Ven al Parque de las Ciencias

Publicados los estatutos del Centro Lorca que relegan a Laura García Lorca

Cultura - IndeGranada - Martes, 7 de Julio de 2015
Los nuevos estatutos que regirán el funcionamiento y la dirección del futuro Centro Lorca de Granada han sido publicados este martes en el Boletín Oficial del Estado. Como adelantó El Independiente de Granada, las instituciones reflejan su pérdida de confianza en la Fundación que preside la sobrina del poeta, restándole protagonismo a Laura García Lorca, relegada de las tareas de dirección y gestión.
Las instituciones han decidido dar prioridad a la apertura.
IndeGranada
Las instituciones han decidido dar prioridad a la apertura.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado este martes los nuevos estatutos del Centro Federico García Lorca en los que, como adelantó El Independiente de Granada, las instituciones relegan a la sobrina del poeta. La decisión, adoptada en en seno del Consejo Rector del Consorcio que gestiona el Centro no gustó a Laura García Lorca, molesta con la pérdida de protagonismo. 

El nuevo papel de Laura García Lorca coincide con la difícil situación de la Fundación que preside, que ha sido determinante para la decisión institucional. La Fundación tiene pendiente de justificar cantidades millonarias por las obras del Centro Lorca, cuya gestión le fue encomendada. La gravedad de la situación contable es tal que ha llegado a los juzgados. La propia García Lorca presentó una denuncia contra el que fuera secretario de la Fundación, cesado en la última reunión de la entidad. 

En ese encuentro de la Fundación, celebrado en Madrid para abordar la situación económica, el malestar por los estatutos volvió a ser abordado y se reiteró el malestar por la decisión de las instituciones de relegar a su presidenta. 

Despojada de responsabilidades de gobierno, su papel queda limitado al Instituto de Estudios Lorquianos, que se centrará en la investigación de la obra y su difusión y en la programación de actividades culturales y pedagógicas. Será la Fundación la que proponga a su coordinador, que tendrá voz pero no voto en las reuniones del Consejo Rector del Centro. Este nuevo papel contrasta con el que se le asignó en los inicios del proyecto, cuando no solo se le encomendó la gestión de la obra, sino la del propio Centro, a cuyo director le correspondía designar. En los nuevos estatutos, que fueron aprobados con el voto en contra de la Fundación, se establece que el director-gerente será elegido mediante un procedimiento que garantice la igualdad, el mérito y la capacidad.

Los nuevos estatutos del Centro Federico García Lorca, a los que tuvo acceso El Independiente de Granada, relegan a la Fundación que preside la sobrina del poeta, Laura, que no tendrá capacidad de gestión económica ni administrativa, y tampoco potestad para nombrar a su director. El papel de la Fundación se limitará al Instituto de Estudios Lorquianos, el área centrada en la investigación de la obra y su difusión, así como en la organización de actividades culturales y pedagógicas. 

Los estatutos fueron aprobados en una reunión del Consorcio celebrada a principios de año con el voto en contra de Laura García Lorca, molesta con el papel secundario que le otorgan, muy distinto al que tuvo al arrancar el proyecto.

En el convenio de colaboración entre las admistraciones firmado el 5 de junio de 2007 [previamente hubo otros protocolos en 2004 y 2005], se le encomendó la gestión del Centro a la Fundación y los estatutos le reservaban, incluso, el nombramiento de la dirección. En ambos documentos las alusiones al papel de la Fundación eran frecuentes. En los nuevos estatutos quedan circunscritos al Instituto de Estudios Lorquianos.

Aquel convenio de 2007 fue rubricado por el entonces presidente de la Junta, Manuel Chaves; la que era ministra de Cultura, Carmen Calvo; el alcalde, José Torres Hurtado; el entonces presidente de la Diputación, Antonio Martínez Caler; y las representantes de la Residencia de Estudiantes y la propia Fundación Lorca. 

Nuevo papel

Según los nuevos estatutos a los que tuvo acceso El Independiente de Granada, la Fundación queda fuera del Consejo Rector, que es el máximo órgano de gobierno, y también de la Comisión Ejecutiva. La presidencia de ambos se alternará, con carácter rotatorio, entre la persona que dirija la Consejería de Cultura y la Alcaldía de Granada, por periodos de dos años. 

Las vocalías serán ocupadas por los representantes de las administraciones implicadas en el proyecto, que son las que toman el mando económico y administrativo del Centro. Dos vocales le corresponden al Ministerio de Cultura; dos a la Junta de Andalucía; otros dos al Ayuntamiento de Granada; y uno a la Diputación Provincial.

Los estatutos otorgan a la presidencia del Consejo Rector la potestad de "invitar" a las reuniones a personas físicas o jurídicas que colaboren con el Consorcio, y también a expertos. En estos casos, con voz y sin voto. De la misma manera que participará el coordinador del Instituto de Estudios Lorquianos nombrado a propuesta de la Fundación. Asistirá "con voz pero sin voto" a las reuniones del Consejo Rector y de la Comisión Ejecutiva, como especifican los estatutos en su capítulo primero, dedicado a la organización del Centro Lorca. Los artículos 17 y 21, lo detallan.

El director, con publicidad, mérito y capacidad

Tampoco tendrá voto en los órganos de gobierno el director-gerente del Centro Lorca. Su elección se hará "con respeto a los principios legales de publicidad, mérito y capacidad" (artículo 24.1). Las condiciones y retribuciones de su contrato, "de alta dirección", las determinará el Consejo Rector. Asumirá la representacón ordinaria del Consorcio y dirigirá la gestión y administración "de acuerdo con las directrices establecidas en cada momento por el Consejo Rector y la Comisión Ejecutiva" (artículo 24.3). 

De esta manera, se descarta que ese puesto esté ligado a la persona que ocupe la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento. En este momento y con carácter provisional, es precisamente su titular, Juan García Montero, quien está ejerciendo las labores de gerencia del Centro Lorca.