Acude al partido internacional de fútbol sub-21 España-Rumanía

Cambio climático

Blog - Reflexiones del Por Venir - Chema Rueda - Sábado, 16 de Marzo de 2019
Participantes en la movilización de este viernes en Granada.
P.V.M.
Participantes en la movilización de este viernes en Granada.

Casi nadie con sentido común duda ya de que existe cambio climático en el planeta, en Europa, en España y en nuestra Granada, y que sus consecuencias son nefastas para nuestras vidas, el desarrollo de nuestro territorio y nuestra capacidad de supervivencia en las condiciones que hasta ahora hemos conocido. El calor es ahora, más calor; el agua, es ahora menos agua; los terrenos desérticos, son ahora más desérticos; y la salud, es ahora peor. Y, por suerte para todas y todos, la gente joven ha decidido plantarse, movilizarse y exigir que nos tomemos en serio el asunto. Mas que nada, porque nuestra propia supervivencia está en juego. Ni más ni menos.

Por suerte para todas y todos, la gente joven ha decidido plantarse, movilizarse y exigir que nos tomemos en serio el asunto. Más que nada, porque nuestra propia supervivencia está en juego. Ni más ni menos

Han tenido que unirse diferentes y alarmantes llamadas de atención de diversos organismos, autoridades, colectivos y ciudadanía en general, con evidencias empíricas sobre datos de calentamiento global y su incidencia en las condiciones ambientales y en la salud de las personas, para que nos demos cuenta de la realidad. Que nos estamos cargando, dicho literalmente, nuestra casa, el planeta. Que los mares no soportan más residuos plásticos, que la atmósfera no soporta más contaminación por emisión de gases, que la tierra no soporta tanta falta de agua, y que nuestros pulmones no soportan tanta suciedad, por decirlo finamente.

No ha sido fácil, pese a lo obvio, llegar a esa conclusión, eran muchas las resistencias y los intereses cortoplacistas del capitalismo salvaje, ciego a todo lo que no sea beneficio inmediato, aunque el precio a pagar haya sido (esperemos que el uso del pasado no sea solo lingüístico) tan alto, y hayamos puesto el planeta al borde del colapso.  La labor de movilización y concienciación ciudadana ha sido y debe seguir siendo fundamental. Y no hace falta elaborar grandes discursos teóricos para ello, que también, ni recurrir a grandes cifras globales, que también. Basta una mera descripción de datos tangibles y locales. El aumento de afecciones respiratorias con resultado fatal que provoca el tráfico rodado, el aumento de la superficie desértica en varias zonas de nuestra provincia que impide el desarrollo agrícola y ganadero, la escasez y carestía de un bien básico como el agua.

El debate existe, y es real. Espero y deseo que a la vista de la tozuda realidad, ya nadie cuestione "graciosamente" las medidas impulsadas por el Gobierno sobre el uso restrictivo de determinados vehículos, o sobre las limitaciones de velocidad y el cierre al tráfico rodado de los centros y de más zonas de las ciudades, impulsadas o planificadas por diferentes Ayuntamientos

El debate existe, y es real. Espero y deseo que a la vista de la tozuda realidad, ya nadie cuestione "graciosamente" las medidas impulsadas por el Gobierno sobre el uso restrictivo de determinados vehículos, o sobre las limitaciones de velocidad y el cierre al tráfico rodado de los centros y de más zonas de las ciudades, impulsadas o planificadas por diferentes Ayuntamientos. O que decir de las "bromas" suscitadas al respecto de medidas que parecen pequeñas, pero que son fundamentales, como el cambio de las calderas o el combustible de las calefacciones de comunidades de vecinos, o a la supresión de envases de plástico, hasta ahora inherentes a muchas costumbres habituales en nuestra vida.

La respuesta ante ese "tipismo" español (no sólo) tan recurrente, y tan perjudicial para la buena educación y concienciación, debe ser contundente y pedagógica, a la par que inmediata, incluso fulminante. Es muy de agradecer el movimiento originado en la juventud que ha señalado la emblemática fecha del 15 de marzo, como el día internacional de lucha y exigencia ante los poderes públicos para que, de una vez por todas, este asunto se ponga en primera línea, para que se pase de las declaraciones a la adopción de medidas urgentes contra el cambio climático y sus efectos.

 

Compartamos con cientos de colectivos de jóvenes españoles, agrupados bajo el nombre de "Juventud por el clima", los objetivos de la convocatoria de huelga estudiantil mundial contra el cambio climático, que este 15 de marzo secundarán más de mil ciudades de casi cien paises de todo el mundo, inspirándose en la activista juvenil sueca Greta Thumberg, que inició sus protestas frente al Parlamento del país nórdico el pasado verano, para reclamar medidas políticas urgentes contra el calentamiento global.

 

Que sea el aldabonazo definitivo para el triunfo de una concepción del mundo que ya forma parte del ideario y el programa político de la izquierda transformadora, y que ahora ha de trasladarse, sin demora, a la práctica política cotidiana internacional, nacional y local. Está en juego nuestra propia vida.

Nacido en Guadix (Granada) en 1963, por tanto de la generación de "A hard days night" y "Satisfaction". Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada y funcionario de Administración Local, grupo A, trabaja en el Edificio de Los Mondragones. Fue concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Granada (desde 2003 y hasta junio de 2015. Ha sido Secretario general del PSOE de la ciudad de Granada entre 2008 y 2017 y es Miembro del Comité Federal del PSOE desde el 39 Congreso. Me apasiona escribir (lo que pienso), debatir y participar en la vida pública, desde todos los ángulos posibles. Me duelen bastantes cosas de la vida y de la política actual, y no pienso dejar de intentar arreglarlas. Me apasiona la vida, la amistad, la Alpujarra y el Atlético de Madrid.