Campaña Cetursa Pasión por la montaña en verano
Entrevista

Björn Ganzer: "elegí vivir en Granada por su cultura musical basada en la guitarra"

Cultura - JTG - Miércoles, 3 de Julio de 2024
Magnífica entrevista con este 'trotamundos' que acaba de lanzar un libro-disco (doble) a modo de antología. Disfruta de la conversación (y de su librisco).
Ganzer.
JTG
Ganzer.

Usando su apellido como entidad grupal, el músico noruego Björn Ganzer, un trotamundos en toda regla afincado en Granada, acaba de poner en circulación un libro-disco (doble) antológico en la colección de ‘libriscos’ de la editorial Allanamiento de mirada. Una primorosa edición de lujo a modo de antología de sus trabajos ‘Ganzer’ (2020) y ‘More Than Real’ (2023), dos ejercicios de Bluesrock y psicodelia progresiva que suenan a poderosos clásicos del siglo XX, pero realizados en éste. Deslumbrante Hard Rock que en directo -no se lo pierdan si lo ven anunciado- cobra su máxima expresión. 

─ ¿Quién es Ganzer?

─ Ganzer es un grupo escandinavo-granadino que toca rock de los 60 y 70, al estilo oldschool. Si nos fijamos en las décadas de los 60 y 70, en su conjunto es Rock que se inspira en el blues, soul, punk, funk, a veces folk.

─ Ha gastado varios pasaportes ya. ¿No?

─ Sí, algunos. Me he movido mucho desde la infancia. Ganzer, la persona, es en gran medida un soñador y un viajero; en definitiva, una persona que entiende la vida y el mundo solo a través de la música. Es mi conexión con el mundo. El amor es también una conexión, pero tengo que vivir la música para ser lo suficientemente humano como para amar y aceptar el amor. He seguido la música allá donde me ha llevado, y así es como llegué a Granada.

─ Es un candidato perfecto para la serie ‘Mundanos por Granada’… 

Hacía sonidos o canciones para sentirme vivo. En ocasiones tocaba conciertos para otros, otras veces no, toda creación era sin planificar

─ (Carcajada) Es posible. Al principio hacía música 'como respirar', hacía cualquier tipo de sonido, desde una guitarra, batería, a capella, solo o acompañado. Hacía sonidos o canciones para sentirme vivo. En ocasiones tocaba conciertos para otros, otras veces no, toda creación era sin planificar. Una vez, un teclista con el que tocaba me dijo que tenía que quedarme y trabajar con estas ideas musicales porque eran interesantes. En ese momento era  casi todo puramente inventado en la sala de ensayo.

En una isla de Dinamarca hice en una casa una “cábala”, un mapa de mi universo interior, que también incluía música. Tenía que crear una tradición para mí, ya que me sentía ajeno al mundo. Empecé a investigar la música y la poesía desde sus orígenes, el principio de la humanidad, y quise rastrearlas hasta hoy. Llené la casa de pintura y escultura como parte de esta búsqueda. Un músico que vio la casa me invitó a Irak y yo acepté. Porque es uno de los orígenes de la poesía. Después trabajé con el teatro iraquí. Escribí para ellos. Por eso me invitaron a una gira por Marruecos leyendo poesía. Me trasladé allí para tocar y escuchar música tradicional. Fue un pequeño paso en el tiempo comparado con Iraq. 

─ ¿Por qué Granada?

─ He seguido la música allá donde me ha llevado, y así es como llegué a Granada. Después de grabar mi primer disco, necesitaba dinero para grabar más música, y tuve la posibilidad de elegir un trabajo en Andalucía. De esta manera pude continuar este viaje del “año uno” de la música de Irak a Marruecos a Granada, que forma parte del mundo moderno. Para mí era un camino natural. Así que elegí Granada por su cultura musical basada en la guitarra.

─ Lo de ‘Hard Rock’ desde el aportada es para que no haya confusiones ¿no?

Paco Espínola (su editor) oyó la influencia del blues, el rock de los 70 y el folk en mi música y pensó que “psicodélico” era una palabra restrictiva

─ Cuando llegó el momento de describir y denominar mi música, elegí "rock psicodélico". No porque me pareciera correcto. Estaba recreando esta tradición, esta historia, para mi música. Elegí esa denominación porque tocaba un tipo de rock diferente al que me rodeaba, más antiguo quizá, con muchos tipos diferentes de canciones. Y mis canciones eran más un viaje sonoro que un éxito radiofónico, así que las llamé “rock psicodélico”. Pero Paco Espínola (su editor) oyó la influencia del blues, el rock de los 70 y el folk en mi música y pensó que “psicodélico” era una palabra restrictiva. Y estoy de acuerdo, así que eligió la denominación "hard rock", que combina el garage, la psicodelia y el blues rock.

─ Hay quien dice que la mejor época del Rock fue entre el 65 y el 75 ¿está de acuerdo? 

─ Sí, yo elijo ese periodo por encima de cualquier otro. 

─ Por edad no pudo, pero ¿le hubiera gustado vivir en California aquellos años y, ya puestos, tocar en el festival de Monterrey? 

─ Me habría encantado. Allí tocaron muchos grupos de mis favoritos, como Grateful Dead. Mi forma de tocar en vivo es muy parecida a la suya: la música es fluida, las mismas canciones las tocamos de manera diferente dependiendo del estado de ánimo, los músicos que lleve, y el público.

─ ¿Le han dicho muchas veces que hace una música ‘de la que ya no se hace’? 

─ Al principio luchamos para conseguir conciertos porque muchos empresarios pensaban que la música sonaba demasiado inusual. Esa percepción es extraña, ya que el rock de los 60 y 70 se escucha mucho en los hogares y lo disfrutan diferentes generaciones. Y en los conciertos la música es muy aceptada. Y hemos tocado tanto para el público metalero como para el indie. Canciones como «…and the wind blows her hair», que es realmente inusual, es una de las más populares en directo. Antes la gente con la que trabajaba no decía que era música vintage, simplemente me miraban como si estuviera loco. Esto está cambiando. El público en los conciertos o que compran el cedé y el elepé rara vez hablan nostálgicamente sobre la música.

Los géneros musicales no me importan, pero sí los estilos de sonido. Me gusta el analógico. Sueno como 'retrorock' porque me gusta ese sonido, y está basado en las guitarras

Los géneros musicales no me importan, pero sí los estilos de sonido. Me gusta el analógico. Sueno como 'retrorock' porque me gusta ese sonido, y está basado en las guitarras. El rock de los 60 y 70 es también la música más diversa de la historia. Hay blues, acid, country, funk, soul, punk, folk, todo en esos años que mencionas. Esto me viene bien. Mi mente viaja. Hago muchos tipos diferentes de canciones. Algunas personas reaccionan impactados porque sonamos exactamente como 'antes'.

─ Rebatiendo la famosa pintada (“Clapton is god”) ¿Quién es más dios el Jimi Hendrix ‘Experienced’ o el Clapton ‘cremoso’?

─ Siempre Hendrix.

─ ¿Con los instrumentos también es tan ‘clásico’? Porque grabar en los Estudios Circo Perrotti es hacer un viaje analógico en el tiempo…

─ Antes que Perrotti ya viajé más atrás en el primer álbum que se grabó en Múnich en un estudio donde todo está hecho desde antes de 1957. Tuvimos que llevar nuestro bajo eléctrico porque entonces no existía. El sonido de los años 1950 es mi favorito. Sólo quedan tres estudios en todo el mundo con la tecnología de aquel Estudio Moonshine. En realidad es lo mismo que los estudios Sun, donde se grabaron los primeros discos de Elvis. Cuando estos estudios desaparecen, es imposible hacer ese sonido y esa música. Me desconcierta. Y sí, pasa lo mismo con los instrumentos. Han cambiado mucho con el tiempo. El nombre suele ser el mismo que cincuenta años atrás, pero tienen una construcción y un sonido totalmente diferentes.

─ Dos discos, y cada uno con una banda diferente y grabado en un país distinto ¿qué más diferencias los separan?

- En el primer estudio todo se grababa al mismo tiempo y no había mezclas. Se pulsaba play, se grababa y la canción estaba terminada. El segundo álbum fue con músicos con los que nunca había tocado antes. Fue muy diferente. Mi música cambia radicalmente según quién la toque. También tuve que mezclar las canciones después de grabarlas. El primer álbum se grabó al estilo de los años 50, el segundo al de los 60, lo que también forma parte del viaje en el tiempo del que hablaba antes. Eso dictaría que el siguiente fuera más al estilo de los 70.

Lo que los diferencia es que la mitad de las canciones en el primero son canciones que ya había tocado en directo muchas veces, y el resto casi improvisadas en el estudio. El segundo eran canciones que preparamos en el ensayo en su mayoría. 

─ ¿Cómo se gestó este precioso ‘librisco’?

Gracias por decir que es precioso. A mí también me lo parece. Es obra de Paco Espínola completamente

─ Gracias por decir que es precioso. A mí también me lo parece. Es obra de Paco Espínola completamente. Y el “librisco” es su concepto. Paco ha entrevistado a personajes como Rory Gallagher, Nina Simone, Tom Waits, Johnny Winter, Chet Baker, Dizzy Gillespie o B. B. King, entre otros muchos. Y ha trabajado con Joaquín Sabina, Miguel Ríos, Burning, Camarón, Enrique Morente o Antonio Vega, y ahora decide trabajar con este “guiri” y me hace muy feliz porque él escucha con gran amor y profundo conocimiento la música. Supongo que escuchó detrás de mis canciones ecos de muchas ideas musicales que él ama, y sospecho que echa de menos en la música actual. También le interesaban mis letras porque cuentan historias interesantes y profundas. Fue muy maravilloso traducirlas, siempre lo es. Estoy muy agradecido por este enorme y magnífico trabajo de Paco.