Acude al partido internacional de fútbol sub-21 España-Rumanía
Le sustituye Ledesma como consejero delegado de la televisión municipal

La oposición no se conforma con la dimisión de Fuentes y exige un cambio radical en TG7

Comunicación - M.Andrade - Viernes, 11 de Septiembre de 2015
Tenía las horas contadas como responsable político del servicio tras los escándalos que ha vivido la televisión municipal, y este viernes el concejal Juan Antonio Fuentes ha anunciado su dimisión al frente de TG7, una salida que se une a la destitución de la directora, Cristina García, y que abre paso a una renovación al frente del medio público. Pero esos cambios no son suficientes para la oposición, que exige una auditoría de la gestión y un cambio de rumbo hacia una televisión plural.
Tras la renuncia de Juan Antonio Fuentes, el concejal Francisco Ledesma le sustituirá como responsable de la televisión.
Miguel Rodríguez
Tras la renuncia de Juan Antonio Fuentes, el concejal Francisco Ledesma le sustituirá como responsable de la televisión.

Fuentes lo anunció en una rueda de prensa en la que comparecía como concejal de Organización, Servicios General y Personal junto al edil de Servicios Sociales Fernando Egea. Al término de la rueda de prensa, el mismo Fuentes tomó la palabra para anunciar que había pedido al alcalde de Granada, José Torres Hurtado, que le relevara del cargo de consejero delegado de TG7, lo que el regidor, esta vez, había aceptado, señalando con ese matiz que ya lo había intentado anteriormente.

Su dimisión aceptada se produce tras días en los que la presión de la oposición ha ido aumentando, incluida la de Ciudadanos, que sustenta al gobierno local. Abiertamente, como ya hizo Luis Salvador el mes pasado en pleno pidiendo la destitución de la directora de la televisión, esta vez se había referido a su responsable político.

Y al justiciar su dimisión, Fuentes dijo que su persona no concitaba el consenso necesario para afrontar la nueva etapa en el ente público de comunicación.

En “aras del consenso”, fue la expresión que empleó el concejal, quien reconoció que su marcha permitirá que la televisión abra una nueva etapa con “normalidad”.

En su reflexión ante los medios, el concejal dijo que las cosas habían cambiado tras las elecciones y que se debían al "mensaje" que les habían trasladado los granadinos, de buscar "el mayor consenso posible" en los asuntos de la ciudad. "En mi persona no existe ese consenso" con los grupos políticos, admitió para justificar su decisión. "No quiero ser un impedimento. Porque, como destacó, "lo que debe primar es el servicio público de la televisión, no los intereses personales de nadie".

No quiso Fuentes desvelar a quién correspondería la dirección política de la televisión -que poco después concretaría el portavoz del gobierno- y tampoco si hay ya candidatos para ocupar la dirección. Sobre la posibilidad de que sea Jaime Valenzuela, coordinador de las áreas municipales que dirige Fuentes, se limitó a señalar que esa decisión ya no le corresponde y que Valenzuela ya ha estado de hecho al frente de la televisión porque coordinaba también ese servicio.

Ledesma, nuevo responsable. El portavoz del gobierno municipal, Juan García Montero, señaló en una comparecencia posterior que tras la dimisión de Fuentes, TG7 dependerá políticamente de Francisco Ledesma, responsable del área de Economía, Hacienda y Smart City, quien será, a partir de ahora, consejero delegado del ente público de comunicación. El decreto con la renuncia de Fuentes y la encomienda de esas responsabilidades a Ledesma lo ha firmado el alcalde este mismo viernes. Como portavoz del gobierno, García Montero ha agradecido a Fuentes el trabajo desarrollado, valorando su "sensibilidad" al entender que "no era la persona de consenso" que necesita ahora la gestión de la televisión municipal, y ha deseado "el mayor de los éxitos" a Ledesma, que toma ahora las riendas del servicio. A él le corresponderá dar los pasos para designar a la persona que asuma la dirección de TG7. 

Preguntado por los periodistas por si consideraba que las cosas se podrían haber hecho de otra manera en la televisión municipal, Fuentes respondió con un "seguro que sí". Nadie es "infalible", abundó en su respuesta señalando que asumía los aciertos y errores de estos años. Unos errores de gestión, "no de bulto", como los que se pueden cometer en cualquier otro área municipal. Si hoy le volvieran a dar esa responsabilidad, "haría lo mismo", dijo para defender la labor que ha desempeñado.

En este tiempo, cree el concejal que se ha ganado en "calidad" y en “medios”, tras una primera etapa en la que Juan García Montero se centró en poner en marcha la televisión. Fuentes tuvo palabras también para los trabajadores, desde el que echa cables hasta la dirección, agradeciéndoles su dedicación. Todos han hecho siempre el trabajo "de la mejor manera posible".

Respondiendo también a las preguntas de los informadores, trató de desvincular su renuncia de la presión de Ciudadanos. En política, ha asegurado, "te das cuenta cuándo llega a su fin una etapa y la tarea que se me encomendó".

Presión de la oposición

Pero después de la dimisión de la directora, Fuentes tenía las horas contadas por la presión de toda la oposición, especialmente, la de Ciudadanos, que sostiene al gobierno municipal, y cuyo portavoz, Luis Salvador, reclamó ayer por primera vez su destitución.

La marcha de Fuentes, como responsable político, y la de la directora, abre una oportunidad única para crear una televisión plural, como así publicaba El Independiente de Granada.

Porque la oposición no se conforma con esas salidas y exige auditar la gestión desarrollada y medidas que garanticen transparencia en el servicio y pluralidad informativa, además de la readmisión de los trabajadores despedidos. Medidas en definitiva para recuperar la credibilidad de un medio en lo que respecta a su gestión, para que no salpique al día a día de los profesionales de la información. 

Readmitir a los trabajadores, exige el PSOE

La situación vivida en la televisión municipal, con denuncias de persecución a trabajadores y pagos con dinero público a personas que "ni pisaban la televisión" hacen necesarias explicaciones "claras" por parte del gobierno local, que trata de "escurrir el bulto" zanjando esta polémica cambiando a los responsables del servicio. Así se ha expresado el portavoz del grupo socialista, Francisco Cuenca, que ha considerado "inadmisible" y una "auténtica vergüenza" esa actitud. "No vamos a permitir que se solvente con un cambio", ha afirmado para añadir que solicitarán la comparecencia de Torres Hurtado para que explique en qué y de qué manera se está gastando dinero público en la televisión municipal y para que aclare quiénes son las personas "que cambian de un sitio a otro en función de los intereses del PP", en alusión a la directora sustituida y a los supuestos pagos a profesionales que, sin embargo, no tienen trabajo conocido en el medio, como se ha venido denunciando. Cuenca se ha referido a los trabajadores despedidos tras la convocatoria de elecciones sindicales -finalmente celebradas esta semana- y las denuncias de vejaciones y manipulación informativa, exigiendo su readmisión.
Ciudadanos ve en el cambio, un primer paso para la nueva etapa. Satisfecho se mostró ayer Luis Salvador con los cambios en los responsables de TG7, que había reclamado al sucederse los escándalos. Sin ellos no sería posible, asegura, "reconstruir la credibilidad perdida". Ahora considera necesario activar la comisión de control y seguimiento de la televisión para abrir una nueva etapa. Los hechos que se han denunciado, como las contrataciones 'fantasma', "avergüenzan" a Ciudadanos. El edil que ha sido responsable y el PP "tendrán que aclararlo", advierte Salvador, que no cree que haya que ir con prisas para cambiar ahora el modelo, recurriendo a un refrán para expresarlo gráficamente: "Vísteme despacio, que tengo prisa". Entiende que el nuevo concejal al frente del servicio tendrá que trabajar para "recuperar el clima de entendimiento" y por una gestión "más transparente". Después, abordar el nombre de la persona que asuma la dirección informativa, que debe reunir "consenso", gozar de "credibilidad" y de conocimientos profesionales y experiencia como para estar al frente de una televisión de envergadura como TG7. Porque esa fue una de las "carencias" de la anterior dirección. 

Cambio de prácticas y auditoría pide Vamos Granada. La formación recordó que el objetivo es el cambio en las prácticas, hacia la transparencia y la eficacia. En este sentido, aseguró que no les hacía "albergar esperanzas" su sustitución por el concejal de Economía y Hacienda, Francisco Ledesma, que ha hecho gala de "opacidad" e "ineficacia", al posponer "sin explicaciones ni soluciones" el pago de una deuda, "que sigue aumentando". Por ello, Vamos Granada seguirá exigiendo el cambio hacia una gestión "transparente, profesional e independiente", sumándose a los colectivos de los profesionales de la comunicación, en su defensa de las condiciones básicas para desarrollar su trabajo cumpliendo con el derecho a la "información veraz". Vamos Granada insistió en la necesidad de una auditoría para que se esclarezcan las contrataciones, las cuentas y la gestión de recursos humanos en TG7, para que "de verdad se pueda afrontar una nueva etapa para la televisión municipal".

Un "lavado de caras" no es suficiente para IU

El cambio del responsable político de la televisión municipal es, a juicio del concejal de IU, Francisco Puentedura, un mero "lavado de caras". En su opinión, lo necesario es "despolitizar" la televisión, con una dirección designada a través de un concurso público entre profesionales y con una bolsa de empleo "transparente" para evitar "contrataciones a dedo". Así se ha pronunciado tras hacerse pública la renuncia de Juan Antonio Fuentes como concejal responsable de la televisión, insistiendo en que son necesarios cambios más profundos que garanticen una gestión transparente, profesional y despolitizada que den a este servicio público garantías de "igualdad, pluralidad, veracidad y objetividad informativa".  Todo ello para que la televisión municipal deje de ser un medio "manipulado por el control político del alcalde y su equipo de gobierno" y se convierta en un servicio municipal que responda a "las necesidades informativas" de la ciudadanía y no a "los intereses políticos del alcalde". Puentedura ha considerado "urgente" convocar el consejo de control y seguimiento de la televisión para abordar la situación y las medidas necesarias para garantizar esa gestión transparente. Es "mucho" lo que hay que cambiar, más allá del "lavado de caras" del cambio de responsable político, ha reiterado el concejal de IU para reclamar un medio público al servicio de los granadinos y no "al servicio del PP y sus amiguetes".

Ex trabajadores esperan que el nuevo edil atienda sus demandas

La Plataforma de Afectados de TG7 ha mostrado su satisfacción por la salida de Fuentes y de Garcia, aunque ha considerado que "no es suficiente". La Plataforma cree que Fuentes debe renunciar a su acta como edil porque está "moralmente inhabilitado" para desempeñar esa tarea.

La "gravedad" de los acontecimientos y de "todo los escándalos" que han rodeado su gestión requieren una acción "más contundente", en opinión del colectivo, que se movilizó tras los despidos de los trabajadores de la televisión municipal.

Cristina García debe dar las "pertinentes explicaciones" y responder de todas las "irregularidades" que se le atribuyen, ha señalado a través de un comunicado la plataforma, que cree que Juan Antonio Fuentes ha quedado "moralmente inhabilitado" para ejercer cualquier responsabilidad política y le pide por ello que renuncie a su acta de concejal. 

La Plataforma de Afectados de TG7 ha expresado su confianza en que la nueva dirección concite "el consenso necesario" para llevar adelante los cambios "necesarios e inaplazables" que necesita la televisión municipal. Han anunciado que solicitarán un encuentro con el nuevo concejal responsable (Francisco Ledesma, edil de Economía, Hacienda y Smart City) para que atienda sus demandas.