Ven, conoce la provincia de Granada.

La crisis llama de nuevo a la puerta

E+I+D+i - José Miguel Muñoz - Domingo, 15 de Diciembre de 2019
Numerosos indicadores como las demandas de despido, reclamaciones de deudas, desahucios, venta de viviendas o creación de empresas han empeorado notablemente este año en Granada y el temor a otra recesión está cada vez más presente.

Protesta de Stop Desahucios 15M Granada en la puerta de una sucursal de Unicaja en Albolote. stop desahucios

Desde hace meses, cada vez son más las voces que avisan de la llegada de una nueva crisis económica, cuando todavía nos estamos recuperando de la anterior. Y, según algunos expertos, la próxima crisis ya será permanente, porque la lucha contra el cambio climático, la contaminación y la pérdida de especies y recursos obligará a reducir el consumo y, por tanto, la producción; pero, aunque no se tomen medidas, la crisis llegará de todas formas por el declive energético -agotamiento de recursos fósiles como el petróleo e insuficiente aportación de fuentes renovables- en un camino ya sin retorno, según apuntan diversos expertos como Antonio Turiel (científico del CISC y autor del blog 'The Oil Crash' sobre el pico del petróleo y de los recursos energéticos).  

Sea como fuere, lo cierto es que numerosos datos apuntan a un aumento de las dificultades económicas que, en el caso de Granada, se acrecientan por la debilidad de una frágil economía que solo proporciona empleo -y precario- a través del turismo y las campañas agrícolas. 

Más demandas de despido

El último informe del Consejo General del Poder Judicial sobre 'Efectos de la crisis económica en los órganos judiciales' muestra datos muy preocupantes en los juzgados granadinos de lo Social. Por ejemplo, las demandas de despido se han incrementado un 11% entre enero y septiembre respecto a igual periodo de 2018. Se han presentado 1.574 procedimientos en este periodo en la provincia, con un aumento parecido al registrado en el conjunto del país. 

Pero todavía crecen más las reclamaciones de deuda y los monitorios, baremos de la conflictividad entre trabajadores y empresarios, y de los crecientes impagos de nóminas, finiquitos y otras remuneraciones. Los juzgados de Granada han recibido hasta septiembre de este año 11.231 procesos monitorios, frente a los 8.573 del año pasado en ese intervalo de tiempo, lo que supone un 31% más de casos. Y todavía aumentan más las reclamaciones de deuda, 2.500 frente a 1.559, un 60% más, número que incluye también los impagos en comunidades de vecinos. Es la cifra de casos más alta desde los peores años de la crisis. 

EVOLUCIÓN DE LAS RECLAMACIONES DE DEUDA EN LOS JUGADOS DE GRANADA
2015 1.831
2016 1.649
2017 1.886
2018 1.559
2019 2.500

Fuente: Consejo General del Poder Judicial. Datos de enero a septiembre de cada año.

Los desahucios son otra muestra de las dificultades económicas que atraviesan muchas famiias o negocios. Mientras los desalojos por impago de la hipoteca siguen a la baja, porque reflejan los casos heredados de la anterior crisis económica, ejecutados ya la mayoría en los últimos años, los lanzamientos judiciales de los alquileres -mucho más inmediatos y que responden a problemas actuales- crecen cada vez más y superan a los de las hipotecas. 

De los 836 desahucios registrados entre enero y septiembre de este año en la provincia, 488 han sido sobre arrendamientos urbanos, un 25% más que en igual periodo del año pasado. 

Además, la cifra total de lanzamientos judiciales "con cumplimiento positivo", como define el Poder Judicial, es decir, aquellos en los que el servicio común de notificaciones y embargos ha podido practicar el lanzamiento acordado por el juzgado, ha vuelto a crecer en Granada en 2019 tras varios años de descenso. Entre enero y septiembre se consumaron en la provincia 1.037 desahucios, frente a los 787 del año pasado en ese periodo, casi un 32% de incremento. 

EVOLUCIÓN DE LOS DESAHUCIOS EJECUTADOS EN GRANADA
2015 1.070
2016 1.035
2017 914
2018 787
2019 1.037

Fuente: Consejo General del Poder Judicial. Datos de enero a septiembre de cada año.

Como se ve en la tabla, los lanzamientos judiciales consumados han ido en descenso hasta 2018 (con 787 casos entre enero y septiembre) hasta que este año han vuelto a crecer de forma notable, hasta los 1.037 desahucios. 

El colectivo social Stop Desahucios no descansa en su lucha por evitar el desalojo de familias de sus viviendas y alcanzar acuerdos con las entidades financieras. Este pasado jueves volvieron a concentrarse, esta vez frente a una sucursal de Unicaja en Albolote, una entidad que "se niega a plantear soluciones dentro del Código de Buenas Prácticas, cuando por ejemplo se ha agotado el periodo de reestructuración de la deuda. Se niegan a conceder una nueva reestructuración, a aplicar una quita de capital o una dación en pago con alquiler social", afirma Stop Desahucios. "Son muchas las familias trabajadoras que no sólo no han visto mejora en sus vidas, ni en su situación económicas, sino que la precariedad ha venido para quedarse en sus hogares, que siguen pendiente de un hilo". Por eso plantean: 

-Una nueva reestructuración de la deuda para José y Fátima, quienes residen en la vivienda con una menor. Y de esta manera tener una cuota mensual que se pueda pagar y hacer frente a los gastos de primera necesidad

-Una dación en pago para Pepe, con alquiler social. Puesto que la familia no puede hacer frente al pago mensual de la hipoteca. Y su  hijo, con su propia familia, está como avalista, por lo que son dos familias con sus vidas hipotecadas.

-Una dación en pago con alquiler social para Rosa, quien tras haber tenido una reestructuración de la deuda, sigue sin poder hacer frente al pago de la hipoteca.

"Todas estas peticiones han sido nuevamente negadas por Unicaja. El grupo Stop Desahucios Granada 15M recuerda que la mejor manera de evitar e impedir un desahucio es poder llegar a un acuerdo favorable para las familias", afirma el colectivo.

Freno a la creación de empresas

Hay otros datos que parecen anunciar la llegada de la crisis. La creación de nuevas empresas se ha ralentizado en la provincia tras varios años de crecimiento. Entre enero y octubre de 2017 se constituyeron en Granada 1.220 sociedades mercantiles, una cifra que subió a 1.319 en 2018. Pero este año, en el mismo periodo, la cifra de nuevas empresas ha caído a 1.198, un 9% menos, y por debajo ya de las cifras de 2017. 

También la venta de viviendas se ha frenado, mientras continúa ausente una oferta de pisos de alquiler a precios asequibles. En los últimos tres meses con datos disponibles -agosto, septiembre y octubre- la venta de viviendas ha caído un 13,3% en la provincia. En España, las operaciones bajan este año por primera vez desde 2014. 

Y, con todos estos datos en contra, la provincia afronta la llegada de una más que previsible crisis con cerca de 83.000 personas en paro registradas en las oficinas de empleo, y con la cifra más alta conocida de trabajdores precarios, que ingresan al año menos del salario mínimo, más de 168.000, el 45% del total de asalariados. Antes de que se iniciara la recesión anterior, el paro registrado en Granada rondaba las 44.000 personas. Ahora hay cerca del doble.