Recicla, para respirar un aire más limpio
Más de 57.000 alumnos y 3.582 profesores se incorporan a las aulas universitarias en la UGR

Pilar Aranda: "No corren buenos tiempos para la universidad española"

E+I+D+i - IndeGranada - Sábado, 22 de Septiembre de 2018
La rectora pide ser "implacable" ante las irregularidades en el seno de las universidades para defender "el trabajo honesto de la mayoría".
La rectora y la consejera han presidido la apertura del curso académico.
UGR
La rectora y la consejera han presidido la apertura del curso académico.

La Universidad de Granada (UGR) ha celebrado este sábado el acto solemne con el que se da por iniciado el curso académico, que abre con el reto pendiente de un nuevo sistema de financiación que garantice el funcionamiento y la excelencia. Al inicio de este curso, la UGR reivindica también su prestigio y la necesidad de atajar los comportamientos que dañan la imagen de las instituciones universitarias, exigiendo medidas contundentes para evitarlo. 

En ese sentido se ha expresado la consejera de Conocimiento, Investigación y Universidad, Lina Gálvez, que ha asistido al acto. La consejera ha aprovechado su intervención para realizar una defensa de la universidad pública, asegurando que "ésta debe seguir siendo una palanca de oportunidades para cientos de miles de andaluces y andaluzas", ha apuntado Gálvez, quien ha añadido que "precisamente ahora no se puede consentir que se deterioren los títulos y debemos combatir el desprestigio interesado al que se está sometiendo a estas instituciones".

La propia rectora, Pilar Aranda, se ha referido a esas "graves irregularidades al inicio de su discurso", sin rodeos y con claridad, para pedir "autocrítica", una respuesta contundente e implacable, al tiempo que ha defendido la honestidad de la mayoría. 

Son hechos que "nos avergüenzan", ha admitido para reclamar que se apliquen los controles existentes y, si fuera necesario, reforzarlos para responder con "celeridad". 

"Empecemos, pues, con claridad y sin dilaciones: no corren buenos tiempos para la universidad española. La noticia de graves irregularidades en el seno de una universidad pública, en principio acotados en determinadas personas y centros, y la utilización de la universidad como arma arrojadiza en la contienda política, han centrado el foco de la opinión pública en la actividad de nuestras universidades y, de paso, han afectado de forma significativa a nuestra propia reputación como instituciones públicas.

La sociedad, la ciudadanía y la propia comunidad universitaria, reclaman respuestas. Ante la gravedad de estos hechos revelados es un deber de la universidad para con la sociedad responder con total firmeza y transparencia, asumir las consecuencias y depurar las responsabilidades que puedan derivarse de las malas praxis universitarias. Ante la gravedad de los efectos de la instrumentalización en el debate político y de su fácil generalización que minan seriamente el prestigio y la confianza en las universidades, es un deber para con nuestra institución y un compromiso firme con el sistema público de educación superior, defender públicamente el trabajo honesto de la inmensa mayoría de la comunidad universitaria española.

Como universitarios sabemos que el cuestionamiento y la crítica son instrumentos imprescindibles para el progreso del conocimiento. La autocrítica debe ser la primera de las tareas que, como universitarios, debemos imponernos para la mejora en nuestro funcionamiento y para no caer en una falsa complacencia. Formulemos y asumamos la crítica en la universidad con todos los argumentos. La universidad desde la humildad y la honestidad intelectual debe acostumbrarse a ser criticada y ser crítica consigo misma, y debe esforzarse en ser implacable cuando se detecte que algo se ha hecho mal. Ante la gravedad de los hechos denunciados, no es tiempo de respuestas tibias, ni de excusas que puedan sonar a un corporativismo a todas luces injustificado; no puede haber el menor atisbo de condescendencia con los comportamientos inadecuados que nos avergüenzan a todos y especialmente a los universitarios y, sobre todo, con los contrarios a la ley.

Las universidades públicas disponemos de instrumentos de control y procedimientos reglados con los que hacer frente a cualquier tipo de malas praxis académicas o de ilegalidades en la actividad universitaria y, por tanto, estos deben actuar con total normalidad y,si es necesario, que se refuercen para que con la máxima celeridad se depuren con toda la contundencia las responsabilidades que, en su caso, pudieran derivarse de los hechos controvertidos.

Desde esta postura de autocrítica sincera, los universitarios podemos todos juntos reclamar el respeto para todo aquello que la universidad hace bien en su día a día. Asumiendo nuestras limitaciones y las debilidades de la universidad española, no debemos olvidar ni menospreciar el valor de la institución, la labor que viene desarrollando en cumplimiento de sus tres tareas fundamentales, la formación, la investigación y la transferencia de conocimiento a la sociedad". (...)


(...) "Hoy, más que nunca, es necesario hablar de integridad en la universidad porque desde ella debemos intentar romper ese círculo vicioso y nocivo que perpetúa la deshonestidad, la ilegalidad y la corrupción en la sociedad como apéndices consustanciales, casi naturales, de nuestros comportamientos sociales; y es necesario hablar de integridad académica porque es la virtud real y concreta que puede practicar la comunidad universitaria en su comportamiento ético. Es en esa tarea educativa en la que la universidad y todos los universitarios -estudiantes, profesores y personal de administración y servicios- debemos ser ejemplares".

Consulta en el siguiente enlace el discurso íntegro de la rectora, Pilar Aranda:

Pilar Aranda y Lina Gálvez, durante el solemne acto de apertura del curso. ugr

Durante su intervención, Lina Gálvez ha anunciado que la Junta promoverá el desarrollo de cátedras de economía social en las universidades andaluzas. Con ellas, estas instituciones podrán proyectarse a nivel internacional y local, interviniendo en las comunidades donde operan para proponer un modelo de desarrollo alternativo, más cooperativo y que permita fortalecer los vínculos sociales y económicos presentes en el territorio".

La consejera destaca los buenos resultados de la UGR, "que está poniendo el nombre de Andalucía en puestos muy destacados de rankings e indicadores"

En su discurso, Gálvez ha resaltado "los buenos resultados cosechados por la UGR, que está poniendo el nombre de Andalucía y el sistema andaluz de universidades y conocimiento en puestos muy destacados de distintos rankings e indicadores”. En ese sentido, ha valorado que se encuentre entre las 300 mejores universidades del mundo según Shanghái, sea líder en obtención de fondos nacionales para I+D o sea la que más ayudas para la Formación de Profesorado Universitario (FPU) haya logrado, con un total de 81 contratos.

En el inicio del nuevo curso 2018/19, la consejera de Conocimiento se ha referido a la bonificación de matrículas, una medida para que "quien tenga el talento y el interés de esforzarse en sacar un título universitario pueda hacerlo con independencia de su condición económica o del barrio o pueblo donde habite". Ha destacado también que se han mantenido los precios más bajos “durante los años de la crisis”.

Casi 92.000 personas en toda Andalucía, unas 18.600 en Granada, se han beneficiado de esta medida, que ha supuesto una inversión global de la Junta de 37,8 millones, según la Junta.

Esta medida ha estado reforzada, a juicio de Lina Gálvez, con la "política de precios de la Junta, que ha posibilitado situar a esta comunidad en la parte más baja de la horquilla permitida por el Ministerio para garantizar que el esfuerzo que tenían que hacer las familias andaluzas fuera el menor posible".

En este contexto, ha resaltado el complemento Erasmus aportado por la Administración autonómica, que ha permitido que la Universidad de Granada haya podido enviar fuera a estudiar a 2.029 alumnos. También ha aludido a las ayudas B1, con 900 beneficiarios en sus tres primeras convocatorias. 

Más de 57.000 alumnos y casi 3.600 profesores se incorporan a las aulas universitarias. ugr

Financiación y apoyo al IFMIF Dones 

La consejera de Conocimiento también se ha referido en su discurso de apertura a los compromisos del Gobierno andaluz en materia de financiación universitaria y de recuperación de derechos por parte del personal de estas instituciones. En ese sentido, ha apuntado que la Junta se ha comprometido con la UGR, "garantizando financiación suficiente, algo más de 276 millones este año". Un montante que, tal y como ha aclarado, se complementa con "recursos adicionales para políticas de calado, como es el caso del acceso a infraestructuras científicas, con un millón de euros; el fomento del empleo y el emprendimiento, con 900.000 euros; la captación de talento posdoctoral, con medio millón; o el Campus de Excelencia Biotic, que supone una dotación de 400.000 euros”.

Ademas, Lina Gálvez ha manifestado que se seguirán apoyando “iniciativas estratégicas como el proyecto internacional IFMIF Dones, así como toda la investigación y transferencia de conocimiento que se está realizando en el Parque de la Salud de Granada”.

Gálvez ha dedicado parte de su discurso a la investigación, un campo en el que, según ha explicado, "nuestras universidades deben situarse en el centro de los ecosistemas innovadores de nuestra región y estar en condiciones de atraer recursos". En esta esfera ha hecho alusión a los esfuerzos realizados por la Administración autonómica y recogidos en el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Investigación (PAIDI) 2020, que en sus dos primeros años de vigencia ha promovido 327 actividades con las que se han movilizado casi 2.500 millones de euros.

También ha mencionado los diferentes programas que están ya en marcha como el de capacitación para jóvenes menores de 30 años en labores de I+D+i, que en el pasado curso permitió la contratación de 2.350 personas, con una inversión de 61,7 millones. De ellas, 449 se incorporaron a la Universidad de Granada. O aquellos que se están promoviendo actualmente, como el programa María Castellano, impulsado para incorporar profesionales del SAS a la docencia e investigación. 

En esta materia, la consejera de Conocimiento ha apuntado también la reciente aprobación del programa Talentia Senior, dotado con 2,5 millones y que se prevé atraer a diez investigadores en la convocatoria que saldrá las próximas semanas.

Por otro lado, la consejera ha defendido el papel de las universidades como "motores de desarrollo de nuestra región", asegurando que "desde el Gobierno andaluz hay que facilitar esa función, anticipándonos a las necesidades del futuro inmediato y a medio plazo". 

Universidad de Granada

La Universidad de Granada cuenta este curso con más de 57.000 alumnos y  3.582 profesores y oferta un total de 62 grados, 101 másteres y 28 programas de doctorado. 

Esta institución es pionera en la puesta en marcha de acuerdos de compatibilización de planes de estudio para la obtención de dobles titulaciones de grados en aquellos ámbitos más demandados y con mayor competitividad. Además, desde hace varios años es la primera universidad europea en la recepción y envío de estudiantes en el programa Erasmus. 

Actualmente, desarrollan su labor 472 grupos de investigación que abarcan 2.079 líneas de investigación.