Piensa en frío. Campaña de venta anticipada de forfait
Salud insiste en que la EASP seguirá en Granada, pero aún no ha decidido si la sede del instituto estará en la ciudad

La Junta admite la complejidad de la integración laboral y de funciones de la EASP en el nuevo Instituto de Salud

Política - M.A. - Martes, 14 de Marzo de 2023
La consejera de Salud y Consumo se pronuncia sobre el proceso de creación del Instituto de Salud de Andalucía tras las advertencias del Consejo Económico y Social.

Catalina García, este lunes en la Escuela Andaluza de Salud Pública. junta de andalucía

La consejera de Salud y Consumo, Catalina García, ha admitido la complejidad del proceso para la creación del Instituto de Salud de Andalucía, el nuevo ente proyectado por el Gobierno andaluz que absorberá a la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), en términos laborales, jurídicos y también en cuanto a funciones. No está siendo fácil, por tanto, dado que el instituto público en el que el PP quiere poner su sello solapa funciones, diluye la actividad ya existente y debe integrar a trabajadores y trabajadoras con situaciones laborales muy diversas. 

Lo ha reconocido tras el dictamen del Consejo Económico y Social de Andalucía (CES), que ha planteado, como ha informado El Independiente de Granada, advertencias en todos esos aspectos y reclamado garantías para que no se conculquen derechos laborales adquiridos por la plantilla, tanto de la Escuela como de la Fundación Progreso y Salud, y para aclarar las funciones que desempeñará cada entidad tras integrarse en el nuevo instituto. 

"Es una ley de muy largo recorrido, donde todo el mundo va a poder opinar y poco a poco irá enriqueciéndose", responde Catalina García

"Es un proceso largo y garantista para poder escuchar a todo el mundo. Ahora ha sido el Consejo Económico y Social, luego será el Consejo Consultivo y después iremos al Parlamento de Andalucía", detalló este lunes la consejera a preguntas de los periodistas en Granada, durante una visita a la Escuela Andaluza de Salud Pública para comenzar a preparar la candidatura granadina a la Agencia Estatal de Salud Pública. Y en esa idea abundó para añadir que "es una ley de muy largo recorrido, donde todo el mundo va a poder opinar y poco a poco irá enriqueciéndose".

Pese a ese mensaje, las observaciones del CES, órgano consultivo que preside ahora el exvicepresidente de la Junta y exlíder de Cs en Andalucía, Juan Marín, no son propuestas, sino advertencias por las dudas que suscita el proyecto de la Junta. 

Y, tras su primer mensaje, Catalina García añadió: "Es verdad que [la ley] es compleja, pero hace muy poquito afrontábamos la incorporación de las agencias públicas empresariales dentro del Servicio Andaluz de Salud y lo hemos podido encajar, hemos podido encajar la incorporación de los profesionales". 

Unas palabras con las que incluso corregía a la propia directora de la EASP, Blanca Fernández-Capel, presente durante la atención a medios y que se apresuró a negar, en voz alta, que hubiera ningún tipo de complejidad tras escuchar la pregunta periodística que así lo planteaba.  

"El proyecto pretende beneficiar a los trabajadores, nunca perjudicarlos. Nunca van a estar peor, van a estar mejor", asegura la consejera de Salud

Con la integración de las agencias públicas empresariales en el SAS como ejemplo, la consejera prosiguió en su explicación sobre la manera en la que están afrontando este caso. "Aquí lo vamos a hacer de la mano de ellos, lo estamos haciendo de la mano de ellos. De hecho, el secretario general de Investigación, de una manera continua, se reúne con la Escuela Andaluza de Salud Pública, con los trabajadores, con el comité de empresa, al igual que lo hace con Iavante y con el resto de trabajadores, para que conozcan de primera mano cómo se está trabajando en ese instituto", aseguró la titular de Salud. Para que conozcan, dijo, cómo se está trabajando, y también "que lo que pretendemos es beneficiarlos, el proyecto pretende beneficiarlos, nunca perjudicarlos. Nunca van a estar peor, van a estar mejor".

"Y por supuesto -añadió-, garantizar que lo que queremos es que el instituto dé mayor competitividad a las estructuras que lo van a constituir, tanto la Escuela, como la Fundación Progreso y Salud y a la propia Secretaría de Investigación, como mayor proyección y mayor eficacia y eficiencia. Esos son los objetivos, y poco a poco iremos mejorando con la aportaciones de todos y de la mano de los trabajadores", reiteró. 

Salud aún no ha decidido si la sede del futuro ISA estará en Granada

El Gobierno andaluz no tiene aún decidido si la sede del futuro Instituto de Salud de Andalucía estará en Granada. Así lo trasladó a preguntas de los periodistas la consejera quien, en este punto, insistió en otro de los mensajes a los que recurre la Junta: que la sede de la Escuela de Salud Pública sí seguirá en Granada. Es una idea en la que insiste para tratar de convencer de que no habrá cambios, porque la sede de la EASP seguirá junto al campus universitario de Cartuja, olvidando el aspecto sustancial, que es la función que tendrá a partir de ese momento una entidad, como la escuela, con prestigio internacional acreditado. Tanto, que la Junta recibió un aluvión de alegaciones reclamando que no se diluya en otro organismo, como ocurrirá. 

Por ello llama más la atención que la Junta eligiera la sede de la EASP para presentar el inicio de los trabajos de elaboración de la candidatura de Granada para convertirse en la sede de la futura Agencia Estatal de Salud Pública. Salud pública, concepto al que, como recuerda el dictamen del Consejo Económico y Social, la Junta solo alude en una ocasión en su anteproyecto de ley de creación del Instituto de Salud de Andalucía. 

Más información

Información de referencia: