Un verano en el Parque de las Ciencias.
Si Granada aspira a ser Capital Cultural Europea en 2031, el protagonismo del Centro no se puede discutir

Centro Lorca, otro aniversario a la espera de salir del letargo

Cultura - M.A. - Domingo, 25 de Agosto de 2019
La nueva temporada debe despejar definitivamente el funcionamiento de este espacio cultural y proyectarlo internacionalmente.
Visitantes en el vestíbulo del Centro Lorca.
P.V.M.
Visitantes en el vestíbulo del Centro Lorca.

Los visitantes que acceden al Centro Lorca pueden disfrutar de una pequeña pincelada -de trazado incompleto- de su legado. Fotografías, dibujos y manuscritos despiertan siempre el mayor interés de quienes deciden bajar al sótano para disfrutar de la exposición 'Desde el Centro. Federico García Lorca y Granada', una muestra que sabe a poco y que se ha prolongado, renovando su contenido, para darle un soplo de vida al espacio.

Porque cuatro años después de su inauguración y cuando acaba de cumplirse el primer aniversario de la ansiada llegada de los fondos del legado del poeta, el Centro Lorca sigue teniendo una asignatura pendiente: salir del letargo, despegar y proyectarse como lo que debe ser, una referencia cultural internacional. 

La actividad en la Romanilla parece estar detenida en el tiempo. Cada paso se eterniza y ahonda la sensación de que el Centro Lorca no se merecía las vicisitudes por las que ha pasado y que siguen lastrando su crecimiento.

Urge que el legado ruede sin obstáculos y que investigadores de todo el mundo puedan disfrutarlo

La llegada del legado -cuya declaración como Bien de Interés Cultural tramita ya la Junta de Andalucía después del frustrado intento de Madrid- se completó al fin hace algo más de un año. El Centro Lorca se construyó para ese fin y, sin embargo, estuvo abierto varios años sin custodiarlo. Las diferencias entre las administraciones y la familia Lorca se salvaron y los fondos están en Granada para que investigadores de todo el mundo puedan acceder a uno de los legados más admirados internacionalmente. Urge que esa parte fundamental del Centro Lorca ruede sin obstáculos, porque es la esencia de su funcionamiento.

Pero de este espacio cultural se espera mucho más. Necesita actividades, conciertos, teatro y exposiciones que lo conviertan en lo que ya es por ubicación, el corazón cultural de Granada. Esta tarea está encomendada a Sara Navarro, que resultó elegida como directora gerente del centro. 

Vista del vestíbulo del Centro Lorca desde el teatro.

La programación no aguanta más esperas. La próxima cita es otra exposición, cuya inauguración se ha retrasado respecto a lo previsto inicialmente. Será 'Amor, con alas y flechas', comisariada por el hispanista estadounidense Christopher Maurer y el dramaturgo jiennense Alberto Conejero.

Si Granada aspira a ser Capital Cultural Europea en 2031, el protagonismo del Centro Lorca no se puede discutir. Otro motivo más para darle prioridad en esa nueva ronda de reuniones que pretende impulsar la ciudad para elaborar un Plan Estratégico de Cultura. La participación y los planes están bien, pero lo que necesitan Granada y sus espacios es movimiento, actividad, público que llene las salas, visitantes que se animen a disfrutar de sus citas culturales. 

Una fundación pública y el sitio de Laura García Lorca

Pendiente también queda el proceso de conversión en fundación pública. Sigue adelante, como ha asegurado en algunas de sus visitas la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo.

Es importante en este punto concretar al fin cuál será el papel de la sobrina del poeta, Laura García Lorca. En pleno desencuentro con las administraciones por las cuentas del proyecto, se le arrebató el protagonismo que tenía atribuido inicialmente. Un paso que fue el origen de la ruptura. Y aunque PP y Cs fueron dos de los grupos que más dudaron de las cuentas, ahora el Gobierno andaluz las da por buenas. "Están perfectamente bien", subrayó la consejera.

Superados los problemas y cerradas las cuentas, el papel que hasta ahora se reservaba para Laura García Lorca estaba relacionado precisamente con la programación y su proyección internacional. El Consorcio que rige el Centro Lorca, integrado por la Junta, el Gobierno central, el Ayuntamiento y la Diputación, debe concretar ese aspecto. Quizás el visto bueno a las cuentas pueda dar una pista de que está definitivamente enderezada la relación con las instituciones, aunque ahora sean PP y Cs los que gobiernen Junta y Ayuntamiento. No parten de un buen punto. No solo por la dureza con la que el PP local denunciaba la gestión desarrollada, también Ciudadanos ha sido contundente. Llegó a criticar que Laura García Lorca tuviera despacho en el Centro Lorca. 

Y todo ello con La Caixa como invitada a la gestión, por su papel para salvar a la Fundación Lorca de los graves problemas económicos que sufrió durante la construcción del Centro Lorca, acentuados por el director gerente que tuvo y que acabó condenado precisamente por su mala gestión.