Ven, conoce la provincia de Granada.
En un escrito a la Gerencia, solicitan que se cuente con los profesionales para afrontarlo con seguridad

Profesionales de Atención Primaria estallan contra el plan de la Junta para la desescalada: es "pobre e impreciso"

Ciudadanía - M.A. - Sábado, 9 de Mayo de 2020
A pesar de que la Atención Primaria es "el principal pilar sanitario" en el que debe asentarse el desconfinamiento, el documento presentado para el Distrito Granada-Metropolitano, uno de los más golpeados por la pandemia, "no satisface ni siquiera los mínimos básicos de planificación sanitaria" y no valora "adecuadamente" ni los riesgos para pacientes y profesionales ni "la complejidad" del trabajo a realizar.
La UME en labores de desinfección del centro de salud de Láchar.
UME/Subdelegación Gobierno
La UME en labores de desinfección del centro de salud de Láchar.

La Atención Primaria será "el principal pilar sanitario" en el que se asentarán las fases de desescalada, con una labor de vigilancia sobre los posibles nuevos casos clave, y por ello, sus profesionales advierten de la necesidad de afrontarlo con una hoja de ruta clara. La que ha planteado la Junta de Andalucía para el Distrito Granada-Metropolitano, uno de los más golpeados por la pandemia, no responde a las exigencias para una labor tan delicada como la que asumen.

Por ello, profesionales de este Distrito han estallado. El que se ha denominado "Plan Funcional para la normalización del trabajo en Atención Primaria" presentado por la Gerencia es "muy pobre e impreciso, poco detallado", "no satisface ni siquiera los mínimos básicos de planificación sanitaria" y no valora "adecuadamente" ni los riesgos para pacientes y profesionales ni "la complejidad" del trabajo que estos últimos tendrán que afrontar. 

Así se recoge en un escrito en el que estos profesionales evalúan el documento con el objetivo de trasladar a la Gerencia. En Atención Primaria faltan profesionales, la eventualidad es otro problema añadido y en ese contexto deben afrontar una tarea básica. 

El Plan del Distrito Granada-Metropolitano resume cómo afrontar "la normalización" del trabajo en Atención Primaria en siete páginas, a veces con epígrafe y tres líneas, como es el caso del trabajo que estos profesionales realizan en residencias, mientras que en otros distritos sanitarios se detalla cómo se debe proceder, la colaboración con los equipos de estos centros o la valoración de los residentes.

Como refieren estos profesionales, ni siquiera han sido sometidos a pruebas para detectar su inmunidad, que exigen para esta nueva etapa. 

Este es el escrito en el que evalúan el plan de Salud:
 

"El Gobierno de España ha manifestado que la ATENCIÓN PRIMARIA será el principal pilar sanitario de la gestión del proceso de desescalada a lo largo de sus diferentes fases. Esta es una responsabilidad muy importante, de más calado incluso que la asumida por nuestros compañeros y compañeras de Atención Hospitalaria, por el volumen y duración de las tareas a realizar. 

Por esto, el personal sanitario abajo firmante, trabajadores y trabajadoras del Distrito Atención Primaria del Distrito Granada- Metropolitano del Servicio Andaluz de Salud, desea exponer a la Dirección Gerencia del Distrito lo siguiente. 

  • El "Plan Funcional para la normalización del trabajo en Atención Primaria" del Distrito que ha llegado a nuestras manos resulta muy pobre e impreciso, poco detallado y produce la impresión de que no se están valorando adecuadamente ni los riesgos para los pacientes ni para los profesionales, ni la complejidad del trabajo a realizar. Esta tarea exige repensar todos los procesos de funcionamiento y atención de los Centros de Salud y Consultorios, los modelos de trabajo, y los recursos necesarios. Tras la pandemia COVI19 nada puede volver a ser igual. Responder a este reto exige dosis importantes de creatividad, competencia técnica en gestión, conocimiento clínico y audacia política. La permanencia de Granada en la Fase 0 de la desescalada muestra bien el gran reto que tenemos por delante.

  • El citado "Plan" -a diferencia de otros que hemos conocido, como el de Córdoba- no satisface ni siquiera los mínimos básicos de la planificación sanitaria clásica, que exige responder a las preguntas qué, cuándo, cómo, quién y con qué recursos. 

  • El funcionamiento de los centros de salud y consultorios requiere garantizar unos niveles de seguridad (del personal y de la población) incompatibles con la vuelta inmediata a los modos de actuación anteriores.  Es necesario mantener un modelo de atención mixto (presencial-telefónico) que garantice la calidad de la asistencia y reduzca las posibilidades de contagio.

  • Especialmente grave es la falta de información a la población que tiene la impresión de que la epidemia está superada y que, por tanto, podemos volver a los modos de funcionamiento anteriores. Así, comienzan a producirse peligrosas concentraciones de personas, que superan los límites aconsejados para evitar el contagio, en la puerta de los Centros de Salud o Consultorios, solicitando información y reclamando ser vistos por sus profesionales médicos y de enfermería. 

  • Todo este proceso, que supone realizar un trabajo adicional, exige una consolidación de la plantilla en un doble sentido. Primero porque no se puede ejecutar un protocolo de actuación de forma continuada cuando casi la mitad de los profesionales no saben si seguirán en el mismo puesto al mes siguiente. Exigimos por tanto la reducción de la eventualidad; una demanda planteada desde años a los sucesivos gobiernos y sistemáticamente ignorada por TODOS ellos, incluyendo el actual. Segundo porque no se pueden cumplir los objetivos de atención en condiciones seguras si no hay suficientes profesionales para responder a las necesidades que se derivarán del nuevo modelo de atención que necesaria e inevitablemente habrá que poner en marcha. Por ejemplo, es imprescindible contratar rastreadores epidemiológicos para detectar y aislar casos y focos de contagio. Deberán ser profesionales médicos y enfermeros especializados en Atención Primaria. Y no hay que olvidar la necesidad de garantizar la conciliación de los trabajadores, que tienen que repartir sus turnos para poder cuidar a sus hijos y familiares dependientes, sin recursos de apoyo como colegios, guarderías o centros de día y residencias. Fidelizar a los Residentes de Medicina de Familia que terminan su periodo formativo, haciéndoles contratos dignos, de larga duración y fundamentalmente vinculados a plazas de EBAP es una medida prioritaria. 

  • Resulta indignante la FALTA de materiales de protección que hemos tenido y seguimos teniendo. Donantes particulares, empresas, sindicatos, Ayuntamientos e incluso, en algunos lugares, las Fuerzas de Seguridad, nos han estado facilitando materiales de protección que el Distrito nunca ha sido capaz de suministrar en tiempo, forma y cantidad adecuada. Asimismo debemos acudir a los domicilios en nuestros propios vehículos (que no son objeto de desinfección), sin material suficiente y adecuado para utilizar con cada uno de los pacientes que van a ser atendidos. Los consultorios rurales no disponen de una infraestructura que permita habilitar un circuito adicional de atención segura, ni equipamientos ni personal suficiente. 

  • A diferencia del personal hospitalario NO se nos han realizado pruebas para detectar la inmunidad. Nos han propuesto un test diferente con comprobada menor sensibilidad, aun cuando somos el colectivo con más infectados y fallecidos y, además, seguimos siendo potenciales vectores de contagio que deberíamos ser especialmente vigilados. El menosprecio hacia los profesionales de Atención Primaria ha sido evidente y resulta doloroso que la Dirección Gerencia no haya sido capaz de neutralizarlo. Nos hemos sentido muy poco respetados por nuestros superiores.

Por todo ello EXIGIMOS a los responsables del Distrito Sanitario AP Granada-Metropolitano:

• Un Plan Funcional técnicamente bien diseñado, con participación activa de los profesionales implicados de verdad en la atención, que incluya aspectos adaptables a la situación de cada centro y que asuma la nueva normalidad y acepte modos de actuación mixtos (presenciales- telefónicos/virtuales). Además deberá dotar a los Centros de Salud y Consultorios del personal y los recursos suficientes para poder atender a la población con calidad y con los niveles de seguridad adaptados al nivel de desescalada en la que nos encontremos.

• Realización inmediata de Serologías COVID19 en sangre venosa, complementadas con PCR en función de los resultados a TODOS los profesionales que trabajan en Atención Primaria en el DSAP Granada-Metropolitano. La baja sensibilidad de los test realizados mediante digitopunción es inaceptable.

• Una estrategia de información intensiva a la población sobre el modo de funcionamiento de los Centros de Salud y consultorios durante el proceso de desescalada para evitar equívocos, conflictos y, sobre todo, actuaciones de la población que hagan repuntar los contagios. Los Servicios de Urgencias de Atención Primaria tienen un riesgo especial de recuperar rápidamente la anormal utilización que venían sufriendo antes de la pandemia. 

• Un Plan de contingencia que pueda ponerse en marcha de forma inmediata en caso de nuevos repuntes en el contagio.

En Granada a 9 de Mayo de 2020"

Consulta en el siguiente enlace el plan que ha presentado la Junta para el Distrito Granada-Metropolitano:

Más información: