Recicla la ropa que ya no usas. Es un mensaje del Ayuntamiento de Granada
Ciudadanos es la fuerza determinante para formar gobierno, tanto a la derecha como a la izquierda

El revés a Torres Hurtado le obliga a pactar pero abre una vía de izquierdas

Política - Juan I. Pérez - Domingo, 24 de Mayo de 2015
Granada ha expresado en las urnas su rechazo a las mayorías absolutas y ha dado un serio correctivo al candidato a la reelección, José Torres Hurtado, que ha dejado en el camino más de 21.000 votos.
Torres Hurtado ofrece explicaciones en la noche electoral.
Miguel Rodríguez
Torres Hurtado ofrece explicaciones en la noche electoral.

Los resultados obligan a pactos y abre, después de 16 años, la primera probabilidad de un gobierno de izquierdas, aunque debería ser, al menos, a tres bandas, mientras que al PP le puede bastar con Ciudadanos, la fuerza determinante para formar gobierno.

En consonancia con los nuevos tiempos, la ciudadanía ha pedido gobernar con el diálogo. Pese al mazazo inesperado para el PP, sigue siendo la lista que encabeza Torres Hurtado la más votada pero, si quiere establecer una mayoría sólida, deberá pactar.

Granada. Municipales 2015
Candidaturas Votos Concejales
P.P. 39.063 35,37%
 
11
PSOE-A 28.565 25,86%
 
8
C's 15.465 14,00%
 
4
VAMOS 14.032 12,71%
 
3
PG 6.406 5,80%
 
1
UPyD 2.353 2,13%
 
 
VOX 989 0,90%
 
 
PACMA 929 0,84%
 
 
PUM+J 384 0,35%
 
 
PA 371 0,34%
 
 
N.A. 366 0,33%
 
 
P.C.P.E. 232 0,21%
 
 
FE de las JONS 160 0,14%
 
 
 
Granada. Municipales 2015
Total votantes 111.237 59,78%
Abstención 74.829 40,22%
Votos nulos 795 0,71%
Votos en blanco 1.127 1,02%
El peor resultado de la historia del PP

Con 39.063 votos, el PP obtiene en la capital el peor resultado de su historia. Muy lejos de los 60.519 conseguidos en 2011, y sus 16 concejales; de los 60.310 que obtuvo en 2007, también con 16 ediles, y de los 58.985 y 14 actas de 2003, en la primera mayoría absoluta de Torres Hurtado. Y a años luz del mejor resuttado de la historia del PP que consiguió el malogrado Gabriel Díaz Berbel, en 1995. Los sufragios conseguidos esta noche son inferiores, incluso, a los 42.078 votos que, como Alianza Popular, logró en 1987, pero supera los 34.773 cosechados como AP en 1983.

El PSOE se mantiene con 8 concejales, aunque pierde poco más de 3.100 papeletas, y se muestra como el partido de referencia en la izquierda, sobre la que poder articular una mayoría de progreso. Por primera vez en 16 años, se abre una opción de gobierno de la izquierda. La última, la que lideró José Moratalla en 1999. Ciudadanos y Vamos Granada se convierten en la clave del futuro gobierno municipal. IU logra un acta mientras que UPyD, desaparece del Ayuntamiento.

Cinco menos para el PP

El El PP pasa de 16 a 11 concejales, con el 35,37 por ciento. Ha perdido 21.456 votos, mientras que  el PSOE sería la segunda fuerza con 8 concejales, y el 25, 86 por ciento. Pierden los socialista 3.171 votos.La tercera fuerza sería Ciudadanos, con 4 ediles, justo con el 14 por ciento, al obtener el apoyo de 15.465 sufragios.  Vamos Granada lograría 3 actas, con el 12,71 por ciento, que representan los 14.032 votos. IU pasa de dos a un concejal, con 5,80 por ciento al perder 2.700 votos. UPyD se quedaría fuera con 2,13 por ciento de los votos emitido y 2.353 sufragios. Ha perdido 3.889 votos, siendo la que porcentualmente más ha perdido.

Al pasar de 16 a 11 concejales, aun manteniendo la hegemonía en la capital, el revés electoral de Torres Hurtado es de tal dimensión que puede hacer peligrar la alcaldía que ha ostentado en los últimos 12 años, después de tres mayorías absolutas. Todo dependerá de que el popular pueda fraguar pactos sólidos.

Torres Hurtado, en un momento en su comparecencia tras conocerse los resultados. Miguel Rodríguez

En su comparecencia, tendió la manos a todos, aunque en campaña, el candidato a la reelección popular no solo ha rechazo de plano el diálogo con otros partidos  –“solo pactamos con los granadinos”, llegó a decir- sino que su candidatura atacó frontalmente a un posible socio de gobierno, como es Luis Salvador al frente de Ciudadanos, que irrumpe con fuerza en el Ayuntamiento. Frente a Torres Hurtado, se abre la puerta a una coalición de izquierdas.

El revés es tal dimensión que deja en el aire la continnuidad de Torres Hurtado

La no consecución por parte de los populares del único objetivo  posible, que era lograr la mayoría absoluta, como así reiteraron en campaña, deja en el aire la continuidad de Torres Hurtado. Con 68 años y tras sufrir una grave enfermedad puede optar por la retirada. Incluso, en una posible negociación, su continuidad puede estar encima de la mesa como propuesta del hipotético socio de gobierno, de cara a justificar ante su electorado el desgaste de acordar con el PP. Desdeluego, si no gobierno, pondrá fin a 33 años de carrera política.

Los socialistas se mantienen. Una buena noticia para ellos, después de descender sucesivamente desde las elecciones de 2003. Un gran resultado para la dirección local del PSOE y para Francisco Cuenca, su candidato, quien ofreció para liderar una alternativa frente al PP. En este caso, la opción pasaría por un pacto a tres bandas con Ciudadanos y Vamos Granada, una posibilidad que los populares denostaron en campaña al recordar el ‘tripartito’ que, de1999 a 2003, lideró como alcalde el socialista José Moratalla, con IU y el PA.

La candidatura socialista expresa su satisfacción por los resultados. PSOE

Ligera bajada de la participación

Pese a la concurrencia de nuevas fuerzas, la participación no se elevó con respecto a las elecciones de hace cuatro años y descendió 3,29 puntos. 

Un total de 111.237 personas ejercieron su derecho al voto en la capital, lo que supone el 59,78 por ciento, frente al 63,07 por ciento de 2011. Se registraron 795 votos nulos, lo que supone el 0,71 por ciento, frente a ls 1.873 de hace cuatro años, y 1,127 votos en blanco, un 1,02 por ciento, lo que supone 2,51 puntos menos que en 2011.

Ciudadanos se erige en la tercera fuerza y absolutamente determinante para formar gobierno, tanto a la derecha como a la izquierda. El partido de Luis Salvador adelanta a Vamos Granada como principal fuerza emergente.

Luis Salvador, el gran triunfador de la noche electoral. Ciudadanos

Vamos Granada, el partido de la marca Podemos, se eleva como la tercera fuerza en la capital. Se quedó a 173 votos a sumar el cuarto concejal y arrebatarle el undécimo al PP. No cerró las puertas a posibles pactos en campaña pero parece lógico que en el caso de acceder a negociar programas se incline por una opción de izquierda, aunque nunca se han querido identificar como tal. En la noche electoral, su candidata Marta Gutiérrez volvió a señalar que su único objetivo es gobernar "para la gente" con lo que mantiene la incógnita.

UPyD sale del Ayuntamiento. Adiós a una gran concejala

En todo caso, tanto Ciudadanos como Vamos Granada pueden optar por no fraguar pactos estables que impliquen su incorporación al gobierno y dejar al mayoritario grupo del PP gestionar la capital en minoría.

IU mantiene el acta de su candidato, Francisco Puentedura, y pierde el de Maite Molina, pese a su buen trabajo en la oposición. Resiste la única formación que se declara de izquierdas, al avance de la marca Podemos, todo un logro, pero puede no ser excluido de un gobierno liderado por el PSOE.

Candidatos y simpatizantes de Vamos Granada, otra de las fuerzas triunfadoras de la noche. Vamos Granada

UPyD sale del Ayuntamiento. Adiós a una gran concejala, Mayte Olalla, que será recordada. Lastrada por los problemas internos del partido de Rosa Díaz y por el espacio político que le ha discutido Ciudadanos.

Una dura campaña

Los resultados en las urnas se han producido tras una dura campaña protagonizada por los populares tanto en la forma, con ataques inusuales en propaganda y mensajes, como en el fondo, al ahogar su propio programa para centrarlo exclusivamente en la gestión de la Alhambra. Hasta ayer mismo, la candidatura del PP lanzaba un tuit  en el final de la jornada de reflexión en la se confrontaba, no ya con algún partido, sino con la directora de la Alhambra, María del Mar Villafranca, con el lema “¿Y tú de qué lados estás?”.

El PP, de esta forma, se aisló en la campaña, mientras que el resto de formaciones se dedicaba a lo suyo, en una útil campaña que parece que empieza a parecerse a lo que demanda la ciudadanía.

En el tono grueso de la campaña popular, resaltó su portavoz municipal, Juan García Montero, que en el cierre de campaña llegó a decirle a Villafranca que “sus acciones la llevarán a ser conservadora de la Prisión de Albolote”.

En la víspera del cierre de campaña, el PP, con el foco en la Alhambra, se aferró a la investigación fiscal que situaba bajo sospecha el servicio de audioguías en la Alhambra. Pero el mismo día compitió con esta información la celebración de una boda en el Palacio de Carlos V, oficiada por Torres Hurtado, pese a que el monumento lo prohíbe. Y aunque lo negaron, las pruebas parecen indicar lo contrario.

Tuit mandado por el PP en la jornada de reflexión.

Las nuevas revelaciones que difundió El Independiente de Granada, con correos electrónicos incluidos, no dejaban lugar a dudas.

El nerviosismo que mostró el PP tuvo un primer episodio con la contratación de cuñas radiofónicas con las que tratataba de socavar al candidato socialista Luis Salvador, al desmerecerle su dilatado pasado como socialista. El primer anuncio que se recuerda que directamente alude con nombres a otro candidato fue precedido por el buzoneo de panfletos en el que los populares trataban de denigrar al candidato de Ciudadanos por el mismo motivo.

El ataque frontal a Ciudadanos contribuyó a centrar al partido de Luis Salvador, acusado de ser de derechas en todo el país. Además, proporcionó publicidad añadida al candidato naranja que ofreció una original campaña.

El presidente provincial del PP, Sebastián Pérez, quien abordó una campaña paralela a la de Torres Hurtado, en busca de su reelección como presidente de la Diputación, protagonizó sin desearlo el arranque de la campaña, con una sentencia del TSJA que confirmaba la de un juzgado sobre la paralización sin justificación del concurso para la plaza de secretario de la Diputación, para beneficiar al que había nombrado, con el que coincidió en su etapa en Ayuntamiento.

Mientras el PP ahogaba su programa electoral con la Alhambra, el resto de opciones seguía con su plan de trasladar sus mensajes, en un intento de que la ciudadanía saliera de esa especie de tela de araña tejida por los populares con la Alhambra. Y parece que lo han conseguido, al menos, según el escrutinio. A ellos, ha contribuido la presencia de más partidos.

 

Fuente: Elaboración propia.