Un verano en el Parque de las Ciencias.

Nace el 'susanchismo'

Blog - Loco por incordiar - Mario Ortega - Martes, 11 de Junio de 2019
Indegranada

Desde que Pedro Sánchez, aún presidente del gobierno en funciones, tras las elecciones generales del 28 de abril y las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, se fue a ver al presidente de Francia, Emmanuel Macron, en Ferraz aún se respiran las miasmas del susanismo. Justo antes de reunirse con Macron la tarde del 27 de mayo, la mañana del mismo día, el vencedor Pedro Sánchez se reunía sigilosamente con la expresidenta andaluza, la perdedora Susana Díaz. ¿Coincidencia?

El susanismo, una mutación degradada del felipismo, en un ambiente favorable, con el PSOE vencedor de las elecciones generales y Sánchez presionado por los poderes verdaderos, ha inoculado un gen regresivo en el sanchismo y así ha nacido el susanchismo. Desde el 27 de mayo en Ferraz se incuba el susanchismo. Es como el susanismo, sin folclore españolista y con pretenciosas aspiraciones de felipismo

Tranquilizada, y quien sabe si esperanzada Susana Díaz con cuatro palabritas finas del secretario general Pedro Sánchez, éste se fue a su ejecutiva y después a ver a Macron para tratar asuntos europeos. Todo el mismo día. Asuntos europeos de un lado, que tendrán que ver también con una alianza franco-española para que Alemania afloje en materia de recortes, y asuntos internos para que “los liberales” europeos aprieten a Rivera con el fin de que deje pasar a Sánchez como el PSOE dejó pasar a Rajoy. Así se consumaría, una vez más, aquello lampedusiano de que que todo cambie para que todo siga igual.

El susanismo, una mutación degradada del felipismo, en un ambiente favorable, con el PSOE vencedor de las elecciones generales y Sánchez presionado por los poderes verdaderos, ha inoculado un gen regresivo en el sanchismo y así ha nacido el susanchismo. Desde el 27 de mayo en Ferraz se incuba el susanchismo. Es como el susanismo, sin folclore españolista y con pretenciosas aspiraciones de felipismo.

Durante la primera semana de este mes de junio los síntomas susanchistas en Ferraz son muy evidentes. Hasta el mismo Pedro Sánchez pide explícitamente a Casado & Rivera, a PP y Ciudadanos, hasta antier para Sánchez parte del trifachito, que sendos o uno lo dejen pasar a la presidencia de la XIII legislatura con sus 123 diputados y diputadas, cinco menos que los del Rajoy de la XII legislatura al que el PSOE dejó pasar a la presidencia cantando el rap de “no dan los números”. Pide eso y afirma, como cuando también antier afirmaba que “somos la izquierda”, que “o gobierno del PSOE o gobierno del PSOE”.

Pero los números, no es que sean tozudos, es que son los que son. Como lo fueron cuando la época de fulgor del susanismo y se comprobó en la moción de censura que sacó a Rajoy de Moncloa hace ahora un año. Así que o Pedro Sánchez llega a presidente entregado a algunas de las derechas del trío de Colón, traicionando bien pronto, o peor, el “con Rivera no” que le coreaban las bases socialistas la noche del 28 de abril, o acuerda proyecto y gobierno con los más de tres millones setecientos mil “votos inútiles” de Unidas Podemos, según su propia calificación en campaña electoral, atendiendo al otro cántico que sus bases bailaron la misma noche del 28 de abril, “sí se puede”.

Si el susanchismo cuaja y se extiende, todo habrá cambiado y todo seguirá igual. La derecha española seguirá siendo ultramontana y acabará reunificada por acuerdos propios o por imposición de las urnas. El PSOE será dual como siempre, de izquierdas en campaña y de derechas a las órdenes del capital gobernando las políticas económicas

Si el susanchismo cuaja y se extiende, todo habrá cambiado y todo seguirá igual. La derecha española seguirá siendo ultramontana y acabará reunificada por acuerdos propios o por imposición de las urnas. El PSOE será dual como siempre, de izquierdas en campaña y de derechas a las órdenes del capital gobernando las políticas económicas, con sus dosis más o menos fuertes de green y violet washing.

Para que no cuaje, o para que si cuaja sea por el menor tiempo posible no caben las concesiones. La posición firme y cooperativa de Unidas Podemos es el antígeno del susanchismo. “Con Rivera no” era un con Unidas Podemos Sí, eso es lo que significan los coros alternativos de sus bases la noche del 28 de abril, la mezcla del no a Rivera con el “sí se puede”. Eso es lo que ha ratificado la encuesta del CIS como la opción mayoritaria preferida del electorado español, un 45% preferimos un gobierno de coalición.

Tenemos una oportunidad. Por primera vez en la historia de la democracia española a nivel de gobierno de España, se puede demostrar, como el título del famoso ensayo de Nuccio Ordine, la utilidad de lo inútil. Nunca como ahora 42 diputados y diputadas de Unidas Podemos, aupadas por el 49,9% de los votos que fueron al PSOE aguantando la pertinaz y severa llamada al voto útil por la amenaza de Vox, fueron tan útiles para gobernar en beneficio de las mayorías en España y por una Europa democrática alejada de las extremas derechas.

Si Sánchez se empeña en traicionar a su voto útil, a los lemas de sus bases y a la casi mitad del electorado español, y no encuentra apoyo en Rivera & Casado, negando el proyecto de gobierno y la coalición con Unidas Podemos, habrá elecciones y ya no podrá apelar al “somos la izquierda”, ni al voto útil ni al miedo a Vox

Si Sánchez se empeña en traicionar a su voto útil, a los lemas de sus bases y a la casi mitad del electorado español, y no encuentra apoyo en Rivera & Casado, negando el proyecto de gobierno y la coalición con Unidas Podemos, habrá elecciones y ya no podrá apelar al “somos la izquierda”, ni al voto útil ni al miedo a Vox que estará cogobernando y apoyando gobiernos del PP y Ciudadanos. Tampoco tendrá las mismas posibilidades de ganar en las provincias menos pobladas, como el 28A, porque la derecha volverá a reconcentrar el voto a la vista de los efectos de su dispersión.

Se está incubando el susanchismo, su éxito fatídico o su halagüeño fracaso depende de la eficacia del antígeno que se prepare. No se ha llegado hasta aquí para sucumbir otra vez al bipartidismo ni para que el gen del felipismo mute una vez más, ahora como susanchismo. Para eso el 15M, el 8M, los pensionistas o la Juventud por el Clima, por ejemplo, no han sembrado la esperanza.

Imagen de Mario Ortega

Mario Ortega, químico y doctor en ciencias ambientales, de Granada, acunado en el Abayzín, es, según parece, andaluz de nacimiento y de cultura. Le interesa el mundo, la política y todo asunto que demande ser pensado. Lleva años escribiendo opinión en corta, media y larga distancia, en realidad es una forma de dar aire al instinto de participación en los debates públicos, así foga la pulsión política. Es por eso que este blog se llama Loco por incordiar, no se tomen el incordio como molestia, es más bien ganas de llamar la atención con azúcar, sal, pimienta y otros aliños según el caso.