Un verano en el Parque de las Ciencias.

Granada se mantiene en el nivel rojo sanitario por altas temperaturas

Ciudadanía - IndeGranada - Domingo, 18 de Agosto de 2019
Te informamos con el fin de que adoptes las precauciones oportunas.
Sol radiante, este domingo sobre Granada.
P.V.M.
Sol radiante, este domingo sobre Granada.
  • Para combatir los efectos del calor, Salud y Familias recomienda seguir sencillas medidas preventivas de hidratación y alimentación, así como evitar la exposición al sol en las horas centrales del día

Las temperaturas alcanzadas y las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) indican que la provincia de Granada se mantiene en nivel rojo de alerta por las altas temperaturas, que rondarán los 38 grados de máxima.
 
La alerta, que comenzó el pasado jueves, durará desde este domingo y hasta el próximo martes, según informó la Consejería de Salud y Familias.
 
La activación de estos niveles supone que, mientras dure la situación de alerta en estas provincias, se aumentará la información y la emisión de consejos sanitarios a la población de riesgo y sus cuidadores, y se mantendrán las medidas de control y seguimiento de estas personas a través del servicio Salud Responde. 
 
El resto de provincias se encuentran en nivel verde o alerta 0 en estos momentos, salvo Jaén, en nivel amarillo este domingo.
 
Como el seguimiento de las temperaturas es diario, estas previsiones y sistema de alertas pueden verse modificados. En caso de existir una previsión de descenso, podría llevar a la desactivación del nivel correspondiente en cada caso o de la alerta establecida.
 
Desde la Consejería de Salud y Familias se recuerda que las alertas sanitarias por calor no son las mismas que las realizadas por Protección Civil, ya que se basan en umbrales diferentes, aunque los niveles de colores establecidos sean similares.
 
Sólo el sistema sanitario puede informar de las alertas por calor que suponen un riesgo para la salud, provocando descompensaciones en pacientes crónicos, empeoramiento de la salud de pacientes frágiles, deshidratación, dificultad en el descanso nocturno, irritabilidad y mala regulación de la temperatura corporal, entre otras consecuencias.