Un verano en el Parque de las Ciencias.

Las obras del colector de Gonzalo Gallas terminarán en abril, "conforme a los plazos previstos", asegura el Ayuntamiento

Ciudadanía - IndeGranada - Lunes, 11 de Febrero de 2019
El alcalde pide "paciencia" al vecindario y dice que los trabajos se están haciendo por tramos "para causar las mínimas molestias".
Al fondo, tubos del nuevo colector de hormigón de gran capacidad.
J. Algarra/Ayto. Granada
Al fondo, tubos del nuevo colector de hormigón de gran capacidad.

Las obras de construcción del colector de Gonzalo Gallas, que el Ayuntamiento lleva a cabo para acabar con las inundaciones que desde hace casi treinta años afectan a la Plaza de Einstein y su entorno, se desarrollan "conforme a los plazos previstos", según el Ayuntamiento, y finalizarán en el mes de abril. Así lo ha afirmado el alcalde, Francisco Cuenca, durante una visita a los trabajos en la que ha explicado que la intervención “se ha planteado por tramos para causar las mínimas molestias a la ciudadanía”.

Así, tras pedir "paciencia" a los vecinos e incidir en que “esta actuación era necesaria e imprescindible para la ciudad”, Cuenca ha explicado que el método de trabajo consiste en “abrir un tramo, colocar la tubería y volverlo a cerrar para permitir la circulación; y así con todos los tramos, de forma que la obra se hace en distintas fases. Además hemos puesto mucho interés en que haya claridad y todo tipo de información, dado que la intervención afecta a miles de personas”, dice e alcalde.

En este sentido, el primer edil ha añadido que “como novedad” se ha puesto a disposición de los vecinos y vecinas un código QR que redirige a un mapa interactivo para conocer en tiempo real el avance de las obras, dado que éstas afectan a vías principales de las ciudad como Padre Marcelino, Recoletos, Pérez Galdós, Arabial, Camino de Ronda y Gonzalo Gallas. También se puede acceder al mapa dinámico mediante un enlace a la plataforma on line Scribble Maps con el correspondiente plano.

Según ha explicado Cuenca, se trata de un sistema informativo pionero en tanto que no se ha utilizado anteriormente en ninguna otra obra pública de estas características en la ciudad que permite a la ciudadanía conocer cómo le afecta la obra.  “A través de un código QR las personas afectadas pueden descargarse una aplicación que les permite ver el punto exacto en el que se encuentran las obras, cuanto van a durar y cómo salir y entrar a su casa por las vías alternativas”.

Pese a la gran envergadura de la intervención, que lleva a cabo la empresa Emasgra con un presupuesto superior a los 842.000 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses, el alcalde ha insistido en que, hasta ahora, el proyecto se está desarrollando de acuerdo con los plazos previstos, desde que se inició en el mes de enero.

Así, finalizado el tramo Recoletos y Padre Marcelino, la actuación continúa en febrero por la calle Recoletos unos 240 metros hasta girar a la derecha por Pérez Galdós. Una vez en esta calle, los trabajos seguirán hasta el cruce con Arabial y avanzarán después hasta la intersección con el Camino de Ronda para alcanzar la prolongación de la calle Pérez Galdós y buscar ya Gonzalo Gallas.

Desde el punto de vista técnico, la intervención consiste en la ejecución de un colector principal compuesto por tubería de hormigón armado en una longitud total de 450 metros lineales. Paralelamente, habrá en la Calle Pérez Galdós otros 60 metros lineales de colector del mismo material para captar aguas de lluvia.

La instalación del nuevo colector recogerá y desviará las aguas confluyentes de la calle Gonzalo Gallas y las transportará hasta los colectores existentes de gran capacidad de caudal que discurren por la Calle Padre Marcelino Álvarez y finalizan en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Los Vados. En definitiva, las obras dotarán a la zona de un sistema de drenaje mejorado, que permita la reducción del tránsito de las aguas de lluvia y que se conectará con otras infraestructuras existentes de mayor capacidad.

“El Ayuntamiento cumple así un compromiso que tenía con las miles de personas que durante treinta años han visto cómo, en la época de lluvias, sus calles quedaban inundadas cada vez que llegaba el periodo de lluvias”, ha dicho Cuenca.