Recicla la ropa que ya no usas.

Marina Heredia, protagonista del espectáculo sobre Lorca en el Generalife

Cultura - Europa Press/IndeGranada - Miércoles, 24 de Abril de 2019
El programa, del 18 al 31 de agosto y titulado 'Lorca y la pasión. Un mar de sueños', reflexiona sobre el amor a través de los personajes femeninos en la obra del poeta.
Presentación del programa lorquiano.
junta de andalucía
Presentación del programa lorquiano.

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, ha presentado este miércoles en Granada el programa 'Lorca y Granada en los Jardines del Generalife' que, en su XVIII edición, estrena el espectáculo 'Lorca y la pasión. Un mar de sueños', en el que la granadina Marina Heredia pondrá en escena una reflexión sobre el amor femenino en la obra del poeta Federico García Lorca.

Este espectáculo, que cuenta con la coreografía de Eva Yerbabuena, será el protagonista durante mes y medio --del 18 de julio hasta el 31 de agosto-- de esta cita cultural en torno al Generalife y que cada verano reúne a miles de espectadores.

Concretamente, esta cita cultural y artística ha atraído, desde su creación en 2002, a más de 600.000 espectadores, lo que la consejera ha vinculado con el nivel artístico de los espectáculos que, verano tras verano, han formado parte de este programa.

Este año se llevará a escena 'Lorca y la pasión. Un mar de sueños', bajo la dirección de Marina Heredia, que constituye "una reivindicación del amor a través de los personajes femeninos de la obra lorquiana".

Así, la propuesta de Marina Heredia para esta edición de 'Lorca y Granada en los Jardines del Generalife' consta de cuatro cuadros diferentes, pero perfectamente hilvanados, con el amor femenino como protagonista y en los que, se pasa de 'El Público' a 'La Casa de Bernarda Alba', continúa por 'Así que pasen cinco años' y termina en 'Mariana Pineda'.

Se trata de una lectura trasversal del universo lorquiano a través de una representación multimedia en la que el cante y el baile se dan la mano con las imágenes filmadas, con una escenografía en la que hay pantallas y que aprovecha todas las posibilidades del Teatro del Generalife, incluyendo la platea y los árboles, a través de una iluminación integradora que dará protagonismo a todos los elementos que lo conforman.