Un verano en el Parque de las Ciencias.

Una novela sobre el 'crack' del 29, Premio Fernando Lara

Cultura - Europa Press - Sábado, 9 de Mayo de 2015
El escritor jiennense Antonio Garrido se hace con el galardón que entrega la Editorial Planeta y la Fundación José Manuel Lara con la obra "El último paraíso", una historia policial plagada de intrigas empresariales y políticas.

El escritor jiennense Antonio Garrido, que se presentó con el pseudónimo de Jacobo Blum, ha resultado ganador de la XX edición del Premio de Novela Fernando Lara, dotado con 120.000 euros , con la obra 'El último paraíso', tras la decisión tomada por el jurado del certamen literario compuesto por Fernando Delgado, Pere Gimferrer, Ana María Ruiz-Tagle, Clara Sánchez y Emili Rosales, que actuó como secretario con voto, en el transcurso de una cena celebrada este viernes en el Real Alcázar de Sevilla y que comenzó con un minuto de silencio en recuerdo del editor José Manuel Lara Bosch.

En la rueda de prensa posterior a la entrega del galardón, patrocinado por Fundación Axa y que entrega la Editorial Planeta y la Fundación José Manuel Lara, Garrido, que presentó la obra con el título 'Cuando llega el invierno', señaló que la novela trata de un norteamericano que huye de los efectos del 'crack' del 29 y busca una segunda oportunidad en la Unión Soviética. Se trata de una historia policial, plagada de intrigas empresariales y políticas, que mezcla una historia de amor sobre la base de hechos históricos.

El autor indicó que este libro "no debe tener necesariamente un final feliz al estilo Hollywood", y ahondó en la trama especificando que el protagonista tiene conocimiento de la industria del automóvil y se ve implicado en sucesos de sabotaje y terrorismo que le llevarán a vivir distintas peripecias.

Así, concretó que cuenta una relación de amor entre un norteamericano y una soviética, una idea que surgió a raíz de las vivencias que le contó su abuela quien mantuvo una relación con un hombre de la URSS antes de la Guerra Civil, según Garrido, que asegura que ha tenido que utilizar fuentes tanto americanas como soviéticas para documentarse, y asegura haber contado contado con la ayuda de "multitud" de expertos "para dotar de credibilidad" la narración.