Loading

Un frugal menú

Blog - Espectantes - Lucía Torres - Lunes, 20 de Julio de 2015
Cartel de BODArt, de Laví E Bel Cabaret.
IndeGranada
Cartel de BODArt, de Laví E Bel Cabaret.

BODArt, de Laví E Bel Cabaret

Ficha artística y técnica

17 de julio de 2015. Anfiteatro del Palacio de Congresos. Granada.

Escrita y dirigida por: Emilio Goyanes

Intérpretes: Larisa Ramos, Antonio Leiva, Piñaki Gómez, Pablo Carazo, Martina Goyanes y Alicia Goyanes.

Dirección técnica: Miguel Miñambres.

Diseño gráfico: Andrea Sabariego.

Organizadores/Colaboradores/Patrocinadores: Laví E Bel Teatro y Palacio de Congresos de Granada.

Lo que a continuación se dice va a sonar tan prototípico como la recurrente banda sonora del espectáculo o algunos de los clichés aplicados a los personajes, pero en las últimas propuestas de Laví E Bel ha acabado por imponerse el también manido argumento de crítica de rescatar el trabajo interpretativo. Aunque salvando las distancias con La barraca del zurdo o El escenario ambulante a Emilio Goyanes le sigue sacando el trabajo adelante la destreza y la versatilidad del elenco de actores.

En este simulacro de boda, pretendidamente disparatada, entre Ángel Cerrada y Amanda Alegre el espectáculo está tanto en el contenido de los platos y copas como en lo que acontece sobre el escenario. La tradicional separación entre sala y escena se rompe para que el espectador supere el papel de voyeur y se inmiscuya activamente en la acción narrativa. Pero cálmense los tímidos: la trasgresión a la intimidad del receptor se produce siempre desde una intención lúdica amable a la que el público responde de buen grado, identificado en un contexto que reconoce. Toca diversión y “no contar miserias”, como recomienda uno de los personajes en evidente parodia de un moderno new-age. Y en este cometido se desarrolla castamente la interacción con un público al que no se le quiere hacer mala digestión del filete.

La participación del espectador, el humor y las canciones coreografiadas son recursos instalados (unas veces con mayor fortuna que otras) en la marca Laví E Bel. En esta ocasión, el texto pobre en ingenio y sembrado de lugares comunes ha de suplirse con la comicidad innata de los actores principales, cuyo bien medido histrionismo, sumado a una buena dirección artística, constituye el principal reclamo. Por fortuna, en este formato de gastro-comedia hay lugar para el teatro, y el cuarteto de actuantes que sostiene el espectáculo despliega sus dotes haciendo alarde de capacidad para cambiar de piel, intercambiar personajes o poner voz a las acciones mimadas de sus compañeros.

La cena sabe a poco, sin embargo, a nivel de guión, puesta en escena y números musicales, exceptuando el que por azares de YouTube pueda convertirse en el próximo hit del verano: Caniche caliente, probablemente la escena más mordaz del espectáculo.

No sabemos si Goyanes es un maestro de la retórica y adapta de manera eficaz el mensaje a un receptor ideal, o si se quedó corto de sal y especias en esta receta.

Una propuesta, en definitiva, en un magnífico espacio para el verano, que dejará buen sabor de boca a un público de paladar abierto, poco prejuicioso, y con ganas de experimentar nuevas experiencias teatrales.

 

 

Lucía Torres es periodista. Además, como cada uno se busca la ruina como puede, estudió Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, y un máster en Estudios Literarios y Teatrales. Le gustan las artes escénicas desde que tiene conciencia (si es que eso existe, tal y como creemos conocerla), afición que la mantiene muy unida a los escenarios, tanto como actriz amateur como espectadora.

Ha tenido casi tanta diversidad de empleos como Henri Chinaski, pero el teatro, el cine y la literatura han sido una constante de algún modo u otro. Actualmente es responsable de prensa de Izquierda Unida, y autora del blog de crítica teatral y cinematográfica www.luxedden.blogspot.com.