Podemos pide corredores de seguridad para animales en carreteras de la provincia para evitar accidentes

Política - IndeGranada - Jueves, 15 de Julio de 2021
Cabras atraviesan la carretera A-346, cerca de Órgiva.
IndeGranada
Cabras atraviesan la carretera A-346, cerca de Órgiva.

El 8,1% de los accidentes de tráfico en Andalucía tienen como protagonistas jabalíes, ciervos y perros, según datos de la Dirección General de Tráfico. "El problema de la siniestralidad unido a la pérdida de biodiversidad por el atropello de estos animales suponen un serio problema", afirma Podemos Granada, que entiende que es necesario solucionar.

Para ello, Podemos insta a todas las Administraciones a "poner urgentemente en funcionamiento todas las medidas que sean precisas, como los corredores migratorios para animales, sobre todo en aquellos puntos negros más destacados, ya que los costos son menores a los beneficios asociados por proteger la vida silvestre y reducir los accidentes viales por atropello”, explica en una nota.

En concreto, el grupo de Unidas Podemos en la Diputación ha presentado una moción en la que solicitan a la Diputación, el Gobierno Central y la Junta de Andalucía (de acuerdo con sus competencias) que localicen los puntos negros donde se producen el mayor número de atropellos; la elaboración de medidas correctoras para disminuirlos; campañas de educación ambiental y vial para concienciar a la población con el fin de reducir estos accidentes; y coordinación con centros de recuperación de animales para la recogida de estos cuando son atropellados.

Pérdida de biodivesidad y hábitat

La diputada provincial de Unidas Podemos por Granada y la secretaria de Acción Institucional de Podemos Andalucía, Alejandra Durán, señala que “si bien la construcción de carreteras representan un beneficio social y económico incuestionable para nuestros territorios, desde Podemos no obviamos que la infraestructuras de transportes son una de las principales causas de pérdida de biodiversidad y hábitat”. Por ello Durán hace hincapié en que “el objetivo de esta iniciativa es que las Administraciones competentes conozcan este impacto negativo en el entorno en el que se construyen, se identifiquen y evalúen esos impactos para diseñar estrategias para evitar, mitigar y compensar el daño causado”.

Desde hace muchos años los ecólogos y conservacionistas han documentado la relación adversa entre las carreteras y la fauna: reducen la cantidad y calidad de hábitat; aumentan la mortalidad debido a las colisiones animales-vehículos (atropellos); impiden el acceso a recursos al otro lado de la carretera; y dividen las poblaciones de fauna y flora en sub-poblaciones más pequeñas y más vulnerables (fragmentación).

Para la puesta en práctica de medidas correctoras eficaces debe darse una colaboración entre técnicos en carreteras, administraciones públicas, zoólogos y asociaciones ambientalistas.