Un verano en el Parque de las Ciencias.
Artículo por Saúl Meral

Elvira, la Pompeya de Al-Andalus

Cultura - Saúl Meral - Lunes, 31 de Diciembre de 2018
El arquitecto Saúl Meral, investigador de los restos arqueológicos de la ciudad de Medina Elvira, en Atarfe, muestra en este artículo la importancia de la campaña científica que se está realizando y lamenta la falta de fondos para profundizar y divulgar una parte tan importante de nuestro pasado.
Reconstrucción de la ciudad de Medina Elvira en su entorno.
Saúl Meral
Reconstrucción de la ciudad de Medina Elvira en su entorno.
"La madina de Garnata fue fundada en la época en que los grandes señores de al-Andalus se declararon independientes. La capital era Ilbira, cuyos habitantes emigraron a Garnata. Habus al-Sinhayi […], se hizo construir una madina fortificándola, rodeándola de murallas". 

Al-Idrisi, geógrafo del siglo XII

Actualmente se esta llevando a cabo una campaña arqueológica en Atarfe sobre restos de la ciudad de Medina Elvira. Una campaña bastante interesante desde el punto de vista científico. Hace algunas semanas se han mostrado al público en el auditorio de esta localidad las conclusiones preliminares de la misma. Tenemos un gran tesoro enterrado. Sabemos dónde está, pero nadie se atreve a “pulirlo” de verdad y darle la importancia que se merece. 

La palabra “Ciudad”, se puede estudiar desde diversos campos de investigación. Evidentemente según mi formación, haré referencia a ella desde el punto de vista urbano, con matices históricos. 

Tenemos un gran tesoro enterrado. Sabemos dónde está, pero nadie se atreve a 'pulirlo' de verdad y darle la importancia que se merece

La ciudad de Elvira, cuyo máximo desarrollo y esplendor se produce entre los siglos VIII y XI podría decirse que es una de las primeras ciudades islámicas en la Península y Europa. Los granadinos contamos con algo curiosísimo: en un radio de diez kilómetros de distancia tenemos una de las primeras y la última ciudad árabe de nuestro país. Ilbira es un yacimiento sumamente importante a nivel europeo, nos muestra entre otras cosas cómo pudo ser la convivencia de “distintas culturas” en una misma gran ciudad, ya que se organizaban por barrios según antiguo origen (cristiano, familias árabes, etc.)… Todo ello bajo dominio de la alcazaba (área de poder) y en relación con la mezquita y área artesanal. Partes de estos elementos mencionados están localizados, pero vueltos a enterrar para no ser objeto de expolio o destrucción, como recientemente se tuvo que hacer con parte de la muralla que estaba a la luz en el cerro del Sombrerete. 

Espectacular recreación de Medina Elvira, una Ciudad en mayúsculas. s.m.

Evidentemente, la ciudad tiene unos antecedentes históricos documentados, ya que se han encontrado en estos parajes restos tanto paleolíticos, neolíticos y argáricos como ibéricos y romanos de cierta entidad. Se cree con firmeza que ella es la evolución de diversos asentamientos agrícolas tardo antiguos hasta llegar a su mayor esplendor antes de ser abandonada literalmente por su difícil defensa militar. 

Pero, volviendo atrás, ciudad como tal, urbanísticamente hablando y a día de hoy, Ilbira es una gran ciudad islámica, que se encuentra totalmente enterrada y gran parte en un posible buen estado, ya que se abandonó en una fecha concreta para la fundación por los ziríes de la ciudad de Granada. 

Recreación de la vida en el interior de la ciudad de Medina Elvira. s.m.

Decir “Ciudad” conlleva mucho. Por ejemplo, no existe, como todo el mundo sabe, ciudad en el mundo musulmán sin mezquita, zona artesanal y área de poder. Aquí esta datada y localizada desde hace siglos. 

Tampoco es lo mismo una alquería que una ciudad. Las alquerías son pequeñas comunidades rurales. O sea, lo que podría hoy llamarse pueblo en cierta manera, o villa rural o vicus si nos adentramos en época romana. 

En el mundo romano ocurre igual, urbanísticamente para que se constituya ciudad debe existir foro, al Igual que templo y teatro y otros elementos… Si no consta con un mínimo de ellos, no podemos denominar ciudad a cualquier resto humano.

Villas romanas que no hacen una ciudad

Entiendo que, de manera urbana y personalmente, Granada a día de hoy no proviene de “Ciudad Romana”, de “Ciudad”, propiamente hablando, aunque los restos romanos en todo el perímetro granadino son evidentes, como se viene demostrando continuamente (últimamente tan de moda), la aparición de villas diseminadas por nuestro territorio (algo muy muy normal), a día de hoy no dejan de ser eso, villas. Casas agrícolas más menos ricas, con sus elementos propios, que, por razones culturales, sí, son mas “monumentales” que una vivienda musulmana, pero no más importante desde el punto de vista histórico o científico que una ciudad. No debemos dar mas importancia a unos restos arqueológicos sobre otros simplemente porque sean más “bellos a la vista humana”. 

Reconstrucción artística de cómo sería una de las calles de Medina Elvira. s.m.

Sería bastante interesante que encontráramos en Granada templo o teatro romano por ejemplo… Cambiaría cierta parte de la historia urbana de nuestra ciudad, pero a día de hoy, no existen argumentos propios a mi entender y al de muchos para hablar de una ciudad como tal, aunque algunos lo defiendan a capa y espada. 

Por desgracia, no hay mucha financiación española para el gran Parque Arqueológico que podríamos tener tan cerca. Bueno…, decir parque quedaría chico por la entidad de esta Ciudad

Con todo esto, vengo a evidenciar la entidad que puede tener para nuestro país, Europa, Granada y Atarfe el complejo arqueológico de Elvira. Localización en la que en los últimos años y en distintas campañas se encuentra excavando el grupo polaco perteneciente al Instituto de Arqueología de la Academia de las Ciencias Polacas, entidad que financia la investigación actual. Por desgracia, no hay mucha financiación española para el gran Parque Arqueológico que podríamos tener tan cerca. Bueno…, decir parque quedaría chico por la entidad de esta Ciudad. 

La pena es que, posterior a esta reciente campaña, todo aquello descubierto como las anteriores prospecciones, casi con seguridad se volverá a enterrar. Como viene ocurriendo desde hace años, entiendo que hoy en día, económicamente hablando, resulta complejo mantenerlo a cielo abierto sin custodia y sin que nadie apueste fuertemente por ello. 

Espero que algún día, esta Ciudad, a la que muchos eruditos denominan “la Pompeya de Al-Ándalus” empiece a ser sacada a la luz y mantenida al público como objeto didáctico, científico y turístico de Atarfe y Granada

Espero que algún día, esta Ciudad, a la que muchos eruditos denominan “la Pompeya de Al-Ándalus” empiece a ser sacada a la luz y mantenida al público como objeto didáctico, científico y turístico de Atarfe y Granada. Espero que, un día, alguna de estas prospecciones sirva como célula primigenia de crecimiento, para un futuro Parque Arqueológico de gran entidad, aunque como dice el maestro Malpica, “el estudio de esta ciudad nos sobrepasará a nosotros en el tiempo y a futuras generaciones”. 

Espero que algún día, la ciudad madre de Granada sea reconocida como debiera.