Acude al partido internacional de fútbol sub-21 España-Rumanía
CUARTO REAL DE SANTO DOMINGO

Vida, tras un cuarto de siglo clausurado

Cultura - María Andrade - Lunes, 11 de Mayo de 2015
Un cuarto de siglo ha habido que esperar para poder disfrutar de uno de los monumentos más singulares del arte nazarí, el Cuarto Real de Santo Domingo. 25 años de excavaciones, debates en torno a su recuperación y muchos desencuentros entre administraciones han llegado a su fin. Con la exposición de Juan Vida, el recinto se abre a Granada. El Realejo muestra al fin el tesoro que escondía.
Una mirada nueva al monumento.
Miguel Rodríguez
Una mirada nueva al monumento.

La pared de la escalera que conduce a la sala de exposiciones del Cuarto Real de Santo Domingo huele a pintura. Es blanca, un color que ilumina la planta alta del edificio en la que se ha instalado la exposición de Juan Vida, con obras llenas de color. Son algunas de las sensaciones que quedan tras traspasar el umbral de la edificación. Se suman al regalo que supone contemplar la 'qubba', el salón de protocolos ricamente ardonado. Visitado el recinto casi se olvida que llevaba un cuarto de siglo cerrado. 25 años dan para mucho y casi de todo ha ocurrido, se ha escrito y leído sobre las vicisitudes de la rehabilitación del monumento, declarado Bien de Interés Cultural. Con una inversión total que en su conjunto supera los 6 millones de euros, al fin hay vida en el Cuarto Real. 

Y nada más abrir sus puertas ya había numeroso público aguardando el momento. Sorprende la amplitud del camino que conduce a la zona edificada, rodeada de jardines y huertos. Los tres elementos que se conjugan en el monumento construido en el siglo XIII por los primeros reyes nazaríes y que tras la llegada de los Reyes Católicos se incorporó a las propiedades eclesiásticas para la fundación del Convento de Santa Cruz la Real, de la Orden de Santo Domingo, hasta la desamortización, pasando posteriormente a manos privadas y siendo sometido a distintas transformaciones en los siglos XIX y XX.

El elemento más singular, la 'qubba' no sufrió grandes alteraciones; probablemente se usó como capilla en el convento. Los expertos destacan el valor del conjunto y especialmente de ese salón de recepciones, que sitúan como un precedente del salón de Comares.  

Detalle de la 'qubba', tras su reapertura. miguel rodríguez

El Ayuntamiento adquirió el Cuarto Real en 1990, tras años de negociaciones. La primera fase correspondió a los obligados estudios arqueológicos. Pero el proyecto entró en un bucle que no lograba desenredarse. Una década después se presentaron proyectos que no lograron fructificar, con discrepancias de los expertos en torno a si mantener o no la edificación del siglo XIX. Sumado a eso también la confrontación entre Junta y Ayutamiento, no ha sido hasta los últimos años cuando ha sido posible desbloquearlo.

La inversión total ha llegado a los 6 millones, con aportaciones de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Granada y el Gobierno central. El Plan de Excelencia Turística es el que ha obrado el último milagro. Desde el lunes 11 de marzo, estará abierto al público. De diez de la mañana a ocho, domingos incluidos.