No tienes excusa: recicla
Las primeras llegaron a petición del rector López Argüeta en 1881

La UGR rinde homenaje al Museo del Prado con una exposición de las obras recibidas en préstamo

Cultura - IndeGranada - Miércoles, 13 de Noviembre de 2019
Durante siglo y medio, el museo ha confiado sus obras a la institución académica.
La rectora, en la inauguración de la exposición.
UGR
La rectora, en la inauguración de la exposición.

El 5 de septiembre de 1881, el rector de la Universidad de Granada, Santiago López Argüeta, escribió a la Dirección General de Instrucción Pública para solicitar cuadros que sirvieran como decoración, además de "como medio de ilustración y enseñanza" en el Colegio de San Pablo, hoy día la Facultad de Derecho. El 12 de noviembre, apenas un mes después, la universidad recibió veinte obras procedentes del entonces Museo Nacional de Pintura y Escultura, origen del actual Museo Nacional del Prado. Desde aquel día, el Prado ha confiado en la universidad granadina en numerosas ocasiones y la UGR ha llegado a contar con 33 obras en depósito, propiedad de ese museo nacional. En el transcurrir de este casi siglo y medio, unas obras han sido devueltas y otras nuevas han llegado. En la actualidad, la UGR mantiene 11 obras del Prado en depósito. Cuatro de ellas, parte del primer lote original de 1881.

La exposición 'El Museo del Prado en la Universidad de Granada', que puede verse en la Sala de la Capilla del Hospital Real desde este 13 de noviembre hasta el próximo 31 de enero, muestra todas esas obras y explica la fluida  relación entre ambas instituciones. 

La exposición ha sido inaugurada hoy por la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, y por Andrés Úbeda de los Cobos, director adjunto de Conservación e Investigación del Museo del Prado, junto a Víctor Medina, vicerrector de Extensión Universitaria y Patrimonio, y las comisarias de la exposición, María Luisa Bellido Gant y Elena Díez Jorge.

La rectora ha explicado que “es un orgullo tener en depósito una colección tan importante como la que tenemos, de uno de los museos más importantes del mundo”. “El valor de la exposición es, además, poder entender el diálogo entre las obras y como estas nos ayudan a comprender nuestra historia, cultura y sociedad”, ha añadido. Por su parte, Víctor Medina ha resaltado el esfuerzo “de este equipo de gobierno por conservar y difundir el patrimonio con el que cuenta nuestra universidad”, y ha añadido que “esta exposición es un claro ejemplo de eso y de cómo un museo como el Prado nos reconoce ese esfuerzo”.

El origen de los préstamos del Prado a diferentes instituciones radica en la gran cantidad de obras y la falta de espacio del museo nacional a finales del siglo XIX. Al museo le resultaba imposible mostrar e incluso exponer todo, así que tomó la medida de prestar para que se expusieran fuera de sus paredes las obras y, a la vez, quedaran guardaran en espacios seguros. Es lo que se denomina el Prado disperso. En la UGR, la mayoría de las obras han estado en despachos del rectorado, del edificio original donde llegaron (Derecho) o de Medicina y Farmacia.

En esta exposición se pueden ver las 11 obras en depósito, todas ellas del siglo XVII al XX. De tres de esas obras se exponen reproducciones. En dos casos, porque su gran tamaño impide su traslado. En el tercer caso porque en este momento está en el gabinete de restauración del museo del Prado y volverá en unos meses.  El último préstamo llegado a la universidad data de 1981.

Las obras no están expuestas por orden cronológico. Según han explicado las comisarias, se agrupan por su temática. La exposición arranca con paisajes, continúa con personajes o el Prado en femenino (en dos sentidos: por las imágenes femeninas que representan y, por otro lado, porque las artistas son mujeres). 

La exposición se completa con algunos escritos que reflejan cómo llegaron las obras, algunas obras del patrimonio de la universidad que son copias de obras del Prado de los siglos XIX y XX, así como una escultura de Carlos V de época similar. También se muestran algunas de las publicaciones resultado de la investigación de la UGR en este ámbito durante los últimos años.

Con 'El museo del Prado en la UGR', la Universidad de Granada quiere sumarse a la celebración del Museo Nacional del Prado en su 200 aniversario, mostrando siglo y medio de relación entre ambas instituciones así como enseñando al público las obras que son difíciles de ver por encontrarse en despachos o zonas de tránsito restringido al público general.

Además, es un reflejo del compromiso de la Universidad de Granada con el patrimonio cultural e histórico y de cómo el Vicerrectorado de Extensión Cultural y Patrimonio cataloga, mantiene y difunde ese patrimonio.   El Museo del Prado revisa periódicamente las obras y, por supuesto, avala esta exposición, con su permiso expreso y con la asistencia de su subdirector en el acto de la tarde.

Visitas guiadas. Una de las obras que, por su tamaño, no ha podido ser trasladada a la exposición es "El príncipe de Viana" de Vicente Poveda, que se encuentra cerca de la sala, en el Salón de rectores. Para poder conocerla, se ha programado un ciclo de visitas guiadas, para 25 personas como máximo, que tendrán lugar a las seis de la tarde de los jueves y viernes que siguen: 21 y 29 de noviembre, 13 y 19 de diciembre y 17 y 23 de enero. Es obligatoria la inscripción en el correo patrimoniomueble@ugr.es

Detalle de algunas de las obras que pueden verse en la exposición 

Muerte del príncipe de Viana: 1887. Óleo sobre lienzo, 298 x 497 cm. Obra de Vicente Poveda y Juan (discípulo de Federico de Madrazo). Obtuvo la tercera medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1887. El Prado lo adquirió al autor en 1887. Llegó a la Universidad en 1979. Preside en Salón Rojo de la UGR.

Cristo crucificado: 1792. Óleo sobre lienzo, 310 x 196 cm. Llegó a la UGR en 1881 (primera llegada de obras). Se encuentra en el Salón Rojo de la UGR. Obra de Francisco Bayeu y Subiás, cuñado de Goya. Parte de un modelo que Anton Raphael Mengs realizó para el Palacio de Aranjuez. Relacionado con esta pintura existe en el Museo del Prado seis bocetos preparatorios que reproducimos en el catálogo de la exposición. Esta obra fue considerada por Morales y Marín como la realizada para el Oratorio del Rey en el Palacio Real Nuevo de Madrid, de la que se tenían noticias. En cualquier caso pasó a formar parte del Museo del Prado, como parte de las pinturas procedentes de la Colección Real, y aún conserva pintado sobre el lienzo el número 2667 del inventario de 1857 de esta colección. En 1881 formó parte del amplio primer depósito que el Museo cedió a la Universidad de Granada, junto a otras obras de grandes artistas españoles, italianos y flamencos.

Lampecia y Febe (fábula): 1920. Óleo sobre lienzo, 70 x 115 cm. Llega a la UGR en 1944 y ha estado en el Decanato de la Facultad de Medicina. Obra de Antonio Muñoz Degrain de carácter simbolista. Adquirido con destino al Museo de Arte Moderno, 1927; Museo de Arte Moderno, 1927-1971. 

Casa de vecindad: 1901. Óleo sobre lienzo, 147 x 88 cm. Llega a la UGR en 1904. Obra de Adela Ginés y Ortiz. Este cuadro obtuvo la tercera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1901 y, aunque el Museo de Arte Moderno no quedaba obligado a su compra, el lienzo fue adquirido en el mismo año.Esta obra se engloba dentro de la tendencia costumbrista típica de la España de principios del siglo XX que, bajo la apariencia de una sencilla escena popular, encierra el complicado entramado de las relaciones humanas por medio de la alegoría que identifica el comportamiento de las palomas con actuaciones típicas del ser humano, tales como el amor, el odio y el orgullo.

Si te ha interesado esta información, no te puedes perder este reportaje firmado por Gabriel Pozo Felguera: