Un verano en el Parque de las Ciencias.
El Virgen de las Nieves, único hospital andaluz que ofrece este servicio para embarazadas en piscina de agua salada

Hidroterapia para preparar con bienestar la nueva vida

E+I+D+i - J.I.P. - Domingo, 5 de Mayo de 2019
Disfrutamos para informarte de una sesión con las mujeres embarazadas usuarias del servicio de hidroterapia, y el equipo de profesionales sanitarios, del Hospital Virgen de las Nieves, único hospital público andaluz que ofrece esta atención especializada, para corroborar los beneficios de practicar ejercicios en el agua para gestantes para preparar con salud la llegada de la nueva vida. No te lo pierdas.
Un grupo de mujeres embarazadas realizan ejercicios en la piscina del Neurotraumatología y Rehabilitación.
P.V.M.
Un grupo de mujeres embarazadas realizan ejercicios en la piscina del Neurotraumatología y Rehabilitación.

Practicar ejercicios terapéuticos en el agua salada es uno de los momentos más dulces que experimenta el grupo de mujeres embarazadas y se convierte en un ritual de bienestar y sosiego. Así lo experimenta porque lo expresa la decena de mujeres que se encuentran en el último trimestre de embarazo y que forman parte de un programa de hidroterapia puesto en marcha por el Hospital Universitario Virgen de las Nieves y el centro de salud Gran Capitán.

Profesionales de Enfermería, matronas y fisioterapeutas se han puesto a trabajar para ofrecer esta prestación y dar mayor utilidad a la piscina con la que cuenta el El Hospital Universitario Virgen de las Nieve, el único público de Andalucía que dispone de este recurso

A pesar de la contundencia científica disponible que demuestra la relación positiva entre ejercicio físico y embarazo, muchas embarazadas no realizan las recomendaciones mínimas. Desde los centros de salud se promueve el ejercicio físico moderado y se está apreciando una alta demanda para preparar el nacimiento realizando actividad en el agua.

Ante esta realidad, profesionales de Enfermería, matronas y fisioterapeutas se han puesto a trabajar para ofrecer esta prestación y dar mayor utilidad a la piscina con la que cuenta el Hospital Universitario Virgen de las Nieve, el único público de Andalucía que dispone de este recurso. La del hospital granadino, situado en Neurotraumatología y Rehabilitación, ocupa una superficie de unos 30 metros cuadrados de agua salada y en ella se ofrecen estas sesiones de una hora todos los jueves de cada semana.



Las mujeres embarazadas que asisten a las sesiones, junto al equipo de profesionales sanitarios.

Las diez beneficiadas con esta inicativa coinciden en que estos ejercicios les sientan muy bien y los recomiendan a todas las mujeres que están en este proceso. Y se nota, porque durante la sesión no paran de sonreír. Disfrutan. Anna Arizza, una de las participantes en la sesión, añade que además del bienestar que aporta la actividad, “se despejan y se divierten”, ya que comparte con las compañeras una experiencia similar, “no solo dudas, también satisfacciones del embarazo”.

La colaboración entre hospital y centro de salud ha sido la clave. Conociendo los beneficios del ejercicio físico, y en especial, el trabajo en el agua para la gestación, surge desde Atención Primaria la inquietud de buscar alguna piscina donde trabajar con las embarazadas. El empeño y tesón de la matrona Rebeca Riquelme le hizo contactar con la dirección de Enfermería del Hospital Virgen de las Nieves, que sensible a esta necesidad, no dudó en ofrecer la piscina terapéutica de sus instalaciones para poner en marcha este programa a mediados del mes de abril.

El medio acuático es ideal para la realización de ejercicios durante el embarazo ya que permite que el cuerpo de la embarazada flote, gire y se desplace con un mínimo esfuerzo. Eso lo sabe muy Rebeca, quien realiza su labor en el centro de salud Gran Capitán, y quien resalta que la inclusión en este programa es para embarazos de bajo riesgo entre la semana 27 y 31. “Ahora son diez las mujeres que participan en esta iniciativa pero esperamos  poder ampliar la oferta en los próximos meses”.



Rebeca Riquelme, sigue con atención los ejercicios.

Además del seguimiento y control que realiza esta profesional, es fundamental la labor de los profesionales de fisioterapia pertenecientes a la unidad de Medicina Físisca y Rehabilitaicón del centro hospitalario. El supervisor, Antonio Mesa, y la fisioterapeuta, Sandra Cubillas, trabajan de manera conjunta a la matrona la fuerza, resistencia, elasticidad, nivel aeróbico y la respiración.

Los objetivos son mejorar la capacidad aeróbica para que los músculos tengan la tensión suficiente con la finalidad de mantener y modificar el movimiento de las articulaciones; fortalecer los músculos, ligamentos y tendones que intervienen en el parto, lo que da una mayor capacidad para movilizar la pelvis; mejorar la elasticidad pélvica; y potenciar la coordinación respiratoria, lo que a su vez prepara a las embarazadas a estar más relajadas durante el parto, proporcionando sentimientos de calma, serenidad y armonía, muy positivos para la vivencia del embarazo.

Beneficios del ejercicio en el embarazo

Según la evidencia científica, el ejercicio físico reduce el riesgo de padecer complicaciones asociadas al embarazo y aporta beneficios importantes como la prevención de la preeclampsia, -presión arterial alta y signos de daños en otro sistema de órganos-, y diabetes gestacional. Además de incidir en el control de la ganancia de peso, menor riesgo de padecer trombosis venosas y venas varicosas, reducción de dificultades respiratorias  y menor aparición de episodios de lumbalgia, entre otros.







El equipo de profesionales sanitarios, entre imágenes de una sesión de ejercicios.

También para bebés con alguna patología

Estas instalaciones, totalmente climatizadas y remodeladas, también ofrecen otras terapias. Una de las más llamativas son las sesiones que se ofrecen a madres y padres con bebés con alguna patología para aprender su manejo en el agua. Principalmente, menores con alteraciones, como parálisis cerebral o braquiales y también, patologías ortopédicas, como la tortícolis muscular congénita, o la plagiocefalia.

Se trata de unas prácticas para que aprendan lo que van a tener que trabajar este verano con sus hijos. Aprender cómo meter al niño en el agua, las normas de seguridad y cómo manejarlos. Además de todas las posiciones que pueden adoptar los bebés en el agua (cúbito supino, prono y todos los tipos de giros que existen).