Loading
Indenews
Una visión ácida y humorística de la realidad con noticias ficticias, por José Miguel Muñoz

Un dominguero, harto de no encontrar sitio en la playa, compra 300 sombrillas y ocupa todo San Cristóbal

Indenews - José Miguel Muñoz - Sábado, 8 de Agosto de 2015
Los que reservan hueco a las 8 y no vuelven hasta el mediodía reaccionan y crean una asociación para “defender nuestros derechos”.
Playa de San Cristóbal, en Almuñécar, a tope de veraneantes.
J. M. D. H.
Playa de San Cristóbal, en Almuñécar, a tope de veraneantes.

“Estoy harto de llegar el domingo a la playa con la familia tras recorrer 150 kilómetros y encontrar todo pillado con sombrillas y toallas, pero sin gente que las ocupe”, dice muy cabreado Paco Sánchez, vecino de Guadahortuna. “Pero se van a enterar”, desafía.

Sánchez ha decidido cortar por lo sano y, en una ataque de locura, ha sacado los ahorros de la campaña del olivar y los ha gastado en comprar 300 sombrillas. Las ha cargado en el remolque que utiliza para las olivas y a las 3 de la mañana salió rumbo a Almuñécar, en concreto a la playa de San Cristóbal, “donde veranea lo más rancio de Graná”, define.

Con la ayuda de familiares, a las 5.30 de la mañana empezaron a clavar sombrillas, una cada tres metros, para cubrir todo el kilómetro de litoral que tiene San Cristóbal. A las 6.30, antes de que amaneciera, ya tenía ocupada toda la playa.

Antes de las 8 empezaron a llegar los primeros reservistas profesionales, que no daban crédito. “Llevo 30 años reservando hueco en esta playa, siempre en el mismo sitio, y no hay derecho a esto, voy a quejarme al Ayuntamiento, que tengo mano con Benavides”, se quejaba Fernando García, uno de los típicos veraneantes que suele dejar la sombrilla a primera hora y no aparece por la playa hasta la una, y como solo va del apartamento a la playa y viceversa, se cree que sigue el mismo alcalde que hace 20 años.

El dominguero Paco Sánchez, por su parte, se ha traído a toda la famlia del pueblo -cuñados, primos, sobrinos, más de 30 en total- y los ha distribuido estratégicamente por toda la playa, uno cada 10 sombrillas, para vigilar su pequeño imperio y evitar que los veraneantes usurpen el espacio.

A media mañana los habituales que reservan sitio se reunieron y han decidido constituirse en asociación. “Vamos a defender nuestros derechos, que para eso llevamos tantos años pegándonos esos madrugones diarios, para que venga ahora un dominguero y ocupe nuestra playa”, dice un portavoz.

Esto es una noticia ficticia de Indenews, la sección de sátira y humor de El Independiente de Granada