Ven, conoce la provincia de Granada.
medio ambiente

La masificación amenaza Sierra Nevada

Ciudadanía - José Miguel Muñoz - Domingo, 2 de Agosto de 2020
El macizo montañoso está recibiendo este verano una avalancha de visitantes que buscan espacios abiertos para evitar riesgos de contagio del covid-19, pero, con ello, han aumentado los comportamientos incívicos que ponen en peligro un ecosistema único en el mundo.
Zona de la Hoya de la Mora, llena de vehículos, con el Veleta al fondo a la izquierda.
IndeGranada
Zona de la Hoya de la Mora, llena de vehículos, con el Veleta al fondo a la izquierda.

El Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada recibe cada año una media de 700.000 visitantes. Eso hace un promedio de unos 2.000 al día. No parecen muchos para las 86.000 hectáreas del Parque Nacional. El problema es que la mayoría de visitantes se concentra en verano y en determinadas áreas del macizo montañoso: las cumbres de Veleta y Mulhacén, y las zonas de lagunas de alta montaña, precisamente los puntos más sensibles y frágiles del parque. 

En 2018, último año con datos disponibles, el parque recibió 655.259 visitantes, aunque ha llegado a superar los 800.000 en 2015. Fuente: Memoria del Espacio Natural Sierra Nevada 2018.

Y, además, este verano Sierra Nevada está recibiendo una avalancha de visitantes como no se recuerda. "Los meses de confinamiento han provocado una explosión de gente buscando hacer deporte al aire libre, y muchas personas han optado este verano por espacios más abiertos y seguros frente a los contagios, en lugar de ir a playas u otras zonas más masificadas", explica el director del Espacio Natural Sierra Nevada, Francisco Muñoz, quien reconoce un "notable aumento" de usuarios este verano, "aunque todavía no lo podemos cuantificar". 

Pero lo cierto es que en la dirección de Sierra Nevada están "preocupados" porque este incremento de usuarios está conllevando un aumento de comportamientos incívicos e incompatibles con el respeto y cuidado que precisa un espacio natural con la máxima protección ambiental como es el Parque Nacional de Sierra Nevada, el ecosistema de alta montaña más al sur de Europa y único en el mundo por la gran cantidad de especies endémicas que alberga. 

Buena parte de los nuevos visitantes de cada verano, y de este, especialmente, no son habituales de la alta montaña: familias con menores, jóvenes y extranjeros sin contacto previo con un espacio de máxima protección como el granadino y que en gran medida desconocen el cuidado y las normas que requieren el uso y disfrute de Sierra Nevada. 

Familias con niños y ciclistas en la Hoya de la Mora (arriba) y en la zona de la Carihuela. indegranada

Durante los últimos días se han multiplicado escenas que nunca deberían repetirse: acampadas masivas en los borreguiles de las lagunas de alta montaña, baños en las propias lagunas, o ciclistas circulando y derrapando por veredas y senderos no autorizados e incluso monte a través, ya que, a excepción de los circuitos habilitados en la estación de esquí para el 'mountain bike' y la pista que conduce al Veleta y al Mulhacén -y continúa hacia la Alpujarra-, las bicis no deben circular por los senderos peatonales del parque nacional. 

El Independiente de Granada se hizo eco hace unos días del vídeo publicado por Lagunas de Sierra Nevada donde se veían hasta 24 tiendas de campaña en los borreguiles de la laguna de la Mosca, una de las más emblemáticas del espacio natural, y situaciones parecidas se están dando también en la zona de Siete Lagunas -a la que se accede desde la Alpujarra- o incluso en los Lagunillos de la Virgen y Ermita, en el área de Las Yeguas. 

Un visitante se baña -está prohibido- en una de las lagunas de alta montaña, este verano, una imagen que el propio usuario difundió en redes sociales.  

En esos comportamientos coexisten falta de concienciación y, sobre todo, desconocimiento sobre las normas del Parque Nacional de Sierra Nevada. El director del parque solicita "más colaboración" para denunciar estas actitudes. "En el caso de la acampada masiva en la laguna de la Mosca teníamos agentes a dos horas de allí, vigilando un tema de bicicletas, y si nos hubieran avisado podríamos haberlo evitado", explica. "Está bien difundirlo en las redes sociales, pero es mejor denunciarlo antes a las autoridades competentes", añade. 

Por ello, solicita a cualquier usuario que presencie el incumplimiento de las normas del parque que lo comunique, bien al 112, a los teléfonos del parque nacional (958 980 238 y 600 169 305) o al Seprona de la Guardia Civil, a través del 062.

Y es que Francisco Muñoz reconoce que los agentes de Medio Ambiente de Sierra Nevada "no pueden estar en todos los sitios y llegar a todo, el parque es muy grande". El espacio natural cuenta con 54 agentes, más otra decena de guías-intérpretes que también pueden colaborar en la vigilancia de estos comportamientos indebidos. "El 60% de la plantilla está desplegada por el parque en labores de vigilancia e información a los usuarios", afirma el director. 

Acumulación de gente en la cima del Veleta. Ecologistas en Acción

El punto de mayor concentración de visitantes es, sin duda, el pico del Veleta, el más accesible entre las grandes cimas españolas y, probablemente, europeas. La lanzadera del Servicio de Interpretación de Altas Cumbres (SIAC) de Sierra Nevada lleva a los usuarios desde la Hoya de la Mora (2.500 m.de altitud) -a donde se llega en coche-, hasta los 3.100 metros de las posiciones del Veleta. Desde ahí, tres kilómetros por pista y veredas que pemiten hacer cima en apenas una hora a cualquier persona, sin necesidad de preparación física para la alta montaña. 

La cumbre del Mulhacén es otro de los puntos de mayor masificación de visitantes, con colas para hacerse una foto en el hito que corona la cima y multitud de usuarios desplegados en torno a la cumbre. Fotos: IndeGranada

Las lanzaderas acercan las altas cumbres de Sierra Nevada a cualquier tipo de usuario y facilitan la divulgación y conocimiento del parque nacional, aunque parte de la comunidad montañera habitual del macizo aboga por su eliminación porque estima que contribuyen a masificar las altas cumbres, si bien el volumen de usuarios que transporta es muy reducido respecto al total, poco más de 10.000 al año entre los dos servicios, el de la Hoya de la Mora y el de Capileira.

Lanzadera, lista para cargar mochilas, tras la barrera que impide el paso de vehículos a motor, salvo autorización expresa. indegranada

Ecologistas en Acción ya alertó hace justo un año de la "masificación y las agresiones medioambientales" en Sierra Nevada, y solicitaba a sus gestores "que se tomen en serio el tema de la masificación de este parque y pongan medidas para acotar la invasión humana, que puede acabar con los motivos que sirvieron para la declaración de Espacio Protegido".

Aunque el problema, para el guía de montaña Carlos Castillo, no es de masificación, sino de educación. "La masificación no sería un gran problema si todo el mundo respetara ese entorno, pero hay gente de todo tipo y eso es imposible. El problema, aparte de que hay mucha más gente, es que no hay respeto ninguno: se bañan en las lagunas, acampan en los borreguiles...No sé cuál es la solución, pero lo que está claro es que algo hay que hacer, porque Sierra Nevada tiene un ecosistema muy fragil y único, y hay que cuidarlo", afirma el guía. 

La basura es uno de los grandes problemas y amenazas ambientales del parque nacional. Los participantes en las I Jornadas Lagunas de Sierra Nevada, hace dos semanas, realizaron visitas a las lagunas de alta montaña para tomar muestras de sus aguas y también realizaron batidas para recoger residuos. Allí encontraron de todo: latas de bebida y comida, algunas de hace más de 40 años, totalmente oxidadas, además de envases plásticos, bolsas, botes y desperdicios de todo tipo...En la imagen de arriba, residuos encontrados en el entorno de la laguna de la Mosca. Y en la de abajo, muestrario de basura hallada en 11 zonas de lagunas de alta montaña. Fotos: Lagunas de Sierra Nevada

Los agentes del parque facilitan información continuamente sobre las características, normativa y cuidado que hay que observar en las altas cumbres, especialmente en zonas de alta concentración de visitas, como el pico Veleta, el refugio de La Carihuela (punto de paso hacia el Mulhacén y otras áreas del parque) y el propio entorno del Mulhacén, pero no parece ser suficiente. 

Por eso el director del espacio natural de Sierra Nevada y otras voces autorizadas como el profesor de Ecología de la Universidad de Granada Manuel Villar, ven "imprescindible" construir cuanto antes el proyectado Centro de Visitantes de la Hoya de la Mora, un espacio que sirva como puerta de entrada al parque nacional y donde el usuario reciba información adecuada sobre la importancia de este espacio y cómo cuidarlo, para crear una necesaria conciencia ambiental de la que carecen hoy día muchos de los visitantes. "La mayoría de quienes acampan o se bañan en las lagunas no saben que eso no se puede hacer", dice Manuel Villar. 

Imágenes de la Hoya de la Mora, una zona descuidada y de aspecto caótico y desordenado. indegranada

La Hoya de la Mora es la principal vía de acceso al Parque Nacional de Sierra Nevada. De los 655.000 visitantes de 2018, último año con datos disponibles, más de 200.000 accedieron a la Sierra a través de este caótico espacio con una doble zona de aparcamiento y restauración, un área descuidada y sin orden ni concierto, donde se amontonan los coches y se desparraman por los laterales de la carretera cuando se agotan los dos estacionamientos. 

Volumen de visitantes por zonas del espacio natural. Fuente: Memoria Espacio Natural Sierra Nevada 2018

El centro de visitantes -que ya ha tenido una amplia contestación social desde colectivos ecologistas y montañeros, y partidos políticos como IU, Podemos o Equo- "debe ser punto de referencia para los visitantes, para muchos punto de salida para conocer el parque con información previa y de concienciación de dónde se está, y para otros que no tengan forma física para recorrerlo, como punto final para conocer también el parque", estima su director, Francisco Muñoz.