No tienes excusa: recicla

El gobierno de Cuenca no logra aprobar la reducción de puestos directivos que pretendía

Política - M.A. - Lunes, 30 de Mayo de 2016
La abstención de PP, Vamos Granada e Izquierda Unida impide la mayoría absoluta requerida para respaldar la estructura con la que gobernarán los socialistas.
Marta Gutiérrez y Pilar Rivas durante el pleno.
Miguel Rodríguez
Marta Gutiérrez y Pilar Rivas durante el pleno.

Gobernar con ocho concejales no va a ser fácil. Lo sabían los socialistas, lo han comprobado en el primer pleno ordinario de la nueva etapa y se lo recordarán los grupos, sobre todo el PP que ha perdido la Alcaldía, durante su tiempo de mandato.

No ha logrado el equipo de gobierno aprobar la reducción de puestos directivos que proponía, pasando de 10 directores generales y otros tantos coordinadores generales a 9 y 8, respectivamente. Es decir, de 20 a 17 directivos.

El rechazo mayoritario de la oposición a través de la abstención de PP, Vamos Granada e Izquierda Unida ha causado "perplejidad" en el gobierno local, que esperaba "margen de maniobra" para poder sacar adelante las "herramientas de gobierno". En este caso incluyendo con una reducción de los puestos directivos. De hecho, a pesar de "algunos peros", los grupos que finalmente no han respaldado la nueva estructura no habían anunciado esa posición.

Así lo ha manifestado su portavoz, Baldomero Oliver, quien ve detrás la cercanía de las Elecciones Generales, una situación de "novedad" para todos y también el hecho de que algunos grupos aún no hayan asumido su posición. "Algunos no se han enterado que están en la oposición, otros que no están en el gobierno, porque no han querido estar, y otros que su voto es uno más", ha dicho a los periodistas para añadir que, en todo caso, su grupo "no va a ser rehén de nadie" y, aunque su compromiso es la política "de diálogo y consenso", no consentirá estar "en todo momento al albur de las decisiones que nos quieren imponer". 

Vamos Granada ha argumentado su rechazo en que no tenía garantías de que esos puestos directivos se fuesen a ocupar por las personas más adecuadas y siempre funcionarios, para que el ahorro fuese efectivo. Además, ha introducido otra exigencia, al considerar que la plantilla municipal ha de decidir respecto a quiénes deben ocupar determinados puestos. 

Por su parte, el concejal de Izquierda Unida, Francisco Puentedura, se ha abstenido al no estar de acuerdo con algunos aspectos planteados para el funcionamiento, como la delegación de competencias en concejales. Ha puesto como ejemplo que el concejal del área de Personal, con esa delegación de competencias, podrá redactar bases de una convocatoria de empleo, haciéndolo por decreto en lugar de plantearlo en Junta de Gobierno Local, lo que a su juicio no contribuye a "la transparencia". 

El PP ha aprovechado la pérdida de esta votación para recordarle al alcalde la dificultad de gobernar con ocho concejales y, tras comprobar que ni Vamos Granada ni Izquierda Unida respaldarían este punto, su portavoz, Rocío Díaz, ha ironizado sobre "el diálogo" que necesitarán para alcanzar la mayoría necesaria y opinar que si el debate planteado se iba a repetir en sucesivos plenos, "es como para echarse a temblar". Ha reivindicado que su grupo es oposición y que así lo ejercerá, recordándole al equipo de gobierno que le corresponde obtener los apoyos necesarios para su organización. "¿Ve lo difícil que es?", le ha apuntado la portavoz popular que en algunos puntos de su debate en este primer pleno ordinario se ha referido al "cuatripartito", en alusión a PSOE, Ciudadanos, Vamos Granada e IU, los cuatro grupos que le han apeado del gobierno tras la Operación Nazarí.

Solo Ciudadanos ha votado a favor de su nueva estructura. Y en algunos de sus turnos de debate su portavoz, Luis Salvador, ha respondido a Rocío Díaz. Le ha recordado que la situación a la que se enfrenta ahora el PSOE es la misma que vivió el PP, al que ha pedido que "no ponga palos en la rueda " para impedir la gobernabilidad y actúe "en positivo. Y ha llegado a hablar de "pinza" por las votaciones en las que coinciden PP y Vamos Granada. 

Al no haber logrado aprobar su estructura, ahora el gobierno socialista podrá contar con los 20 directivos, en lugar de los 17 propuestos.

En el debate sobre la representación de los grupos municipales en las comisiones delegadas y su presencia en consejos de administración, como el de Emasagra, Vamos Granada ha mostrado su malestar al considerar que su formación no está bien representada. Sobre su presencia en Emasagra, que ha solicitado al gobierno local, ha anunciado que su formación presentará un recurso para lograrla. No ha considerado suficiente su portavoz, Marta Gutiérrez, que se le traslade que podrán entrar en cuanto sea posible.

Respecto a la reclamación de Vamos Granada de tener una mayor representatividad, el portavoz de IU, Francisco Puentedura, ha reflexionado señalando que la proporcionalidad y pluralidad perfectas "no son posibles". Ha explicado, con cierta pedagogía, cómo la distribución actual permite un equilibrio que se distorsionaría de otro modo, "salvo, que no lo creo, aspire a una pinza con el PP".

"La pluralidad existe", ha dicho por su parte la portavoz del PP, Rocío Díaz, recordándole que los populares con sus 11 concejales son mayoría y considerando que el debate que planteaba "sobraba". 

El pleno ha aprobado también las dedicaciones exclusivas de los concejales, que tendrán los 8 miembros del equipo de gobierno, 6 el PP y una cada uno de los otros tres grupos municipales; además se han aprobado los concejales que tendrán un 75 por ciento del sueldo y los que renuncian por recibirlo de otra institución o de sus puestos de trabajo.

Respecto a las retribuciones, Vamos Granada ha afirmado que seguirá solicitando que se reduzcan un 10 por ciento.