Medidas adoptadas por la Diputación de Granada ante la pandemia del Covid-19

Detenido un cuarto atracador de una peligrosa banda de Atarfe gracias al ADN hallado en un contenedor

Ciudadanía - Europa Press - Miércoles, 13 de Febrero de 2019
En uno de los robos llegaron a 'pinchar' con un cuchillo a un empleado de un salón de juegos.
guardia civil
En uno de los robos llegaron a 'pinchar' con un cuchillo a un empleado de un salón de juegos.

La Guardia Civil ha detenido en Atarfe a un joven de 19 años gracias al ADN extraído de unos restos biológicos que los agentes encontraron en un contenedor cercano a un local de esa localidad donde supuestamente perpetró un atraco.

Con esta nueva detención finalmente son cuatro las personas detenidas en el marco de la operación Arfe, en la que ha sido desmantelada una peligrosa banda de atracadores cuyos integrantes son presuntos responsables de al menos 12 delitos de robo con violencia e intimidación en salones de juego y gasolineras del área metropolitana entre agosto y septiembre de 2018.

El pasado mes de agosto el joven ahora detenido supuestamente entró junto con otro ya detenido, armados con un cuchillo y una pistola respectivamente, en un salón de juegos de Atarfe, amenazaron a la persona que estaba trabajando allí y consiguieron un botín de aproximadamente 2.000 euros.

Los agentes del equipo de inspecciones oculares de la Guardia Civil encontraron poco después del robo indicios biológicos relacionados con el ahora detenido en un contenedor cercano.

Estos restos fueron enviados al Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil, donde le han realizado una prueba de ADN y el informe pericial ha permitido identificar a este joven como uno de los presuntos autores del robo.

En esta operación el equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Granada ha detenido finalmente a cuatro jóvenes de entre 17 y 21 años, el último el pasado lunes 11 de febrero.

Los detenidos son presuntos autores de 12 delitos de robo con violencia e intimidación cometidos en Atarfe (5), Albolote (2), Churriana de la Vega (2), Santa Fe (1), Maracena (1) y Bailén (Jaén) (1), donde consiguieron un botín próximo a los 8.000 euros y también son presuntos autores de un delito de robo de uso de vehículo a motor cometido en Granada.

Durante la fase de explotación la Guardia Civil realizó cuatro registros domiciliarios en Atarfe, donde los agentes recuperaron dos pistolas simuladas y localizaron las ropas, zapatillas y los cascos integrales que utilizaron durante los robos.

Historial de robos

Esta banda criminal comenzó su andadura el pasado 9 de agosto de 2018 en una gasolinera de Atarfe. Dos jóvenes con casco integral y con una braga que ocultaba su rostro llegaron hasta la parte posterior del establecimiento en una motocicleta tipo escúter.

Esperaron a la hora del cierre y uno de ellos irrumpió en el establecimiento armado con una pistola y un cuchillo, intimidó al empleado y se apoderó de 350 euros; mientras que el otro esperaba con la motocicleta arrancada para darse a la fuga rápidamente.

El siguiente robo se produjo el día 18 de agosto en un salón de juegos de esa misma localidad. En esta ocasión fueron dos los individuos armados que irrumpieron en el establecimiento, uno armado con pistola y el otro con un arma blanca. Intimidaron y arrojaron al suelo a los empleados y sustrajeron casi 2.300 euros. Huyeron posteriormente en dos motocicletas.

A partir de ese momento se fueron sucediendo los robos en salones de juego y gasolineras del área metropolitana granadina, siempre con el mismo modus operandi.

Solo en dos ocasiones lo variaron. Una cuando cambiaron el tipo de establecimiento y asaltaron una tienda de chucherías en Atarfe el pasado 1 de septiembre; y otra cuando cambiaron las motocicletas por un coche y abandonaron la provincia de Granada para asaltar un salón de juegos en la localidad jiennense de Bailén.

El último robo lo perpetraron el 17 de septiembre, cuando los detenidos asaltaron un salón de juegos en Churriana de la Vega y llegaron incluso a pinchar con un cuchillo a uno de los empleados.