Disfruta del Mundial en Sierra Nevada
En Granada, además, el procedimiento de adjudicación elegido disparaba la precarización en el empleo

Educación tendrá que repetir el concurso para contratar a monitores de comedores escolares tras la chapuza de los pliegos

E+I+D+i - M.A. - Jueves, 7 de Noviembre de 2019
Han sido anulados tras prosperar el recurso de la Asociación Andaluza de Empresas Educativas, Culturales y de Ocio (Aaeeco), que denunció que no garantizaban igualdad en la concurrencia a la licitación y que utilizaban criterios poco objetivos para ponderar las ofertas.

Educación volverá a convocar el concurso con los pliegos rectificados. europa press

La Consejería de Educación y Deportes ha recibido un correctivo por parte del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Andalucía por la chapuza en la elaboración de los pliegos para contratar a los auxiliares de los comedores escolares de gestión directa -con cocina in situ-. Esa licitación fue recurrida por la Asociación Andaluza de Empresas Educativas, Culturales y de Ocio (Aaeeco) porque los criterios establecidos no garantizaban la objetividad a la hora de ponderar las ofertas y, además, favorecían la discrecionalidad en la adjudicación. 

El Tribunal Administrativo le da la razón, los anula y obliga a la Junta de Andalucía a sacar de nuevo a licitación estos contratos. 

La resolución, consultada por El Independiente de Granada, se refiere a uno de los tres recursos planteados por este colectivo, que cuestionó los contratos de Granada, Cádiz y Málaga. A esta última provincia corresponde la primera de las resoluciones que marcan el camino para las otras dos. 

De hecho, según informa Europa Press, Educación ya ha anunciado que volverá a convocar los tres contratos subsanando las irregularidades detectadas. 

Segun los datos facilitados a este diario por la gerente de la asociación, Beatriz Talaverón, la contratación en Granada establecía seis lotes que se corresponden con centros del Noroeste de la provincia de Granada; Sur -con Alpujarra y Costa-; CEIP Sierra Nevada de la capital; CEIP Reyes Católicos de Santa Fe; Centro de Educación Especial Jean Piaget; y capital. Son una treintena de centros con aproximadamente 181 auxiliares de comedor. 

Cuando el recurso fue admitido la licitación quedó suspendida y la Junta recurrió a contratos menores para garantizar la prestación de este servicio de auxiliares. En ello incide la Junta, subrayando que en ningún momento se ha interrumpido este servicio y estos comedores han contado con sus auxiliares. Mediante contratos menores se seguirá prestando en tanto que se redactan y licitan los nuevos pliegos. 

En la resolución del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Andalucía se da la razón a Aaeeco reconociendo que la redacción de los pliegos es tan abierta que no se define cómo se evaluarán las ofertas. Admite en su totalidad el recurso y señala, entre otros argumentos, que en algunos de los puntos del pliego se recogían puntuaciones "sin previa definición de las pautas que se seguirán para su ponderación", lo que según el Tribunal "aumenta irrazonablemente el margen de discrecionalidad del órgano evaluador y acrecienta la inseguridad jurídica de los licitadores a la hora de preparar sus ofertas".

También refiere que, si bien el órgano de contratación goza de discrecionalidad para fijar los criterios y ponderarlos, "ello significa que podrá elegir justificadamente los mismos pero cumpliendo, entre otros, los requisitos legales de objetividad, proporcionalidad y respeto a los principios de igualdad y transparencia".

En el caso de Granada, además de esos cuestionados criterios en la licitación, la Asociación de Empresas Educativas, Culturales y de Ocio advirtió también a Educación de un segundo aspecto muy preocupante y que incide directamente en las condiciones laborales de los auxiliares. 

Según ha explicado su gerente a El Independiente de Granada, el procedimiento de acuerdo marco fijado en Granada para la adjudicación propicia "una doble bajada" económica en las ofertas. En el resto de las provincias, las propuestas de mejora que se valora a las empresas se basan en criterios de calidad por un lado y, por otro, económicos. Pero en Granada no. Lo que se hace aquí es valorar la propuesta económica para formar parte del acuerdo marco y, una vez seleccionadas para formar parte de ese acuerdo marco, se vuelve a valorar la oferta económica para ver la más ventajosa para la Administración. En la práctica esto ha hecho que, mientras que en el resto de centros de Andalucía la media recogida en esos contratos para los auxiliares de comedor ascendía a 10,40 euros la hora, en Granada se quedó en 9,86 euros. Una cantidad, que como explica Talaverón, no alcanza lo establecido en el convenio. Lo que se consigue es la "precarización del sector".

Así se venía haciendo en los cursos 17/18 y 18/19. Y desde la asociación se alertó al nuevo delegado de Educación y Deportes, Antonio Jesús Castillo, de este riesgo en una reunión mantenida el pasado junio. Pese a ello, se mantuvo, para sorpresa de la asociación de empresas. 

Este segundo aspecto no ha sido abordado por el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales, que se ha centrado en los pliegos de la licitación. No obstante, Talaverón confía en que también se tenga en cuenta con el nuevo procedimiento que debe afrontar ahora la Consejería de Educación.