Disfruta de Sierra Nevada en verano
El festival anuncia sus fechas en 2019: 31 de mayo y 1 de junio

El Bull Music Festival certifica su éxito con 30.000 asistentes

Cultura - IndeGranada - Domingo, 20 de Mayo de 2018
Con 18.000 asistentes el sábado y 12.000 el viernes, la organización se da por satisfecha y mira ya al 2019 que será el 31 de mayo y 1 de junio.
Rosendo, en plena actuación.
reportaje gráfico: BULL MUSIC FESTIVAL
Rosendo, en plena actuación.
  • A pesar de la lluvia durante dos horas en su primer día, el festival granadino celebra su segunda edición con éxito

  • Destacan la convivencia entre entre estilos y un ambiente ejemplar de un público que afianza el festival en su segundo año. El tiempo dió un esperado respiro

  • Izal protagonizaron el momento más álgido del festival, Tequila rescataron del recuerdo sus grandes hits que bailaron todas las generaciones, Rosendo se despidió a lo grande con un poderoso directo, Kase.O, Macaco, Juanito Makandé y La Raíz consiguieron cuatro de los momentos más espectaculares, Sfdk, Natos y Waor y Ayax y Prok la veteranía frente a la juventud. La carpa electrónica fue el punto de encuentro final de los festivaleros

El BULL MUSIC FESTIVAL venció a la lluvia este fin de semana, cuando las previsiones de precipitaciones para ambos días eran del 90%. Un fin de semana completo de música, ambiente ejemplar, diversidad de estilos y abierto al disfrute en familia y amigos. 

El viernes 18 de mayo se retrasaban los conciertos justo dos horas en el Escenario Graná Brugal y media hora en el Escenario Bull. Un impás que dió tiempo a capear el temporal y dejar todo de nuevo listo para dar comienzo al festival mientras entraban los primeros festivaleros.

Teniendo que sacrificar las actuaciones de los granadinos Inés y los Inesperados y de CarlotaVarry Brava subían las escaleras para darlo todo a las 20.00h  luciendo la camiseta del Granada CF mientras que El Jose lo hacía hacia las 18.30h. Después, todo rodado. Pangloss dando tralla dieron paso a las canciones más alegres y garrapateras del gaditano El Canijo de Jerez que como siempre se metió al público en el bolsillo.Lagartija Nick regalaron ese poderoso directo al que nos tienen acostumbrados y mientras tanto la zona de comidas no paraba de despachar bocatas de lomo y queso. La hora de la cena ya picaba en el estómago.

Lagartija Nick.

El Mc Kase. O no quiso dejar atrás su “círculo” y lo demostró congregando al mayor número de público rapero en el Escenario Bull, eran las 22.45h. La Raíz volvió a demostrar que son uno de los grupos de fusión con más seguidores del momento yTequila lograron rememorar muchos recuerdos entre los asistentes más veteranos que no pararon de corear himnos como “Quiero besarte”, “Salta” o “Rock&roll en la plaza del pueblo”.

Fyahbwoy aguantó el ritmo de la medianoche con sus canciones a medio gas entre el reggae y el rap que levantaron al más osado mientras en el escenario paralelo NovedadesCarminha entonaban su pop eternamente universitario. El colofón de despedida de la primera jornada festivalera fue para uno de los duetos raperos más actuales, Natos y Waor y los rockeros Boikot que desbordaron toda su energía.

El Underground Tent, la carpa reservada para los sonidos electrónicos, no tuvo ningún retraso y fue a partir de Mónika Kruse cuando se comenzaba a llenar. El suizo Andrea Oliva subió la adrenalina con sus sets techno más bailables mientras que el pisteroMatthias Tanzmann lo hizo con sus sesiones más deep.

El sábado 19 el sol se hizo lucir desde primera hora de la mañana y con el arranque de los primeros conciertos, en el Bull con los locales Los Vecinos del Callejón, FaustoTaranto, Arco y Polock en el Graná Brugal. Después de la obligada parada para llenar el estómago llegaban las actuaciones de Antílopez  con su chiripop andaluz y la fiesta más bullanguera de Trashtucada contrastando con la sigilia pop de The New Raemon.

Izal.

A las 19h la fuerza de O´Funk´íllo arrasaba el recinto con su particular forma de poner las pilas a la gente, Izal cumplieron de golpe con todos sus fans regalando las canciones de su último disco y repasando algunos de sus grandes éxitos. Macaco se hizo fuerte entre los más ansiosos de disfrutar del buen baile dando paso a la actuación de una de las voces más actuales del mestizaje como es Juanito Makandé que echó un pulso a la veteranía rockera de uno de los músicos más queridos de nuestro país como es Rosendo, ofreciendo una de las últimas oportunidades de verlo en directo antes de su retirada. Y lo hizo en el Bul Music. Grises y El Columpio Asesino pusieron la nota más pop de la noche mientras que el hip hop también tuvo su espacio dentro del ecléctico programa del festival con la siempre perfecta dosis de adrenalina de los sevillanos SFDK y en controversia la juventud y alevosía de Ayax y Prok y Natos y Waor.

Al otro lado del recinto, hacia la medianoche sonaban los sets de Gonçalo y una de las sesiones techno más esperadas, la del rubio nórdico Joris Voorn, todo un privilegio para sus seguidores. La free partie de Popof y el techno Dj Murphy despidieron la segunda noche festivalera.

El festival deja en la ciudad una importante inversión con un presupuesto global de un millón ochocientos mil euros, más de 400 trabajadores, 20.000 m2 de recinto dotado con la infraestructura y seguridad exigidas para eventos de estas características.