadina de Empresarios, Gerardo Cuerva, en calidad de presidente de la Cámara de Granada, ha reclamado que la sede del futuro Instituto Andaluz de la Salud tenga su sede en Granada, una petición ya elevada por la ultraderecha de Vox.

Cuerva ha expresado su “enorme preocupación” por el incierto futuro de la Escuela Andaluza de Salud Pública y ha reclamado a la Junta de Andalucía un pronunciamiento “nítido” que aclare la situación de la entidad y confirme “su permanencia en Granada”, lo que parece contradictorio.

El presidente de Cámara Granada en un comunicado ha subrayado el enorme papel que durante tres décadas ha jugado la Escuela, “como entidad de referencia incluso internacionalmente no sólo en docencia, sino también en consultoría e investigación”, algo que, a juicio del presidente de la Cámara, “Granada no puede perder por ser pieza clave en el posicionamiento como  ciudad y provincia de la salud”.

Pero Cuerva ha rehusado pronunciarse sobre los “modelos de gestión u organizativos” que puedan barajarse desde el Gobierno de Andalucía, “porque es obvio que es algo que no nos corresponde”; -a pesar de que en otras ocasiones sí se ha pronunciado sobre decisiones de gobiernos- sin embargo, ha insistido en que “sean los que sean, la Escuela, con su identidad bien definida, con sus extraordinarios profesionales y con su magnífica labor debe continuar en Granada”. 

En todo caso, el presidente de Cámara Granada ha ido más lejos al sugerir que si la solución que está barajando la Junta es integrar la escuela en un Instituto Andaluz de Salud, la sede de dicho instituto debería estar en Granada.

“A veces se dicen cosas, pero luego no se toman decisiones en esa dirección o directamente se toman decisiones que contradicen lo que se dice”, ha apuntado Cuerva, que se ha preguntado “¿Granada no es la ciudad y la provincia de la salud y la investigación biosanitaria en Andalucía? Pues el Gobierno andaluz ahora tiene una magnífica oportunidad para demostrarlo: si hay que aglutinar todas las entidades de la Junta relativas a la Salud en un Instituto, muy bien, pero no perdamos una Escuela, ganemos un Instituto”

En opinión de Cueva, de esa forma, el gobierno de Andalucía no sólo secundaría con hechos lo que tantas veces se dice, sino que “respaldaría nacional e internacionalmente ese posicionamiento de ‘Granada es sanidad: sanidad pública, docencia, consultoría e investigación biosanitaria’ y se sumaría a esa estrategia de la provincia “por consolidar en el mundo un posicionamiento no sólo turístico sino también en otros ámbitos como el de la salud”.