Descárgate la nueva App de Sierra Nevada

Árboles, bicis y paneles solares

Blog - Loco por incordiar - Mario Ortega - Domingo, 18 de Septiembre de 2016
M.O.

Granada tiene nuevo gobierno y nuevo alcalde desde mayo y no hay motivos para la queja. A la vieja oposición que fue viejo gobierno ya le cuesta encontrar puntos de ataque. A las otras opciones/oposiciones que forman el pleno municipal les cuesta encontrar motivos para la disputa.

Aires renovados han hecho bandera del tenaz aislamiento ferroviario y del asunto del AVE sí pero no no así, sino soterrado. Estupendo, es preciso que haya trenes y que con el AVE no nos tomen el pelo como nos lo vienen tomando desde que se hizo la primera promesa haya en la noche de los tiempos del siglo XXI.

Más estupendo será que, aprovechando la sinergia de la Delegación de Fomento y Vivienda se trazara desde el gobierno de Granada en cooperación con otros que quisiesen, los que no para qué, en materia de transporte público y ferroviario un horizonte de desarrollo de infraestructuras para todo el área metropolitana y las cercanías del interior y litorales. Un horizonte que sirva de estímulo para la reivindicación cooperativa y proyectiva ante el gobierno andaluz y el de España, que represente una nueva skyline en materia de movilidad, no cualquiera, sostenible en lo ambiental y lo social con repercusión positiva en la economía nuestra, la de proximidad.

Para legitimar Granada y su gobierno como líder de esa sostenibilidad futura son necesarias obras, que son amores, y no buenas razones. Obras que no sean las de aquí de siempre, las de rotóndolas, viales, desdobles, pasos subterráneos, ocupación de vegas y cerros y vías libres al ladrillo.

Tres proyectos simbólicas podrían ser soporte ético o moral, como prefieran, para situar Granada como ejemplo de avance hacia una ciudad mejor: Plantar miles de árboles en las calles de Granada, liberar y pacificar espacios para el peatón y la bicicleta, y proyectar, allá donde se pueda instalaciones solares conectadas a red.

Sería el principio de una revolución, esta sí, verde. Ya es hora de que un alcalde de Granada nos saque del tedio ruidoso y contaminado que es el medio ambiente granadino. Sr. Cuenca, suya es la oportunidad.

Mario Ortega, químico y doctor en ciencias ambientales, de Granada, acunado en el Abayzín, es, según parece, andaluz de nacimiento y de cultura. Le interesa el mundo, la política y todo asunto que demande ser pensado. Lleva años escribiendo opinión en corta, media y larga distancia, en realidad es una forma de dar aire al instinto de participación en los debates públicos, así foga la pulsión política. Es por eso que este blog se llama Loco por incordiar, no se tomen el incordio como molestia, es más bien ganas de llamar la atención con azúcar, sal, pimienta y otros aliños según el caso.