Loading

Granada en el estado de la comunidad. Estado: pendiente

Blog - Cuestión de Clase - Manuel Morales - Jueves, 20 de Octubre de 2016
Antonio Maíllo y Manuel Morales en la manifestación del domingo.
vía twitter @manuelmoralesiu
Antonio Maíllo y Manuel Morales en la manifestación del domingo.

Susana Díaz ha situado el debate sobre el estado de la comunidad en el momento que más le conviene: con toda Andalucía pendiente de lo que pasa en Madrid. Sabe que tiene poco de lo que presumir y si mucho que tapar.

Desde IU haremos todo lo posible por hablar de Andalucía desde Andalucía. Con rigor. Por eso, intentaremos (en vano, seguro) que esta presidenta se acuerde también de Andalucía Oriental, y nos conteste a algunas de las muchas cuestiones con las que Granada llega otra vez pendientes a este estado de la comunidad. Si hubiera un "estado de Granada en Andalucía" se podría resumir fácilmente. Estado: pendiente. Por eso le facilitamos las cosas a la presidenta con un decálogo:

1.      Sierra Nevada. Sería necesario que el gobierno andaluz reconociera el incumplimiento histórico de las expectativas del plan de desarrollo sostenible del parque, con grave deterioro para las economías de los municipios afectados. Sierra Nevada necesita un verdadero plan de desarrollo con compromiso presupuestario ya. Por otro lado, también sería bueno que se buscara salida a la situación de permanente conflictividad laboral en la empresa pública CETURSA.

2.      La atención sanitaria. Evidentemente, todo el conflicto con la mala gestión de la fusión hospitalaria. Pero también en los servicios de atención primaria por toda la provincia (Dehesas Viejas, Dúrcal, Pulianas, Baza...) con servicios de urgencias primarias que se cierran, pediatras inexistentes y esperas de una semana para ser atendido por el médico de familia.

3.      El tranvía de Granada, que acumula ya un año de retraso para su puesta en funcionamiento y que sólo protagoniza promesas imposibles de cumplir a la ciudadanía, como el que iba a estar en marcha esta Navidad. En eso PP y PSOE coinciden en Granada: en abandonar y mentir a los granadinos sobre las infraestructuras ferroviarias. IU dejó todo preparado para que el tranvía de Granada empezara a rodar en primera fase en octubre de 2015 y con el PSOE no está ni en pruebas en octubre de 2016.

4.      La Vega. Más compromisos incumplidos. En este caso, el de crear una figura de protección y potenciar la agricultura local y el consumo de proximidad. Han preparado un plan para la Vega de Granada que no compromete a nada y que deja la puerta abierta a la urbanización de millones de metros cuadrados de vega y a la construcción de nuevas carreteras troceando los espacios agrícolas. Eso sí: luego todos los políticos, corriendo a hacerse la foto con los niños en defensa de la Vega.

5.      El conflicto de hostelería. Trabajadores y trabajadoras precarias, en economía sumergida, sin derechos, sin convenio... El principal sector económico de Granada al borde del colapso por un conflicto con una patronal que se niega a negociar. Y el gobierno andaluz mirando para otro lado. ¿Es que no hay consejero de turismo o es que cree que su trabajo es sólo cortar cintas?

6.      El Centro Nevada. Catástrofe para el empleo, las PYMES y la movilidad de medio millón de andaluces. La responsabilidad política de la Junta de Andalucía es total por haber faltado a la obligación de velar por la legalidad urbanística y hasta por haber dejado que se le pasaran los plazos para imponerla. ¿Qué planes tiene el gobierno andaluz para auxiliar al tejido comercial de Granada ante esta amenaza? ¿Por qué carece de la voluntad política para impedir su apertura?

7.      BMN y la Banca Pública. El desmantelamiento por fases de la red de oficinas de la extinta CajaGranada, supone la exclusión financiera de miles de familias y PYMES. La ley de cajas, pactada por PP y PSOE para vender a la banca privada el sector de las cajas públicas nos ha traído hasta aquí. Ahora se evidencia la necesidad de la banca pública por la que tanto luchó IU y que le costó a Andalucía un adelanto electoral.

8.      Las canalizaciones de Rules. Cientos de agricultores y miles de empleos de la Costa Tropical siguen dependiendo de las canalizaciones de Rules, a la espera de un convenio entre la Junta de Andalucía y el Ministerio de Fomento para que se desarrollen ¿Tiene un huequito en sus viajes a Ferraz la presidenta para ocuparse de estos andaluces?

9.      El ciclo integral del agua. A estas alturas, el incumplimiento de lo comprometido con el Ciclo Integral del Agua no puede calificarse sino de estafa. Después de tantos años, las depuradoras ya están casi pagadas por el canon de los ciudadanos... sólo que no se han construido, pero la Junta bien que lo ha cobrado. y mientras tanto, los ayuntamientos siendo sancionados por no depurar sus aguas y los ríos (incluidos los que transcurren por parajes protegidos) llevando aguas residuales por sus cauces. ¿Algo que comentar al respecto?

10. Los barrios ignorados por toda Andalucía y por Granada. En la capital, pero también en Guadix, Loja, Motril, Baza. Barrios que se caen, abandonados por sus ayuntamientos, con más del 50% de paro, abandono escolar, problemas de convivencia, servicios culturales, de limpieza o de transporte de tercera. El abandono de estos barrios es puro incumplimiento de la declaración universal de derechos humanos. Aquí, en Europa. En la tierra que administra el gobierno andaluz.

Así que Granada llega en estado de mala esperanza. Con ríos contaminados, regadíos en secano, barrios ignorados, confusión sanitaria, la caja saqueada, la Sierra olvidada, el tranvía parado, la Vega amenazada, los trabajadores y trabajadoras de la hostelería abandonados a su suerte y miles de comerciantes amenazados de cierre por el monstruo del Nevada.

Y todo esto, sin entrar en todos los temas que ya conocemos los granadinos y granadinas de marginación y atraso en tema de infraestructuras. Son responsabilidad del gobierno de España (AVE, ferrocarril convencional, puerto, aeropuerto, etc.) y bien estará que el PSOE se sume a las resoluciones que se planteen en el Parlamento. Pero estaría mejor si por cada reclamación a Madrid, viniera de Sevilla el compromiso (medido en Euros, no en palabras) de resolver alguno de los asuntos que el gobierno andaluz tiene pendiente con Granada. Asuntos todos ellos, vitales para la clase trabajadora granadina. ¿A quién le importa? Cuestión de Clase.

 
Hijo de padres andaluces, crecí en Madrid y vivo en Granada desde los 19 años. Casado y padre dos hijas.
Me licencié en Física por la Universidad de Granada y realicé un master universitario en energias renovables. Trabajo como funcionario de la Agencia Estatal de Meteorología. Realicé en el Instituto para la Paz y los Conflictos, los cursos de preparación para un doctorado que nunca terminé, al interponerse la política en el camino.