Disfruta del Mundial en Sierra Nevada
La Junta frena la creación de la segunda sede comprometida, tras demorar la apertura de la primera

Salud elige Málaga para la unidad de trastornos de la conducta alimentaria por la que Granada lucha y frena la segunda comprometida

Ciudadanía - Redacción El Independiente de Granada - Sábado, 16 de Noviembre de 2019
Otro revés para Granada: la Junta decide crear en Málaga la primera unidad especializada para tratar los Trastornos de la Conducta Alimentaria, por la que tanto han luchado en esta provincia familiares y afectados, que han abanderado en Andalucía la lucha por su implantación, y paraliza la creación de la segunda, a la que se comprometió el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre.

Desde Granada, Patricia Cervera, madre de una joven veinteañera de 21 años, que desde los 13 años se enfrenta a la anorexia, lideró la lucha para que la Consejería de Salud y Familias creara unidades especializadas de Trastornos de la Conducta Alimentaria, en una petición a la que ya acompañan más de 348.000 firmas.

En mayo entregó en San Telmo las primeras 315.000 firmas y logró reunirse con la viceconsejera de Salud, Catalina García, quien le dio serias esperanzas.

Patricia Cervera, cuando en mayo pasado entregó en San Telmo 3150.000 firmas para pedir las unidades especializadas. E.P.

Todo apuntaba que Granada sería la sede de la primera unidad. Hasta se estudió su creación, en un primer momento en el antiguo Clínico, dependiente del Hospital Virgen de las Nieves, y, posteriormente, en el Hospital del PTS, ante la carencia en este centro de unidades de referencia

Su movilización, agrupada en la Asociación Trastornos de la Conducta Alimentaria de Andalucía (TCA Andalucía), que creó, llevó al consejero Jesús Aguirre a anunciar la creación de dos unidades especializadas; una en Andalucía Oriental, y la otra en Andalucía occidental, sin precisar las sedes, para su puesta en marcha en septiembre.

Todo apuntaba que Granada sería la sede de la primera unidad. Hasta se estudió su creación, en un primer momento en el antiguo Clínico, dependiente del Hospital Virgen de las Nieves, y, posteriormente, en el Hospital del PTS, ante la carencia en este centro de unidades de referencia.

Pero, sorpresivamente, el consejero anunció que sería Málaga la que albergaría la primera unidad, en concreto en un edificio cedido por la Diputación de Málaga en el Hospital Civil, "un entorno idóneo para realizar esta asistencia, con espacio al aire libre", dijo Aguirre en una intervención en el pleno del Parlamento andaluz, a finales de septiembre. Y emplazó su puesta en marcha en octubre.

Entonces, adelantó la incorporación de una psiquiatra y una psicóloga, que estaban trabajando en el plan funcional para crear el equipo humano necesario", que tras su puesta en funcionamiento "se elaborará el censo para conocer el número real de afectados", que se hará "aplicando las medidas oportunas y legales para respetar el derecho a la intimidad de los pacientes".

Luego, continuó, "iniciaremos el proceso para la dotación de la segunda unidad en Andalucía", garantizando la puesta en funcionamiento de ambas y "los resultados en salud que estos pacientes necesitan".

Jesús Aguirre, en una intervención en el pleno del Parlamento. E.P.

Pero la realidad es otra bien distinta. En la Consejería de Salud, según fuentes consultadas por El Independiente de Granada, mantienen silencio sobre la creación de la segunda unidad y sobre la primera, la de Málaga, ya acumula un mes de retraso

Pero la realidad es otra bien distinta. En la Consejería de Salud, según fuentes consultadas por El Independiente de Granada, mantienen silencio sobre la creación de la segunda unidad y sobre la primera, la de Málaga, ya acumula un mes de retraso.

Frustración por la no elección de Granada y el retraso

Patricia Cervera se siente ahora frustrada, no solo por haber sido elegida Málaga para poner en funcionamiento la primera de las dos unidades prometidas, sino por el retraso en comenzar a prestar servicio.

Para los y las pacientes que esperan es “una urgencia y una necesidad”, como ha vuelto a exponer en la plataforma change.org, a la que recurrió para lanzar un SOS en su día y donde ha vuelto a abrir una campaña porque las dos unidades prometidas no llegan.

 “Primero fue septiembre, no cumplieron. Después dijeron que para octubre, y tampoco. Hoy hemos llegado a la mitad de noviembre, y seguimos esperando…”, expone.

Agradece la “escucha y disposición” del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, pero le afea que prometa “cada mes que cumplirá su promesa al siguiente”.

“El tiempo corre para los pacientes y ya se han saltado no uno sino dos plazos. Cumpla de verdad, por favor”, argumenta.

La necesidad de abrir estas unidades, como bien indica en esta plataforma Patricia Cervera, la corroboran a El Independiente de Granada familiares de otros jóvenes que se enfrentan a situaciones que no solo ponen en grave riesgo su salud, sino que generan un angustioso sufrimiento en su entorno.

No hay opciones en el sistema sanitario público para que estos pacientes puedan ser hospitalizados, lo que en muchos casos es indispensable para dar algún paso adelante en su tratamiento, que puede prolongarse durante años sin avances. Ni siquiera existe lo que podría considerarse un hospital de día, que al menos contase con comedor, básico para la terapia.

Mientras tanto, chicas y chicos jóvenes transitan por una amarga enfermedad que deja secuelas, no solo las psicológicas, también para su cuerpo, que se debilita y sufre otros efectos por la malnutrición. Anemia, arritmias, problemas óseos o desaparición de la menstruación -en el caso de las mujeres- son algunos de los problemas que llevan aparejados estos trastornos de la conducta alimentaria

La experiencia de la hija de Patricia Cervera lo corrobora. Ha estado ingresada en Castilla La Mancha, que sí cuenta con estas unidades, en concreto, dos. La sanidad pública no da ahora esa opción de atención especializada en Andalucía, que de aplicar el ratio de la otra comunidad por número de habitantes, debería disponer de 8.

Mientras tanto, chicas y chicos jóvenes transitan por una amarga enfermedad que deja secuelas, no solo las psicológicas, también para su cuerpo, que se debilita y sufre otros efectos por la malnutrición. Anemia, arritmias, problemas óseos o desaparición de la menstruación -en el caso de las mujeres- son algunos de los problemas que llevan aparejados estos trastornos de la conducta alimentaria.

"Paciencia", reitera el consejero Aguirre cuando es interpelado por las movilizaciones que se extienden por toda Andalucía por la gestión sanitaria.