Piropos poéticos
las alianzas decantarán la victoria entre derechas e izquierdas

El PP se aferra al ‘efecto’ Carazo para medirse a un afianzado Cuenca

Política - Juan I. Pérez - Domingo, 13 de Noviembre de 2022
La lucha por la Alcaldía de Granada será dura. El PP apuesta fuerte con Carazo, la única candidata con garantía para enfrentarse con serias opciones de ganar a Cuenca, consolidado al frente del Ayuntamiento de Granada, tras la nefasta etapa del bipartito, y del último gobierno municipal popular, con Torres Hurtado. Nuestro análisis.
Carazo observa a Cuenca en la presentación de la candidatura a la sede de la Agencia Estatal de Inteligencia Artificial.
IndeGranada
Carazo observa a Cuenca en la presentación de la candidatura a la sede de la Agencia Estatal de Inteligencia Artificial.

 

En las próximas semanas Marifrán Carazo será designada candidata a la Alcaldía de Granada por el PP. Está previsto que se adelante la presentación oficial que, inicialmente, iba a dilatarse hasta las últimas semanas de diciembre, tras la de candidatos y candidatas populares en el resto de municipios de la provincia.

El PP quiere que exista ya una referencia municipal clara en Granada para que el supuesto efecto Carazo no se diluya en el tiempo y, con la designación oficial, en la larga precampaña hasta mayo del año próximo, pueda ir aglutinando el voto conservador, natural del PP de Granada, y ampliar el espacio

Pero el PP quiere, con ello, que exista ya una referencia municipal clara en Granada para que el supuesto efecto Carazo no se diluya en el tiempo y, con la designación oficial, en la larga precampaña hasta mayo del año próximo, pueda ir aglutinando el voto conservador, natural del PP de Granada, y ampliar el espacio con los antiguos votantes de derechas de Ciudadanos y de la extrema derecha que, en la capital granadina, siempre eligió al PP hasta la irrupción de la ultraderecha, ahora, desaparecida y en franco retroceso, tras la marcha de Macarena Olona y las graves acusaciones que están lanzado a su antiguo partido, Vox.

Marifrán Carazo, en comisión parlamentaria. ALFREDO DE ANCA/PARLAMENTO DE ANDALUCÍA

Nunca hubo dudas en el PP andaluz de que María Francisca Carazo Villalonga (Valladolid, 1977), Marifrán, es la mejor candidata, disipadas algunas iniciales, que temían que la vallisoletana, afincada en Granada desde que con 18 llegó para estudiar diplomatura de Óptica y Optometría, no fuera demasiado bien acogida al no tejer redes en la ciudad, ni cuando fue concejala de Turismo en el segundo gobierno de José Torres Hurtado. Salvo con la cúpula del empresariado granadino.

Pero su paso por la Junta, como consejera de Fomento, en el primer gobierno de coalición con Cs, con el apoyo parlamentario de la extrema derecha, y en el segundo, con mayoría absoluta, le ha permitido granjearse un buen gran cartel mediático. En este segundo mandato, la Junta en una complicada vuelta de tuerca, poco justificada, hasta adscribió a la empresa pública Cetursa, que gestiona la estación de esquí de Sierra Nevada, a su consejería, lo que le permite más presencia en Granada.

Carazo con Cuenca, en una de las visitas de la consejera a la estación de Sierra Nevada. Prensa Junta.

El PP desde Sevilla ve en ella la mejor representante en las municipales del partido de Juan Manuel Moreno, el moderado, capaz de lograr la primera mayoría y absoluta de los populares en Andalucía, pese a las dudas sobre el conocimiento de la capital granadina.

El PP desde Sevilla ve en ella la mejor representante en las municipales del partido de Juan Manuel Moreno, el moderado, capaz de lograr la primera mayoría y absoluta de los populares en Andalucía, pese a las dudas sobre el conocimiento de la capital granadina. -Un excargo del PP de Granada resume de esta forma: “De carreteras puede saber mucho, pero conocer, conocer Granada…”-.

Pero ese pequeño inconveniente ya ni cuenta a ojos de la organización que plantea las municipales como una confrontación ideológica, frente a los social-comunistas -su término-, con Moreno, como principal baza de la derecha -para ellos, centro-. En este confrontación, Carazo cuenta con un aliado, la directiva del empresariado granadino, en sintonía, más que nunca, con el PP. Y no solo la de la Confederación Grandina de Empresarioos y la Cámara de Granada, que ya es habitual, como la de Federación de Federación de Hostelería y Turismo de Granada. Lo último, "los hoteleros satisfechos con la subida de 4 euros (un 29% de incremento) del precio de la Alhambra y se oponen frontalmente a la tasa turística mientras los turistas nos suspenden en la relación calidad/precio", como comentaba con toda razón un lector este diario.

Marifrán no dejará de ser consejera de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda hasta el último día que se lo permita la ley. Así que mantendrá dos agendas, la de la Junta, como componente del Gobierno andaluz, y la de precandidata y candidata, con el finde poder seguir teniendo visibilidad en actos institucionales. Y puede que no sea la única consejera candidata a las municipales. Moreno deberá afrontar una crisis de gobierno, para la que baraja varios nombres para el puesto de consejera de Fomento, una de ellas, actualmente en el organigrama de la Administración andaluza.

Es la persona de Granada en Sevilla. Por su despacho de Fomento salieron nombramientos en delegaciones provinciales y cargos en la estructura de la Junta

Carazo siempre ha movido hilos desde Sevilla en la organización provincial del PP, al contar con gran influencia en el partido regional. Es la persona de Granada en Sevilla. Por su despacho de Fomento salieron nombramientos en delegaciones provinciales y cargos en la estructura de la Junta, o la gestora creada para dirigir el PP de Granada, tras dimitir el que fuera presidente provincial y último candidato a la Alcaldía de Granada, Sebastián Pérez.

Marifrán Carazo y Rocío Díaz, cuando eran concejales del PP. Prensa PP.

Ninguno de los otros candidatos y candidatas han tenido posibilidades reales

Ninguno de los otros candidatos y candidatas han tenido posibilidades reales. Ni Rocío Díaz, directora del Patronato de la Alhambra y Generalife -nombrada a dedo, pese al compromiso de un concurso público-, aún no ratificada por el polémico consejero de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal, ni el secretario provincial del PP de Granada y parlamentario andaluz, Jorge Saavedra, quien ha hecho carrera a la sombra de Carazo.

Ahora, concejales y concejalas populares tratan de opositar para ir en la lista de Carazo, aunque la idea del partido es la renovación total de un grupo marcado por Sebastián Pérez, que apenas aporta alternativas y que eleva el tono hasta el insulto, como si emularan a los líderes nacionales de su partido, en los ataques a Pedro Sánchez

Descartado siempre que el candidato o candidata saliese del actual grupo municipal del PP, pese a que algunos lo intentaron -César Díaz-, dado el cuestionable trabajo en la oposición, tras la pésima estrategia de forzar el cambio de alcalde a mitad de este mandato, -en el penoso estreno de Francisco Rodríguez, como presidente provincial del PP- lo que permitió al final que el socialista Francisco Cuenca, volviera de nuevo a tener en sus manos el bastón de mando de la ciudad.

En un grupo municipal quemado, ahora, concejales y concejalas populares tratan de opositar para ir en la lista de Carazo, aunque la idea del partido es la renovación total de un grupo marcado por Sebastián Pérez, que apenas aporta alternativas y que eleva el tono hasta el insulto, como si emularan a los líderes nacionales de su partido, en los ataques a Pedro Sánchez.

El presidente provincial del PP, Francisco Rodríguez, ante el grupo municipal y el secretario provincial, cuando anunció que abandonaban el goberino local. Indegranada.

Al respecto, hasta un concejal del PP reconoció que su trabajo de oposición era más que mejorable, pero “¿para qué? No nos hace falta”, dijo, en alusión a la marea azul en Andalucía y al cartel electoral que presenta el PP con Carazo. También se refería al otro efecto, Alberto Núñez Feijóo, aunque cada vez más en tela de juicio.

Cuenca, fortalecido

Paco Cuenca llegará a las elecciones consolidado como alcalde de Granada. Ha tenido la virtud de hacer olvidar la etapa del bipartito y la del último gobierno popular, la de Torres Hurtado, tras estallar el caso Serrallo que, con el tiempo, se diluye en los tribunales. En ambas ocasiones, alcalde, tras dimisiones de alcaldes, pero en la última, fue el partido más votado en Granada.

Cuenca, cuando fue investido alcalde de Granada en julio de 2021. Alejandro Casasola.

Apostó fuerte para que Granada sea sede de la Agencia Estatal de Regulación de la Inteligencia Artificial, y arrancó el apoyo de Moreno, más partidario de la ciudad, como sede de la futura Agencia Estatal de Salud Pública, pese al roto en la Escuela Andaluza de Salud Pública y la maltrecha sanidad privada

Lo que la oposición le reprocha con saña, eso tan manido de que no se pierde una foto, -como si Moreno o Carazo, esta última, desde mucho hace tiempo, un día sí y otro también en Granada, con cualquier pretexto que incluye en su agenda institucional-, en realidad, en contra de los que miran el dedo en lugar de la luna, no es sino un síntoma de la implicación del alcalde en acciones de su gobierno en la ciudad, en actos ciudadanos, en la facilidad para relacionarse con muy diversos sectores sociales y conectar, por ejemplo, con la otra y potente Cultura granadina, de la música y las artes, a la que el PP no llega.

Apostó fuerte para que Granada sea sede de la Agencia Estatal de Regulación de la Inteligencia Artificial, y arrancó el apoyo de Moreno, más partidario de la ciudad, como sede de la futura Agencia Estatal de Salud Pública, pese al roto en la Escuela Andaluza de Salud Pública y la maltrecha sanidad privada.

Cuenca va a por todas, aunque, para ello, haya centrado su discurso, imitar la moderación de Moreno, hasta llegar a reconocer que su partido es Granada, con guiños populistas y poco comprensibles

Cuenca va a por todas, aunque, para ello, haya centrado su discurso, imitar la moderación de Moreno, hasta llegar a reconocer que su partido es Granada, con guiños populistas y poco comprensibles como la de anunciar que propondrá a la Comisión de Honores y Distinciones un reconocimiento a Jesús Candel. (El periodista Agustín Martínez lo explica mejor que nadie: En Granada se entierra muy bien).

Tampoco parece comprensible su decisión de volver a marear con la estación del AVE, lo que inevitablemente retrasa la intervención del Gobierno en el soterramiento de las vías del tren, hasta que no se fije la ubicación en el Plan General.

Representantes de los partidos que integran la confluencia de IU. Prensa IU

O, en contra de lo que su partido en el Gobierno postulaba, sumarse a la campaña electoral de rebajas fiscales, pero para todos, no para los menos desfavorecidos. También tiene un problema no resuelto con la tala de árboles, que intenta paliar con nuevas zonas verdes o el malestar en el Realejo por la negativa del gobierno local a debatir sobre el corte de tráfico del Paseo de las Palmas.

Pero Cuenca está fuerte y el PP, pese a la euforia con la que afronta las municipales, conoce que ya es un rival consolidado temible

Pero Cuenca está fuerte y se ha crecido, y el PP, pese a la euforia con la que afronta las municipales, conoce que ya es un rival consolidado temible.

Claro está que tanto PSOE como PP deberán fortalecer sus alianzas naturales. Cuenca, a su izquierda, con la confluencia de IU, que ya suma a Verdes Equo, Más País, Iniciativa del Pueblo Andaluz y Vamos Granada, a la espera de que Podemos, ya con Elisa Cabrerizo a la cabeza, dé el paso de las palabras a los hechos y se formalice ya la integración, ante el suicidio que puede ser cabalgar solo, como amenaza la formación morada desde Madrid.

Y el PP, con sus aliados, esperar a que no surjan más partidos a su derecha, y le arranque votos, que movimientos hay.

Porque es difícil en la capital mayoría absoluta, y las alianzas serán decisivas para que gobierne Cuenca o Carazo.