Disfruta de Sierra Nevada en verano

El Hospital del PTS aplica radiofrecuencia para eliminar nódulos de tiroides como alternativa a la cirugía

Ciudadanía - IndeGranada - Viernes, 25 de Mayo de 2018
Ecografía de seguimiento de un nódulo tiroideo benigno.
junta de andalucía
Ecografía de seguimiento de un nódulo tiroideo benigno.

Profesionales de los servicios de Radiología Intervencionista y de Endocrino y Nutrición del Hospital Universitario San Cecilio, ubicado en el Parque Tecnológico de la Salud (PTS) de Granada, están aplicando la radiofrecuencia al tratamiento de los nódulos benignos de tiroides, como alternativa a la cirugía. Se trata del empleo de una técnica mínimamente invasiva, que se lleva a cabo de manera ambulatoria, en la que se realiza la punción del nódulo y se quema mediante la radiofrecuencia, logrando reducir su tamaño y dejarlo inactivo, sin necesidad de extirparlo, evitando así los posibles riesgos derivados de una cirugía y la consecuente cicatriz en el cuello.

Más de 22 pacientes se han beneficiado ya de la aplicación de esta técnica que comenzó a realizarse en julio de 2015 en el antiguo hospital clínico San Cecilio. De media, se realizan 12 sesiones anuales de radiofrecuencia en nódulos tiroideos benignos o en recidivas -reaparición- de tumores malignos de tiroides (que no pueden ser tratados por otra vía).

En este sentido, el doctor Fermín Garrido, radiólogo intervencionista del hospital ubicado en el PTS y especialista en la técnica de ablación por radiofrecuencia de nódulos tiroideos benignos, explica: “Se trata de una intervención muy poco invasiva, en la que se usa anestesia local y sedación leve, los pacientes están despiertos, hablando con los profesionales sanitarios que les realizan la técnica. Al realizar la punción y aplicar la radiofrecuencia se consigue desvitalizar el nódulo sin afectar a las estructuras vecinas. De este modo, se logra, por ejemplo, reducir el tamaño de un nódulo de tres centímetros a un centímetro, y lo más importante, en caso de nódulos hiperfuncionantes se les deja sin actividad porque se necrosan y se le origina fibrosis mediante la aplicación de la radiofrecuencia”.

Añade el doctor Garrido: “Además, evitar la anestesia general en pacientes débiles, mayores, o que no la toleran bien, es otro aspecto a tener en cuenta de cara a su indicación terapéutica. Con esta alternativa a la cirugía, en apenas dos horas el paciente se puede marchar a casa sin prácticamente ninguna molestia, ni durante ni después de la técnica”.

Igualmente, la especialista en Endocrinología y Nutrición del nuevo Hospital Universitario San Cecilio, Antonia García, apunta: “Entre los criterios de inclusión necesarios para que el tratamiento esté indicado en pacientes destacan, por ejemplo, que el nódulo tenga un tamaño superior a los dos centímetros, sea benigno y presente un crecimiento significativo o se asocie a síntomas. De media, en los casos que hemos analizado, el volumen del nódulo se reduce más de un tercio a los tres meses de haber aplicado la técnica, y la función tiroidea permanece dentro de la normalidad en los nódulos tratados que no presentaban hiperfunción. De modo que, desde nuestra propia experiencia, podemos establecer que la aplicación de la radiofrecuencia en el tratamiento de nódulos tiroideos es una opción terapeútica eficaz y segura a corto plazo”.

Cabe señalar que, desde hace años, se viene utilizando también la radiofrecuencia médica como alternativa a la cirugía para el tratamiento de diversas patologías como hepatocarcinomas, tumores renales, tumores óseos o miomas.

Afecta al 50% de la población adulta

Alrededor del 50% de la población adulta presenta al menos un nódulo tiroideo benigno. Se estima que en España se diagnostican 46.000 casos al año. Anteriormente, la terapia de elección ante este tipo de nódulos benignos ha sido la cirugía. Sin embargo, mediante la aplicación de la radiofrecuencia estudios científicos recientes realizados en España, Asia y Europa han demostrado una media de reducción de volumen de los nódulos del 80 o el 94% en 4 y 12 meses, con disminución de los síntomas previos en la totalidad de los casos. Dichos estudios demuestran también una tasa de complicaciones menor al 3%, manteniendo la normalidad de la función tiroidea.

El precursor de esta técnica ha sido el Dr. Baek en Corea, el primero en llevar a cabo la termocoagulación del tejido a tratar a través de una aguja muy fina que se introduce en el nódulo de manera percutánea y que emite radiofrecuencia en su punta, calentando el tejido.

Cada 25 de mayo se celebra el día mundial de la glándula tiroides como reclamo para recordar sus funciones y las enfermedades relacionadas con ésta, que afectan al 10% de la población (aunque muchas personas con patologías relacionadas con su disfunción desconocen su origen), y que, fundamentalmente, producen alteraciones en el metabolismo (peso), el embarazo o la energía vital. 

La OMS destaca cinco objetivos principales en torno a este Día Mundial: Aumentar la conciencia sobre la salud de la tiroides; Hacer hincapié en la prevalencia de estas enfermedades; Subrayar la necesidad de programas de educación y prevención en esta materia; Ampliar el conocimiento de las nuevas modalidades de tratamiento; Y promover la comprensión de los avances en el tratamiento de enfermedades tiroideas, como puede ser el empleo de la radiofrecuencia en el tratamiento de los nódulos tiroideos.